Karl popper El cuerpo y la mente




descargar 0.51 Mb.
títuloKarl popper El cuerpo y la mente
página12/26
fecha de publicación05.01.2016
tamaño0.51 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   26

Hago mención de estos puntos con objeto de que quede claro

96 KARL R. POPPER

EL MUNDO 3 Y LA EVOLUCIÓN EMERGENTE 97

que la teoría, por no decir algo peor, no ha logrado un pleno éxito. Sin duda no puede explicar el ascenso evolutivo. Lo que sí pueda tal vez explicar es un aumento general de formas diferentes. Y esto lo ex plica principalmente apelando a la herencia más la mutabilidad, lo que es una clase de explicación bastante vaga. En vista de todo esto, apenas les causará sorpresa oír que considero absurdo el sueño de los eugenistas de mejorar la población humana por medio de la ingenie ría genética. Por supuesto, no me opongo a medidas suaves diseñadas para reducir las enfermedades genéticas, pero, ¿quién debe juzgar qué es bueno para la humanidad en sentido positivo? ¿Quién deberá ser el juez de lo que serán tipos hereditarios cada vez mejores? ¿Quién puede prever las condiciones en las cuales estos tipos serán mejores que otros? La idea de dejar que ciertos hombres alteren la humanidad simplemente porque tienen unas nociones de genética es demasiado ridícula.

Habiendo dicho todo esto, me gustaría repetir que debemos es tar agradecidos a Darwin y a sus sucesores, ya que al menos han plan teado algunos problemas extremadamente interesantes. También nos han ofrecido la convicción intuitiva de que muchas cosas importantes sólo se pueden explicar en función de la evolución. Pero evidente mente aún queda mucho por hacer en este campo.

Ahora desearía ofrecerles a ustedes, con ayuda de nuestro cono cido esquema tetrádico:

P — TT — EE — P

un punto de vista que confio que acaso resulte ser una ligera mejora de la teoría darwiniana.

Originariamente les expliqué este esquema como esquema de la formación de teorías: partimos de un problema y ofrecemos teorías provisionales. Seguidamente viene un pioceso de eliminación crítica de errores, o crítica, y entonces surge el nuevo problema. En este mo mento lo emplearé de una forma mucho más general, de un modo mucho más general, a saber, del siguiente modo: afirmo que todos los organismos resuelven problemas durante todo el tiempo, incluso du rante el sueño se resuelven problemas. Cuando estoy de pie sin mo verme como ahora, hay cientos de músculos en funcionamiento en mi cuerpo ite. por una especie de método de ensayo y error y de retro-

alimentación, me impiden inclinarme demasiado a la derecha o de masiado a la izquierda y que, por tanto, me mantienen erguido. Mien tras en apariencia estoy tranquilamente de pie, los fisiólogos les dirán que, en realidad, en mi cuerpo está funcionando una gran cantidad de pilotaje automático para mantenerme en el curso correcto. Aun que no me estoy moviendo, sino de pie sin moverme, no obstante, to das estas cosas intentan mantener mi equilibrio. De modo que ésta es la primera tesis: todos los organismos resuelven problemas todo el tiempo. Así, pues, incluso una parte de un organismo resuelve pro blemas.

Acaso se pueda explicar este mismo hecho, el hecho de que los organismos resuelvan problemas, por medio de la selección natural. Es decir, en un punto muy temprano del desarrollo, durante una fase muy temprana de la evolución de los organismos, los que no resol vían problemas fueron eliminados, de tal modo que ahora sólo exis ten organismos que resuelven problemas.

Aunque inicialmente lo he formulado de una manera simple —a saber, que todos los organismos resuelven problemas—, en realidad quiero decir mucho más.

