Karl popper El cuerpo y la mente




descargar 0.51 Mb.
títuloKarl popper El cuerpo y la mente
página9/26
fecha de publicación05.01.2016
tamaño0.51 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   26

Por supuesto, de un modo u otro, nosotros tenemos que iniciar la cuestión. Por ejemplo, nosotros tenemos que iniciar la geometría, pero una vez puesta en marcha plantea sus propios problemas. Nosotros tenemos que iniciar la física, pero una vez puesta en marcha plantea sus propios problemas. Igual sucede con todas las ciencias y así su cede, fundamentalmente, con las artes. Otra persona pudo de alguna manera empezar a cantar o pudo iniciar otra actividad musical antes de que surgieran los problemas musicales: el problema, por ejemplo, de cómo finalizar una obra —el problema de la cadencia, que es uno de los problemas musicales más obvios—. No digo, por supuesto, que todas estas cosas sean exactamente iguales. No he di cho que descubramos un problema exactamente de la misma manera.

—Por supuesto, si reflexionan durante el tiempo suficiente pueden en contrar algunas diferencias entre uno y otro. Lo que sí he dicho es que descubrimos un problema del mismo modo que descubrimos una montaña o un río, y con esto quiero decir que de algún modo descubrimos algo que está ahí. Por supuesto, al encontrarlo somos creativos y productivos. No lo niego, pero de todos modos descubrimos un problema y, en cierto sentido, no podemos decir que el problema no estuviese ahí antes de que nosotros lo descubriésemos.

Hablaré sobre la cuestión del tiempo y del mundo 3 cuando dis ponga de tiempo para ello. Pero el tema que aquí está en juego es la autonomía del mundo 3 y usted dice que no deberíamos discutir acerca del hecho de que el mundo 3 sea, al menos hasta un punto considerable, autónomo —es decir, que en el mundo 3 hay inquilinos so bre los que nadie ha pensado—. Se puede ofrecer otro ejemplo muy sencillo del siguiente modo. Introducimos un problema matemático en un ordenador y éste a veces puede resolverlo. Supongamos que el

74

KARL R. POPPER

problema ha sido resuelto por el ordenador y que éste está construido de tal modo que puede imprimir la solución, y que el papel producido se coloca de inmediato en la biblioteca y allí se olvida. ¡Nadie lo leerá nunca! Hay un problema que el ordenador ha resuelto, pero ¡nadie lo mirará nunca! Por supuesto, la mente humana ha estado implicada en el diseño del ordenador, pero nadie sabe que este problema concreto ha sido resuelto, y nadie sabe cómo ha sido resuelto. Sencillamente está ahí para ser encontrado en la biblioteca por los que deseen encontrarlo.

Esto les demuestra, en cualquier caso, que existen objetos pertenecientes al mundo 3 que no son realmente productos de la mente humana eñ sentido directo. Indirectamente, sí lo son. Esto también lo he admitido. Al crear la geometría creamos de forma indirecta problemas geométricos. En esto se diferencia de las montañas, dado que todo se retrotrae indirectamente a nosotros. Pero se retrotrae a nosotros sólo de forma indirecta. Lo importante es que podemos sacar más de lo que hemos introducido. Por esta razón dijo Einstein: «Mi lápiz es más listo que yo». De alguna manera pudo sacar más del mundo 3 de lo que había introducido...

Interlocutor 2: Dado que los babilonios inventaron el sistema numérico y que, como consecuencia no intencionada de ello, existen los números primos, y que los números primos existían antes de que los griegos (o quienes sea) los descubriesen, ¿no diría usted que el sistema numérico estaba ahí antes de que los babilonios lo inventaran?

