Dirección Editorial




descargar 158.1 Kb.
títuloDirección Editorial
página1/5
fecha de publicación13.08.2016
tamaño158.1 Kb.
tipoDirección
  1   2   3   4   5



,=< <
/+++++++


Jadashot



Dirección Editorial: Daniel Edelstein
Corrección de textos: Diana Edelstein

Colaboraron: Carlos Alberto Montaner, Ana Jerozolimski, Damián Kantor, Luisa Corradini, Ana Jerozolimski, Emilio Cárdenas, Pilar Rahola, Martín Dinatale, Aníbal Romero, Pepe Eliaschev, Mario Beer-Sheva, Samuel Lijovitzky y Daniel Edelstein



Año 10 - Nº 481

Nazareth Illit, Israel

1 de octubre de 2014




Para enviar comentarios y notas: nazajada@yahoo.com.ar
Las notas son responsabilidad

de los firmantes.




Z





Sumario


  • Israel, una potencia tecnológica por Damián Kantor pág. 2

  • Del sueño del califato a una campaña de terror global por Luisa Corradini pág. 4

  • SOS cristianos por Pilar Rahola pág. 7

  • ¿Quiénes son los idiotas? por Carlos Alberto Montaner pág. 8

  • Señor presidente, usted está mintiendo por Ana Jerozolimski pág.10

  • El Consejo de Seguridad de la ONU y una elección clave por E. Cárdenas pág.16

  • El sueño dorado de la nueva Arabia por Martín Dinatale pág.19

  • Venezuela, fábula de una riqueza por Aníbal Romero pág.21

  • Amenazada por Pepe Eliaschev pág.24

  • Traición, cuento, por Daniel Edelstein pág.27

  • ¿Dónde están mis nietos? por Mario Beer-Sheva pág.31

  • ¿Dónde van los amores muertos? por Mario Beer-Sheva pág.32

  • Los sueños de Natia por Samuel Lijovitzky pág.23





Israel, una potencia tecnológica con el código genético argentino

Por Damián Kantor TEL AVIV — ENVIADO ESPECIAL
La startup nation el Silicon Valley de medio oriente El boom emprendedor high tech asombra al mundo. Ingenieros, inversores y ejecutivos argentinos cuentan las razones del éxito.




Tel Aviv tiene aspecto californiano. Recostados sobre el boulevard Rotschild, su principal avenida, decenas de lujosos y modernos rascacielos laminados en vidrio coexisten con otros mucho más antiguos, en los que predomina la arquitectura Bauhaus, toda una escenografía pintoresca en la que resaltan las palmeras y la diversidad cultural. Las semejanzas entre el Silicon Valley y Tel Aviv son más amplias. Allí, es habitual, emprendedores, inversionistas, estudiantes y cazadores de oportunidades apuntalan a la denominada “Nación de startups”, un fenómeno que transformó a Israel en una potencia económica basada en la producción de alta tecnología.

Por exportaciones, al país le ingresan anualmente más de US$11.636 millones de dólares, esto sin computar las inversiones y las ventas de empresas, cuyos valores no dejan de sorprender. Se estima que actualmente hay más de 4.500 startups del rubro (con menos de 3 años), la mitad de las cuales están en Tel Aviv. Así, en sólo 20 años Israel pasó de sobrevivir exportando naranjas y cítricos a ser el territorio con mayor concentración de empresas tecnológicas, capitales de riesgo y radicación de centros de investigación y desarrollo de los principales colosos del sector, entre ellos Intel, Microsoft, Apple, IBM, Google, SAP, Cisco y HP.

Aunque resulte odioso, las comparaciones con el Silicon Valley son inevitables. Y también con la Argentina, cuyo foco son las grandes ligas del software. Unos y otros se conectan, en algunos casos de manera curiosa. Se calcula que unos 80.000 argentinos viven en Israel, y algunos logran destacarse en diversos campos, desde lo académico hasta lo empresarial. “El gobierno promueve la industria y para los jóvenes, las carreras de ingeniería y las ciencias duras ofrecen muchas oportunidades de trabajo y un futuro muy próspero”, dijo a iEco Alon Hoffman, un argentino de 56 años que se radicó en Israel en 1972, y que actualmente es el decano de la facultad de Química en Technion, el más prestigioso instituto de tecnología de ese país (ver pág. 9).

Rodeado de vecinos hostiles, en pleno desierto y con 8.904.373 habitantes, muchos de los cuales son inmigrantes, los logros de Israel no dejan de sorprender. Tiene 64 empresas cotizando en el Nasdaq. Sólo China lo supera en cantidad (95), pero se ubica por delante de Canadá (39), Bermuda (15), Suiza (14), Grecia, Hong Kong y Japón (12). Brillar en los paneles bursátiles es un mérito, lo mismo que los altos valores que suelen alcanzar las ventas de empresas israelíes. Meses atrás, Google compró Waze –una aplicación que genera mapas con el volumen de tráfico en tiempo real– en US$966 millones. Intel, IBM, Microsoft, Apple, Qualcomm y Facebook, entre muchos otros, son activos compradores de startups israelíes.