Si ustedes recuerdan el árbol evolutivo, podemos distinguir lo que los biólogos denominan los grupos de tipos: familias, géneros, es pecies e individuos. Yo diría que cada uno de estos grupos resuelve problemas y que al resolver sus problemas propone teorías provisio nales. Estos, los ensayos provisionales, son muy diferentes en los dis tintos niveles. Intentaré comenzar por el individuo. El mismo indivi duo propone constantemente ensayos que corrige por medio de la supresión de errores —no sólo los seres humanos, sino también las amebas, las bacterias, etc.—, y estos ensayos son ensayos conductua les. La ameba se comporta de cierta manera —cada una extiende sus pseudópodos, etc.—, y todos estos movimientos conductuales son en realidad ensayos provisionales propuestos para resolver problemas:

en ocasiones problemas de alimentación, en otras para huir de otro animal, y en otras para huir de alguna ameba, etc. De modo que los organismos individuales, con objeto de resolver algunos problemas, proponen un comportamiento provisional. Todo esto es provisional y es susceptible a la supresión de error. Por otra parte, siempre hay nuevos problemas. Me ocuparé de esta cuestión más detenidamente, pero primero desearía introducir un nombre —únicamente para con-

98 KARL R. POPPER

EL MUNDO 3 Y LA EVOLUCIÓN EMERGENTE 99

seguir un efecto gráfico más intuitivo—, pero yo diría: las «puntas de lanza» de la adaptación del individuo son los diversos patrones conduc tuales que éste ensaya. El individuo utiliza, por así decirlo, esos patro nes conductuales como puntas de lanza, por medio de las cuales in tenta, si ustedes quieren, conquistar su medio o penetrar en él, o como quieran llamarlo. Así, los patrones conductuales son los expe rimentos, las puntas de lanza o como se las quiera denominar, que el individuo propone. Ahora bien, del mismo modo, los individuos son las puntas de lanza —puntas de lanza de ensayo y error o los ensayos provisionales— utilizadas por la especie. Por un lado está la especie, que es algo abstracto, son todos los individuos de esa especie. Pero la especie produce los individuos al mezclar el material hereditario que está a disposición de la especie. Produce toda clase de formas provi sionales de individuos. Nuevamente, esto no es totalmente aleatorio o accidental. Debería haber mencionado que los ensayos conductua les no son accidentales ni aleatorios, ya que algunos son eliminados muy pronto y, también están siempre relacionados con la solución de algún problema definido, y esto elimina, por supuesto, la aleatorie dad. Lo mismo ocurre con la producción del individuo por parte de la especie, algo que nuevamente no es aleatorio, ya que la selección natural u otros medios eliminan ciertos tipos genéticos. Por tanto, te nemos una gran cantidad de individuos distintos y, si se quiere, se puede considerar cada uno de ellos como un ensayo o una punta de lanza, o como se le quiera llamar, que la especie emplea para con quistar su medio.

Así, pues, yo utilizo, como generalización de Darwin, las siguien tes ideas. En primer lugar, no sólo hemos luchado por la vida, sino también por la supervivencia. Tenemos que resolver, asimismo, pro blemas concretos. Por ejemplo, el problema de mantenernos ergui dos no sólo es un problema de supervivencia. Si me siento, no estoy necesariamente muerto. Puedo sobrevivir. Así que mi problema es bastante diferente. Asimismo, podemos elegir hasta cierto punto nuestros diversos problemas. El problema de mantenerse de pie aquí sería uno de ellos y otros problemas que irían ahora con mi ejemplo serían elegir cómo incorporarse o ponerse de pie. Pero, por supues to, existen muchísimos problemas a los que los diversos individuos se enfrentan todo el tiempo, que son problemas conductuales. La espe cie se enfrenta a muchísimos problemas de adaptación al medio y uti

liza las puntas de lanza, y los genes utilizan a las diversas especies. Si regresamos al tronco principal del árbol evolutivo, veremos que to das las formas que ha desarrollado la evolución son las puntas de lan za vivas actuales que intentan de algún modo penetrar en el medio, el mundo e incluso más allá de la tierra.

Se trata de una generalización de la idea darwiniana de que los or ganismos tienen que resolver constantemente problemas de supervi vencia. Según mi teoría muchos problemas no son problemas de su pervivencia. Cuando un árbol extiende sus raíces, o dispone su follaje, está resolviendo problemas locales específicos que plantean las pie dras y las rocas de la tierra, así como las condiciones de acceso a la luz. Un organismo puede desarrollar una preferencia por una cierta clase de alimento, pero puede ser capaz de sobrevivir alimentándose de otras clases de comida. El problema lo plantea conseguir el alimento preferido, pero no se trata necesariamente de un problema de super vivencia. Por ejemplo, puede desarrollar una preferencia por cierto alimento porque, digamos, el acceso a éste sea fácil o algo similar.

