Literatura. Curso: 2do. Año Profesores




descargar 0.83 Mb.
títuloLiteratura. Curso: 2do. Año Profesores
página4/19
fecha de publicación29.11.2015
tamaño0.83 Mb.
tipoLiteratura
med.se-todo.com > Literatura > Literatura
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19

HEMBRA MADRE


Yo siempre estuve aquí

Desde los antiguos tiempos del sol y la madera

Vi crecer estos lengales y transformarse las montañas
Aún recuerdo el comienzo de las aguas y la nieve,

Ellas viven en mí con esa convicción que les da haberme transitado tantos siglos

Encaneciéndome las cumbres una,

Y surcándome el cuerpo la otra

Pacientemente, ininterrumpidamente

yo recibí por primera vez al viento

este inseparable compañero

viajero de mi alma y prometedor de otros sueños

con él compartí mi nacimiento, feliz y asombrado

descubriendo mi piel de turba y bosques

reconociendo a los primeros humanos en habitarme

ellos también fueron hermanos del hielo y la ventisca

que no son más que el modo que tengo de expresarme

con esta voz fría y seca,

que no es otra cosa que el amor que entrego sin tregua ni pausas,

con arrebatos de temporal como hembra herida,

o con la calma de los lagos, que son mis primeras pariciones como madre.
Yo soy la madre del guanaco, el río, la bandurria y del hombre.

Vengo del tiempo ancestral de los antiguos.

Soy la parte del lado que nos falta,

Pues, soy tan de ustedes, como ustedes míos,

Mas allá del tiempo, la flor y la nevada

De lo justo o injusto,

De la verdad y la mentira,

Desde mi mar hasta la cordillera y de la estepa hasta los bosques

Soy la tierra

Me han puesto muchos nombres y me han dividido mil veces

Desde los días en que me acompañaban creé y creé

En el antiguo idioma

Oh! sol y luna en estos nuevos tiempos

Más yo crezco al cobijo de los años

Con mi propia historia y mis recuerdos

Con la misma ilusión de amor con que irrumpía en mi verso

Vengo a decir que aún persisto

Más allá del olvido y más acá de la vida

Con la entrega de siempre

Con el mismo ser que camina mi piel

El de las largas cacerías antes

Y el que me trepana las entrañas ahora

Más quiero decirles que los amo

Que soy vuestra madre, joven y esperanzada

Con el anhelo de contar juntos la historia,

La de ustedes y la mía

Pues, al fin de cuentas, la libertad se elige y gratifica
Yo que he visto al hombre morir a manos del hombre

Digo que ya basta

Hoy he vestido de rojo todo el cielo

Pues les regalo mi sangre que es vuestra vida

Vengo a contar mi propia historia

En las voces de ustedes y los otros

Vengo por la vida

Pues yo siempre aquí estuve

Tierra del Fuego o Karukinka me han llamado

Yo humildemente sólo digo

Soy tierra, mar y viento,

Soy la isla.


TEMAS




TEXTOS



POPOL VUH



METAMORFOSIS



HEMBRA MADRE



BIBLIA



Pueblo creado











Pasos para la creación











Objetos creados











Participantes de la creación











Resultados











Fundamentos (religiosos, míticos o científicos)















1492

La ruta del sol hacia las Indias
Están los aires dulces y suaves, como en la primavera de Sevilla y parece la mar un río Guadalquivir, pero no bien sube la marea se marean y vomitan, apiñados en los castillos de proa, los hom­bres que surcan, en tres barquitos remendados, la mar incógnita. Mar sin marco. Hombres, gotitas al viento. ¿Y si no los amara la mar? Baja la noche sobre las carabelas. ¿Adónde los arrojará el viento? Salta a bordo un dorado, que venía persiguiendo a un pez volador, y se multiplica el pánico. No siente la marinería el sabroso aroma de la mar un poco picada, ni escucha la algarabía de las gaviotas y los alcatraces que vienen desde el poniente. En el horizonte, ¿empieza el abismo? En el horizonte, ¿se acaba la mar?