Popper: Yo no he dicho eso, Este es uno de mis puntos principales, Es muy importante y tengo la intención de hablar sobre ello en un momento posterior de mi conferencia. Pienso que hay que aceptar este mundo 3 que es tan interesante y serio, pero también que hay que eliminar de él toda palabrería. Lo hacemos hasta cierto punto al mostrar que no existiría tal cosa, sino existiesen los seres humanos, Y especialmente no existirían los babilonios para inventarlo. Quiero de cir que no habría algo como los números primos si no hubiese habi do seres humanos que hubiesen desarrollado el sistema numérico. No hace falta realmente ir tan lejos, pero hay que llegar hasta un cier to punto con objeto de fabricar los números primos. No surgirían problemas en la teoría de los números primos, si realmente no hubié semos inventado toda la secuencia infinita de los números,

r

LA AUTONOMÍA DEL MUNDO 3

75

Interlocutor 3: ¿De modo que cuando creamos los objetos del mundo 3 generalmente creamos más de lo que somos conscientes?

Popper: Sí. Y aquí el «creador» principal es el lenguaje. Incluso el sistema numérico es, fundamentalmente, una cuestión lingüística. Es un método lingüístico para encontrar nuevos nombres a más y más y más números reales. De modo que el lenguaje es de algún modo realmente fundamental en toda esta cuestión. Es muy importante in cluso en el ámbito de las artes, incluso en el de las artes visuales, así como en la música, aunque es de suma importancia en el campo de las ciencias. Es decir, en el campo del conocimiento objetivo —del conocimiento en sentido objetivo—. Una de las cosas que pienso que es más razonable suponer es que es en el campo del conocimiento, más que en el de las artes, en donde el mundo 3 humano floreció en primer lugar, y en donde anida la raíz de la cuestión. También trata ré esta cuestión con ustedes en términos evolutivos, como les he pro metido hacer.

Interlocutor 1: Sir Karl, esto es básico para el mismo punto que he planteado anteriormente. No creo estar tan seguro de que se pueda decir que los babilonios inventaran, más que descubrieran, el sistema numérico —ya que antes de los babilonios existía un sistema para contar unidades—. Ahora bien, probablemente se planteó allí enton ces el problema de cómo explicar los números primos o los números «superiores» o «previos», y ¿no habría existido entonces la solución tanto de la base decimal, como de otras bases, silos babilonios la hu biesen descubierto? Y ¿no se podría decir que más que ser un pro ducto de la mente, el contar unidades existió, es decir, que se originó en el mundo físico y que, por tanto, hizo que el mundo 3 dependiera del mundo 1?

Popper: Eso no es correcto. El otro punto es excelente. No hay duda de que generalmente tenemos la impresión de que un nuevo in vento es en realidad la solución de un problema previo. Y así pode mos retroceder cada vez más y encontrar que siempre ha existido un problema previo. En esa medida se trata más bien de un descubri miento que de un invento. Esto en lo que respecta al primer punto, y en ello estamos completamente de acuerdo. Evidentemente hubo personas que no estaban satisfechas con los sistemas numéricos ante riores y que tuvieron la impresión de que la cuestión acerca de cómo

76

KARL R. POPPER

la invención de este método podía ser realmente la solución de un problema anterior planteaba un problema. Y supongo que se puede encontrar de forma más general en otro sitio. Pero no entiendo cómo se puede regresar al mundo físico. No creo que el mundo fisico como tal pueda ser nunca un problema o una respuesta. Los problemas son realmente cosas que están conectadas con el mundo bi La supervivencia de los animales plantea problemas, que no son necesariamente conscientes. Pero se puede decir que un animal se ha ajustado a un cierto medio y que cuando cambia el entorno, a esa especie concreta se le plantea un problema de supervivencia. Pero realmente no veo que los problemas se plantearan antes de que surgiera la vida animal.

Interlocutor 1: Pero tan pronto como existe la especie, tan pronto como hay algún ser que puede reaccionar ante el medio, entonces los problemas iniciales ya existen. Así que la mera existencia de, digamos, cualquier animal y de su medio será la base inicial de todo el mundo 3, y todo se desarrollará a partir de ahí, todo problema se desarrollará a partir de esto. No depende, por tanto, realmente de la mente, aunque la mente perciba los problemas. Pero los problemas existen tanto si la mente los percibe como si no lo hace.