De cualquier modo, la preferencia puede durar incluso después de que haya dejado de ser fácil acceder a dicho alimento. Preferir esa clase de alimento es un nuevo rasgo conductual, y este nuevo rasgo conductual se puede haber desarrollado y puede haber permanecido incluso al cambiar las condiciones en las cuales se ha desarrollado di cho rasgo. Ahora bien el problema es, por supuesto, un nuevo pro blema para el organismo. Conseguir el alimento preferido plantea un problema para el organismo, especialmente si las condiciones cam bian y el acceso al alimento preferido se vuelve más difícil. Se puede convertir en un problema de supervivencia cuando el alimento prefe rido realmente deviene escaso. En ese caso, para esa clase de organis mo puede constituir verdaderamente un asunto de vida o muerte si se puede apartar de esa preferencia o si va a continuar con ella.

Ahora bien, si el organismo tiene dificultades para apartarse de esa preferencia, entonces podemos decir que ha desarrollado una es pecie de especialización: se ha especializado en ese alimento. Esa es pecialización puede ser una tradición (y si sólo es una tradición, en tonces el organismo se puede apartar de ella) o puede haber evolucionado hasta pasar a ser un rasgo genético, es decir, se puede haber convertido en un rasgo hereditario.

Pero de esta teoría lo realmente importante para nosotros es lo si-

100 KARL R. POPPER

EL MUNDO 3 Y LA EVOLUCIÓN EMERGENTE 101

guiente. La punta de lanza conductual es, como si dijéramos, la verda dera punta de lanza de toda la evolución. Es la verdadera entrada por donde intentamos penetrar. Así, el comportamiento es más importan te que la anatomía. Yo creo que ésta es una cuestión que no han teni do en cuenta los biólogos. En una explicación de la evolución la pun ta de lanza conductual es realmente la cuestión principal y todo lo demás se sigue de ello. Nuestras preferencias son especialmente deci sivas. Segundo punto: si un rasgo conductual o una especificación conductual goza de larga duración, es decir, se convierte en una tradi ción, entonces se puede dar lo que yo denomino un «afianzamiento hereditario». Esto se puede explicar fácilmente: mientras sólo se trate de una tradición la especialización no alcanzará realmente la perfec ción, debido a que siempre se pueden hacer otras cosas, y estas posi bilidades afectan a la perfección que va unida a la realización perfecta de una única cosa. Pero, si a través de las mutaciones se afianza here ditariamente, entonces estas mutaciones harán precisamente lo que anteriormente se realizaba por tradición y, por tanto, se convertirán en una especie de perfección. De modo que a corto plazo, o incluso a un plazo bastante largo, el afianzamiento hereditario de una especiali zación adquirirá un valor de supervivencia. Por tanto, durante un tiempo considerable el afianzamiento hereditario puede realmente ser superior y sobrevivir. Pero este afianzamiento hereditario puede re sultai- una trampa mortal cuando cambian las condiciones. Precisa mente porque únicamente se puede reaccionar de un cierto modo, precisamente porque únicamente se puede, digamos, comer una clase de alimento, se estará perdido cuando se agote el suministro de dicho alimento. Así, pues, el afianzamiento hereditario de un cierto rasgo puede conducir realmente a la siguiente interesante situación.

Realmente podemos decir, se puede predecir, que una cierta es pecie que está en sumo grado adaptada, que ha alcanzado un gran éxito, se extinguirá durante el siguiente cambio importante de las condiciones medioambientales, ya que se habrá vuelto demasiado es pecializada. De modo que en realidad se puede predecir el futuro. No se sabe exactamente cuándo cambiarán las condiciones, pero se puede decir que un organismo está ahora demasiado especializado y que en la actualidad goza de demasiado éxito, pero que su éxito es engañoso y que desaparecerá a la primera oportunidad, esto es, du rante el primer gran cambio de condiciones medioambientales.

Aquí tengo una especie de resumen que intenta demostrar en qué puntos me aparto de Darwin:

1. Mis problemas son muy específicos. Mis problemas son, por ejemplo, cómo mantenerse en contacto u obtener una cierta clase de alimento o problemas similares, muy específicos, mientras que Dar win habla, por lo general, sobre la supervivencia en general.