Ojos afiebrados de marineros curtidos en mil viales, ardientes ojos de presos arrancados de las cárceles andaluzas y embarcados a la fuerza: no ven los ojos esos reflejos anunciadores de oro y plata en la espuma de las olas, ni los pájaros de campo y río que vuelan sin cesar sobre las naves, ni los juncos verdes y las ramas forradas de caracoles que derivan atravesando los sargazos. Al fondo del abismo, ¿arde el infierno? ¿A qué fauces arrojarán los vientos alisios a estos hombrecitos? Ellos miran las estrellas, buscando a Dios, pero el cielo es tan inescrutable como esta mar jamás navegada. Escuchan que ruge la mar, la mare, madre mar, ronca voz que contesta al viento frases de condenación eterna, tambores del misterio resonando desde las profundidades: se persignan y quieren rezar y balbucean: “Esta noche nos caemos del mundo, esta noche nos caemos del mundo.”

Eduardo Galeano. Memoria del fuego. Los nacimientos
1492

Colón
Cae de rodillas, llora, besa el suelo. Avanza, tambaleándose porque lleva más de un mes durmiendo poco o nada, y a golpes de espada derriba unos ramajes.

Después, alza el estandarte. Hincado, ojos al cielo, pronuncia tres veces los nombres de Isabel y Fernando. A su lado, el escri­bano Rodrigo de Escobedo, hombre de letra lenta, levanta el acta.

Todo pertenece, desde hoy, a esos reyes lejanos: el mar de corales, las arenas, las rocas verdísimas de musgo, los bosques, los papagayos y estos hombres de piel de laurel que no conocen todavía la ropa, la culpa ni el dinero y que contemplan, aturdidos, la escena.

Luis de Torres traduce al hebreo las páginas de Cristóbal Colón:

-¿Conocéis vosotros el Reino del Gran Kahn? ¿De dónde viene el oro que lleváis colgado de las narices y las orejas?

Los hombres desnudos lo miran, boquiabiertos, y el intérprete prueba suerte con el idioma caldeo, que algo conoce:

-¿Oro? ¿Templos? ¿Palacios? ¿Rey de reyes? ¿Oro?

Y luego intenta la lengua arábiga lo poco que sabe:

-¿Japón? ¿China? ¿Oro?

El intérprete se disculpa ante Colón en la lengua de Castilla. Colón maldice en genovés, y arroja al suelo sus cartas credenciales escritas en latín y dirigidas al Gran Kahn. Los hombres desnudos asisten a la cólera del forastero de pelo rojo y piel cruda, que viste capa de terciopelo y ropas de mucho lucimiento.

Pronto se correrá la voz por las islas:

-¡Vengan a ver a los hombres, que llegaron del cielo! ¡Tráigan­les de comer y de beber!

Eduardo Galeano. Memoria del fuego. Los nacimientos



1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19

similar:

Literatura. Curso: 2do. Año Profesores iconUltimos interinos de los Cuerpos de Secundaria, F. P., E. O. I.,...

Literatura. Curso: 2do. Año Profesores iconQuimica 5to año Actividades del 2do Trimestre Año 2011

Literatura. Curso: 2do. Año Profesores iconPrograma de físico-química 2do añO

Literatura. Curso: 2do. Año Profesores iconQuímica y alimentos Juventud Cachada de General Piran. 2do Año 2007

Literatura. Curso: 2do. Año Profesores iconHorario de examenes del 2DO. Lapso año escolar 2014-2015

Literatura. Curso: 2do. Año Profesores iconAnteproyecto de quimica del 1er grado 2do ciclo 2do semestre

Literatura. Curso: 2do. Año Profesores iconAnteproyecto de química 2do Grado 2do Ciclo

Literatura. Curso: 2do. Año Profesores iconCurso de entrenamiento y selección para profesores de ciencias, 24...

Literatura. Curso: 2do. Año Profesores iconLiteratura ies drago curso 2008/09

Literatura. Curso: 2do. Año Profesores iconRelación de funcionarios del cuerpo de profesores de enseñanza secundaria,...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com