Externalismo semántico y determinación del contenido




descargar 14.27 Kb.
títuloExternalismo semántico y determinación del contenido
fecha de publicación24.12.2015
tamaño14.27 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
Externalismo semántico y determinación del contenido:

el enfoque teleológico de R. Millikan

Antoni Gomila Benejam

Departamento de Filosofía

Universidad de Salamanca
Uno de los ejes principales del problema mente-cuerpo radica en la intencionalidad de los estados mentales, en la capacidad representacional de la mente. Una explicación satisfactoria de esta capacidad ha de dar cuenta de su lugar en la naturaleza, o en otras palabras, ha de consistir en la naturalización de la intencionalidad. En los esfuerzos contemporáneos dirigidos a la consecución de este objetivo -la última frontera, podría decirse, tras la naturalización de la vida al descubrirse la estructura química del mecanismo de herencia-, no sorprende que se busque en la evolución la clave de su solución. Si la mente es un producto evolutivo, sus poderes representacionales han de poder explicarse como resultado de un proceso selectivo. Sin embargo, aunque las consideraciones evolutivas son intuitivamente prometedoras, no resulta obvia la forma en que pueden ser aplicadas al problema de la naturalización de la intencionalidad, ni son aceptadas por todo el mundo.

Ello es debido, al menos en parte, a cómo se plantea el propio problema de la naturalización del contenido mental, es decir, qué condiciones de adecuación se exijan para que una teoría resulte satisfactoria. Si bien dista de haber consenso en este respecto, diría que la postura dominante concuerda en torno a las siguientes tres características: atomismo, externalismo y normatividad. El atomismo se opone al holismo; afirma que el contenido de un estado mental no depende de los contenidos de otros estados mentales. El externalismo, opuesto al internalismo, considera que las propiedades de las que depende el contenido son relacionales, en concreto, que involucran relaciones con propiedades ambientales o con la propia comunidad lingüística. La normatividad, por fin, supone la exigencia de que se explique cómo los contenidos son determinados e incorporan, por tanto, condiciones de corrección para su instanciación.

De las tres características, a mi modo de ver, la más fundamental es la tercera. Una teoría que no lo satisficiera no merecería ser considerada una teoría del contenido mental. Sin dar cuenta de determinación del contenido, y con ello de la normatividad del significado, no cabe realmente distinguir entre representaciones de estados no representacionales, ni tampoco entre representaciones correctas de erróneas. De hecho, si una teoría internalista y holista (una semántica del rol funcional, digamos) pudiera dar cuenta de la determinación semántica, eso constituiría una poderosa razón en favor de intentar reinterpretar los poderosos argumentos contra el holismo y el internalismo.

En este trabajo mi propósito es más bien modesto. Va a consistir en examinar una versión concreta del enfoque evolutivo al problema de la naturalización de la intencionalidad, la teoría teleo-funcional de Millikan, una teoría claramente externalista y atomista. Voy a argumentar que, incluso concediendo la validez de sus nociones de "función propia" y de "explicación Normal de funcionamiento correcto" con que caracteriza los procesos evolutivos, su teoría no consigue dar cuenta de la determinación del contenido, a pesar de sus afirmaciones en sentido contrario. La razones tienen que ver con su explicación del contenido en términos de las "condiciones Normales para el funcionamiento apropiado": mientras que el proyecto de basar la normatividad semántica en la normatividad funcional tiene cierto atractivo, la propuesta de Millikan no permite justificar esta normatividad.

La estructura de desarrollo es la siguiente. En primer lugar, presentaré con algún detalle en qué consiste el problema de la normatividad del contenido y por qué supone el mayor reto para una teoría naturalista. A continuación esbozaré de forma rápida los componentes principales de la teoría de Millikan y cómo pretende haber resuelto el problema. Las secciones tercera y cuarta constituyen el grueso de la discusión sobre la validez de su pretensión. Se desarrollarán diversos problemas para la determinación de contenido que su propuesta deja sin resolver. La conclusión, no obstante, será algo más ambiciosa: en lugar de circunscribirse a la valoración de la propia teoría de Millikan, tratará de identificar algunas dificultades insalvables para cualquier teoría externalista, y propondrá un diagnóstico de las opciones disponibles.
1. Normatividad y determinación del contenido

Después del revuelo provocado por el trabajo de Kripke "Wittgenstein on rules and private language" (Kripke, 198) en la década pasada, actualmente parece claro que la intuición central del argumento de Kripke consiste en convertir las condiciones de corrección en el uso lingüístico (ya se entiendan como condiciones de verdad o como condiciones de asertabilidad) en el requisito central de cualquier teoría del significado. La normatividad del contenido semántico radica en la posibilidad de su uso incorrecto. Por consiguiente, una teoría del contenido no podrá ser aceptada si no permite distinguir entre usos incorrectos y correctos de un signo lingüístico o, en el plano mental, entre aplicaciones correctas e incorrectas de un concepto.