2. El método de la supresión de errores no consiste meramen te en la lucha por la supervivencia entre los individuos, que acaba con la muerte prematura de algunos de ellos. También incluye, por ejemplo, evitar un comportamiento que no ha alcanzado una meta específica.

3. Se ofrece una teoría de la emergencia de nuevas formas: éstas se explican como soluciones provisionales a nuevos problemas emer gentes. Esto es muy importante: la emergencia de algo realmente nuevo, de una novedad.

Ya hemos visto en las dos primeras conferencias que, en general, P será muy distinto a P A partir de este esquema concreto observa mos que la novedad puede y debe surgir en el seno de la evolución. De modo que disponemos de una teoría de la emergencia de nuevas formas.

4. Se recalca sistemáticamente el papel puntero que desempe ñan el comportamiento y los descubrimientos conductuales en la evo lución: el comportamiento es la verdadera punta de lanza de la evo lución.

5. Se hace hincapié en el papel que representa el desarrollo de nuevas metas, preferencias y habilidades conductuales.

6. Asimismo se subraya el papel que desempeñan la ampliación o reducción del abanico de los patrones conductuales o de las posi bilidades conductuales, así como la ampliación o reducción de la base genética del comportamiento. Cada uno representa un papel muy distinto y, si ustedes recuerdan mi anterior ejemplo, se convier te en un problema de supervivencia el hecho de que una preferencia específica se convierta, a través de lo que denominaré un proceso de «especialización genética» o de «afianzamiento genético», en la inca pacidad de la raza para sobrevivir a base de otro alimento que no sea su clase preferida de comida.

102

KARL R. POPPER

Este sencillo ejemplo es muy importante, y podemos aprender mucho de él. Así que tal vez deberíamos volverlo a estudiar.

Partiré, nuevamente, del organismo individual. Su composición genética, que es prácticamente única, se puede considerar como un ensayo de resolución de problemas emprendido por la especie, que produce un amplio espectro de individuos diferentes, cada uno de ellos poseedor de una herencia o composición genética algo distinta. Se puede considerar a cada uno de estos diferentes individuos como un ensayo provisional. Si un ensayo provisional demuestra no tener éxito y es eliminado, se reducirá un tanto la probabilidad de que se produzca un nuevo ensayo con una composición genética similar. Todavía se trata de darwinismo (o, como ahora se designa frecuente mente, «la nueva síntesis»). Podemos decir que la especie ha utiliza do al organismo individual como punta de lanza al intentar penetrar en, o conquistar, su medio.

Después podemos estudiar el comportamiento del organismo in dividual. El comportamiento viene en parte determinado por la he rencia, esto es, por la composición genética, pero dispondrá de una cierta gama o espectro: el individuo tendrá a su disposición distintas reacciones conductuales posibles en situaciones problemáticas simi lares o distintas. Se puede considerar cada una de estas reacciones conductuales como un ensayo provisional. El organismo individual puede aprender, por eliminación de error, cómo resolver sus proble mas —en nuestro ejemplo, cómo conseguir el alimento preferido—. Así, pues, el comportamiento es una punta de lanza del organismo in dividual y, por tanto, tenemos que:
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   26

similar:

Karl popper El cuerpo y la mente iconEl Lenguaje Secreto del Cuerpo Mente

Karl popper El cuerpo y la mente iconCap. 1: Trastorno de Estrés Postraumático (tep): El impacto del trauma en el cuerpo y la mente

Karl popper El cuerpo y la mente iconLa mirada fenomenológica de la corporalidad
«restablecer las raíces de la mente en su cuerpo y en su mundo, en contra de las doctrinas que consideran la percepción como un simple...

Karl popper El cuerpo y la mente iconEl químico austriaco Karl Bayer patentó en 1889 el proceso para obtener...

Karl popper El cuerpo y la mente iconEntrevista a la doctora Isabel Güell sobre el tema de los neurotransmisores...

Karl popper El cuerpo y la mente icon19. 2 No es cierto decir que un cuerpo contiene cierta cantidad de...

Karl popper El cuerpo y la mente iconTodo mi pasado de la Laboral apareció de pronto en mi mente al leer...

Karl popper El cuerpo y la mente iconO pensamento sociológico de karl marx

Karl popper El cuerpo y la mente iconEl Capital tomo II karl Marx

Karl popper El cuerpo y la mente iconKarl von Eckarthausen. Catecismo de la química superior


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com