La explosión de la alta tecnología en Israel no entraña ningún misterio. Tiene todos los componentes de manual: un ecosistema complejo que incluye graduados universitarios (ideas y mano de obra calificada), capitales de riesgo, emprendedores, incubadoras y la presencia de los colosos globales. Sobre este último punto, Intel (a punto de cumplir 40 años en ese país) anunció la semana pasada un plan de inversiones por US$6.000 millones para ampliar su planta de producción en Kiryat Gat, en el sur del país, en pleno desierto.

“El ecosistema tecnológico de Tel Aviv nunca descansa”, dicen allí. Tampoco en Jerusalén, Haifa, Nazareth, Ra’anana, Herzliya o cualquier ciudad y pueblo del país. Sin embargo, “armar un ecosistema es algo complejo y con capitales únicamente no es suficiente: hace falta talento, universidades, la presencia de multinacionales y un gobierno que brinde incentivos”, explicó Uri Adoni, socio fundador de JPV Media Labs, uno de los 10 mayores fondos de inversión de riesgo del mundo y el mayor de Israel. Y que posee un edificio en Jerusalén, que funciona también como incubadora y criadero de startups.

Adoni conoce Buenos Aires y el sistema de startups de software local. Estuvo en agosto del año pasado y visitó unas 30 nuevas empresas. Al respecto, dice: “Vi mucha pasión, mucho talento, me impresionó realmente el gran nivel técnico y su visión global”. Pero dice que la falta de financiamiento es un problema. ¿Un estorbo fatal? “Tampoco funciona el dinero sin talento”, justificó.

En Israel, los fondos abundan, pero no vinieron solos. En 1993, el gobierno impulsó el Yozma, un original programa que duplicaba las inversiones privadas en startups, limitando el riesgo. Eso atrajo la atención de los capitales, principalmente estadounidenses, y su resultado está a la vista: las inversiones de riesgo en Israel duplican las existentes en los EE.UU. y 30 veces el monto de toda la Unión Europea. Esa clase de apuestas privadas tan arriesgadas permitieron modelar los grandes colosos norteamericanos del sector (Apple, Intel, Oracle, Google y más recientemente a Facebook, entre otros) cuando recién emergían, la mayoría operando en los garages de sus casas. El Estado israelí, con el Yozma, creó 20 de estos fondos con aportes propios, coparticipando los éxitos y los fracasos.

El argentino Eduardo Shoval es socio de OurCrowd, uno de los 70 fondos de riesgo que operan en Israel. Su currículum impresiona: fue cofundador de 7 startups tecnológicas, 4 de las cuales –Optibase, Accord Video Telecomunicaciones, LaserComm y Accells Technologies– obtuvieron valoraciones en el Nasdaq que superaron los US$400 millones. Shoval dice que el universo emprendedor israelí “es fascinante” y que surgen “oportunidades todo el tiempo”.

Acaso una de esas oportunidades sea FTBPro, una red social que clasifica comentarios de las principales ligas de fútbol del mundo, que nació hace tres años y que reclutó en sus inicios a Brian Goldfarb, un joven ingeniero argentino de 29 años. La empresa cuenta hoy con más de 60 empleados y está ubicada en Neve Tzedek, un barrio antiguo reciclado y con más glamour de Tel Aviv. “Me fui de la Argentina con mi familia. Pasé varios años en España y finalmente vine a Israel. ¿Si me adapté? A veces es difícil, pero ya no vuelvo nunca más”, resume.


Del sueño del califato a una campaña de terror global, la nueva estrategia de EI

Por Luisa Corradini  | LA NACION, 24 de septiembre de 2014

   

 Los bombardeos impactaron un centro de control de EI en Siria. Foto: Reuters 

PARÍS. - Una vez vencido el ultimátum, los militares argelinos seguían rastreando anoche en las montañas de Cabilia a los secuestradores de Hervé Gourdel, un guía francés raptado anteayer por miembros de los Soldados del Califato, un grupo jihadista argelino que juró fidelidad a Estado Islámico (EI). Ese dramático episodio marca la rápida internacionalización de la estrategia del movimiento radical sunnita.

En un video difundido anteayer, los secuestradores de Gourdel amenazaron con ejecutarlo si Francia no interrumpía sus operaciones contra EI en Irak, en 24 horas. El plazo se cumplió anoche a las 20.30 de París. Pocas horas antes de aquel video, el vocero de EI había llamado a todos los musulmanes del mundo a asesinar a los ciudadanos de los países miembros de la coalición internacional contra los jihadistas, "en particular a franceses y norteamericanos".