Pero el argumento de Kripke no se detiene ahí. Su tesis más atrevida viene a continuación. Consiste en decir que ninguna teoría naturalista del contenido puede tener éxito en dar cuenta de este aspecto normativo. La razón es que el vocabulario no intencional y no semántico a que debe limitarse una teoría naturalista si no quiere caer en una forma de circularidad o regreso, no incluye términos normativos. O en una formulación que parafrasea la falacia naturalista, de la descripción de las condiciones en que se usa un concepto no pueden derivarse normas para su uso.

Podemos describir cómo tiende a usarse, o aplicarse, un concepto, pero ello no nos sirve para establecer qué usos son los correctos.

La conclusión, no obstante, parece precipitada. En otros ámbitos sí parece posible escoger ciertos usos frente a otros como los correctos, dados ciertos fines: aquellos que contribuyen a satisfacerlos de forma óptima. Por ejemplo, es el caso de la teoría de la decisión. Quizá podría plantearse algo parecido en el ámbito del contenido: buscar algún criterio que permitiera distinguir entre las disposiciones correctas de aplicación de un contenido de las incorrectas, dado el propósito al que contribuyen. Esas disposiciones correctas serían las que determinarían el contenido.

Se ha planteado, además, otro argumento de principio contra tal posibilidad. Se ha sostenido que no hay forma de fijar esta distinción entre disposiciones constitutivas del contenido y las demás en términos naturalistas si los contenidos se fijan holísticamente (Boghossian, 1999, p. ). La cuestión radica en que si el contenido de un estado depende de los contenidos de otros estados no hay modo de especificar las disposiciones relevantes para la fijación del contenido sin mencionar el conjunto de estados de los que tal contenido depende; lo cual no puede determinarse a su vez sin tener en cuenta justamente tal contenido, lo que conlleva circularidad. Esta dificultad permite comprender el acuerdo en torno de los demás requisitos para una teoría naturalista de la representación, atomismo y externalismo. Atomismo, como la única vía para plantear con plausibilidad el objetivo de un naturalismo representación, evitando el problema acabado de señalar

. Y externalismo como consecuencia del convencimiento de que cualquier enfoque internalista cae en el holismo al individuar cada estado en virtud de sus relaciones con los demás, junto con la aceptación de la interpretación estándar de los experimentos mentales de Putnam sobre la Tierra gemela (Putnam, 1975; Burge, 1978).

Dados estos supuestos, la pregunta es: ¿hay algún modo de caracterizar el propósito del uso de conceptos que permita distinguir entre usos correctos e incorrectos, y hacerlo por medio de una teoría externalista y atomista? La respuesta más prometedora consiste en apelar a la función biológica. Su atractivo reside en que, en general y más allá del problema de la determinación del contenido, los enunciados funcionales parecen justificar enunciados normativos. En efecto, si la función del corazón es bombear la sangre, podemos inferir de ello que si esto es un corazón debería bombear sangre, o que este corazón no funciona bien porque no bombea sangre. Y ello sugiere la forma de la respuesta al problema de la normatividad del contenido: podrá ser determinado en base a las condiciones de las que depende su funcionamiento correcto.

La teoría de Millikan constituye un desarrollo muy original y conceptualmente elaborado de esta estrategia. Parte de una concepción específica de qué sean las funciones biológicas y en base a ella propone una teoría sobre cómo algunas de estas funciones determinan el contenido de los estados representacionales. Es el momento de pasar a presentar sus componentes principales.
2. Teleo-funciones y determinación del contenido

La estrategia dominante entre quienes recurren a las funciones biológicas como punto de partida para una teoría del contenido consiste en identificar cierto tipo de funciones (de detección o indicación) como las específicas de los estados representacionales y constitutivas de su contenido

similar:

Externalismo semántico y determinación del contenido iconDeterminación de cenizas en alimentos La cantidad de cenizas representa...

Externalismo semántico y determinación del contenido iconDeterminación del contenido de

Externalismo semántico y determinación del contenido iconPRÁctica n° Determinación del contenido de Humedad y Cenizas

Externalismo semántico y determinación del contenido iconPráctica: “determinación del contenido en ácido acetil salicílico de una aspirina”

Externalismo semántico y determinación del contenido iconDeterminación del contenido de hierro en dos marcas de pastas alimenticias...

Externalismo semántico y determinación del contenido iconPráctica 4: valoracióN Ácido-base: “determinación del contenido de...

Externalismo semántico y determinación del contenido iconDeterminación de contenido proteico en alimentos en alimentos

Externalismo semántico y determinación del contenido iconProyecto de Norma Oficial Mexicana proy-nom-210-ssa1-2013, Productos...

Externalismo semántico y determinación del contenido iconDeterminación del punto de fusióN

Externalismo semántico y determinación del contenido iconDeterminacion e hidrólisis quimica del almidon


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com