La respuesta de las autoridades francesas no se hizo esperar. "Francia no cederá a ningún chantaje, ninguna presión, ningún ultimátum, aun cuando se trate del más odioso, el más abyecto", dijo ayer el presidente François Hollande desde Nueva York, donde participa en la Asamblea General de la ONU.

La región de Cabilia, tradicionalmente hostil a la autoridad de Argel, escapa en buena parte al control del gobierno. En ese territorio, operan varios movimientos islamistas. Desde fines de 2005, unos 80 argelinos fueron secuestrados en esa región en busca de obtener el pago de rescate. Tres de ellos fueron asesinados.

La zona donde se produjo el secuestro de Gourdel está precisamente bajo control de un grupo islamista que hace un par de meses se separó de Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), que estaba considerado el movimiento predominante en el norte de África y los países del Sahel. AQMI es la rama norafricana de la red que, desde la muerte de Osama ben Laden, es dirigida por el egipcio Ayman al-Zawahiri.

"En abierta disidencia, el grupo Soldados del Califato decidió romper con AQMI y someterse a la autoridad del autoproclamado califa Abu Bakr al-Baghdadi", precisa el ex agente de inteligencia Alain Rodier, que ahora dirige el Centro Francés de Investigaciones sobre Inteligencia.

Con el secuestro de Gourdel, el grupo acaba de convertirse en la primera franquicia internacional de EI. Hasta ahora, el sanguinario movimiento, dirigido por Al-Baghdadi, se había limitado a operar en Siria, Irak y -en menor medida- también en Jordania.

Pero la decapitación de dos rehenes estadounidenses y uno británico, la orden de matar occidentales en cualquier parte del mundo y el secuestro de un francés en Argelia parecen marcar una abrupta extensión del campo de batalla de los jihadistas de EI.

"Los recientes operativos indican que EI decidió trascender las fronteras de su autoproclamado califato para lanzar una campaña de terror a escala planetaria", confirma el especialista Mathieu Guidère, profesor de islamología en la Universidad de Toulouse.

Para Guidère, Al-Baghdadi no tenía intenciones de salir de su esfera de influencia, "pero se vio forzado" por los bombardeos de los Estados Unidos y Francia, así como por la creación de una coalición internacional para combatir a sus tropas en Siria e Irak.

Hasta hoy, EI "tenía únicamente como objetivo la Jihad local para instaurar su célebre califato", ratifica. A partir de ahora, Occidente no sólo deberá tener en cuenta la presencia generalizada de Al-Qaeda a través de todos sus movimientos locales: "Estado Islámico acaba de transformarse en una label [etiqueta]. Al acto de sumisión hecho por grupos jihadistas en distintos países árabes acaban de transformarlo en una marca registrada", precisa.

La decisión de darle una dimensión planetaria a su ofensiva "es la consecuencia lógica de la intervención masiva de la coalición internacional contra Daesh", insiste.

Sin embargo, también habría otra razón para ese cambio. Al-Baghdadi no sólo quiere consolidar su califato regional, sino extender su influencia al resto del mundo árabe.

"Y después nos ocuparemos de los demás países", reconoció uno de sus voceros en un reciente video.

Para lograrlo, necesitará mucho más que sus actuales 30.000 combatientes. Y la mejor forma de obtenerlo es mediante la propaganda.

"Para Al-Baghdadi, enfrentar a Estados Unidos, Francia y su coalición de 40 países es algo así como una condecoración, un poderoso argumento de reclutamiento. Es la prueba de que él, así como su organización se han transformado en líderes de la guerra santa global, superando a Al-Qaeda, su principal rival", analiza el francés Gilles Kepel, especialista en terrorismo internacional.

Con ese objetivo, desafiar a las grandes potencias militares, hacer frente a los bombardeos, es el mejor argumento de propaganda para obtener fidelidad y admiración de parte de individuos y grupos tentados por la Jihad.

"La ferocidad, las decapitaciones y las crucifixiones son parte de esa estrategia", señala Kepel. ¿Por qué integrarse a otro movimiento cuando EI es el mejor equipado, el más radical y el que mejor paga?

Según los servicios de inteligencia occidentales, más de 2000 europeos y 100 estadounidenses han viajado a Siria para sumarse a la Jihad. La mayoría parece haberse sumado a las filas de EI.

  1   2   3   4   5

similar:

Dirección Editorial iconDirección Editorial

Dirección Editorial iconDirección editorial: Julia de Jódar

Dirección Editorial iconDirección editorial Eleonora Guerrero Quijano

Dirección Editorial iconDirección editorial, Jordi Induráin. [Barcelona] : [Larousse], [2008]....

Dirección Editorial iconEditorial

Dirección Editorial iconEditorial

Dirección Editorial iconEditorial

Dirección Editorial iconDirectorio editorial

Dirección Editorial iconEditorial sudamericana

Dirección Editorial iconEditorial Zinc y Crecimiento


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com