Popper: Sí, estoy de acuerdo con esto, pero tan sólo señalaré que esta evolución no es en sí misma en modo alguno mágica. Es decir, pueden existir animales muy complejos y no existir nunca un mundo 3 en el sentido que nosotros le conferimos: no existir nunca un len guaje humano, ni un argumento, ni todas estas cosas que nosotros hemos denominado específicamente «humanas». Pero precisamente es tas consideraciones que usted ha planteado me han llevado —usted recuerda, en relación con mi primera conferencia— a enfocar todo el problema desde un punto de vista biológico y evolucionista.

Interlocutor 1: Cuando tenemos por un lado un animal y por otro un depredador, y el animal ve que sus compañeros de especie son devorados y huye, existe un problema y una solución. Haciendo uso del hincapié que usted hace sobre la evolución, creo que a usted le resultará difícil separar el mundo 3 humano del mundo 3 animal. Existe una evolución continua.

Popper: Este es un aspecto que todavía falta, pero también podremos plantearlo

r

LA AUTONOMÍA DEL MUNDO 3

77

. Es un problema muy interesante y que guarda cierta relación con la función argumentadora del lenguaje. Podemos situar toda la cuestión bajo el encabezamiento «evolución emergen te». Por supuesto, esta evolución emergente se puede explicar por medio del esquema:

P —* TT — EE —> P

En primer lugar, P es distinto a P y eso ya es importante para esta cuestión. Y segundo, se puede decir que aquí la relación no es de determinismo ni de causalidad. Es decir, puede suceder de forma diferente. Siempre que se estudia este esquema, hay vínculos en él que no son en absoluto seguros. Tal vez ustedes recuerden que anterior mente dije que una teoría provisional a nivel animal puede consistir en una mutación. Puede suceder que esta nueva mutación se produzca o que no se produzca. Se puede inventar una nueva teoría. De modo que dondequiera que estén estos errores, hay puntos sueltos entre ellos, y en el primer animal no se puede encontrar todo lo que vendrá después. Ustedes pueden comprobarlo fácilmente: aún sobre viven animales de los que sabemos que existieron durante una esta dio muy temprano de la evolución animal. Algunos han sobrevivido, pero la mayoría no lo ha hecho. Se desconoce en gran medida la razón por la que han sobrevivido o no lo han hecho, y es algo que no podemos descubrir. Nuevas adaptaciones pueden desaparecer, otras tal vez no lo hagan.

Interlocutor 1: Creo que ahora sé en qué punto me encuentro en desacuerdo con usted. Aunque se dispone de numerosas posibilida des, pienso que todas estas posibilidades han existido desde el principio y lo único que puede haber cambiado es cuáles de ellas han entra do a formar parte de nuestro conocimiento. Todas han existido en el mundo 3. Sin embargo, qué teorías o qué teorías provisionales utiliza mos y a qué nuevos problemas llegamos, han delimitado exactamente qué área del mundo 3 podemos ofrecer a nuestro conocimiento.

Popper: Creo que será mejor que ahora pongamos fin a esta discusión concreta, ya que suscita problemas bastante nuevos. Yo diría: hay un sentido trivial en el que podemos decir que nuestras posibilidades existen, pero se trata únicamente de un sentido muy trivial. Y lo mismo

78 KARL R. POPPER

LA Autonomía DEL MUNDO

es aplicable cuando se habla de todas las posibilidades que se plantea rán alguna vez, ya que no sabemos de antemano cuáles de las posibilidades van a surgir. Esta es la principal respuesta a su pregunta.

Interlocutor 4: Tal como yo entiendo el mundo 3, el hombre produce las reglas del juego —la línea recta, el círculo, el ángulo recto— y dentro de estas reglas del juego existe una especie de relación lógica que el hombre descubre. Ese es el mundo 3. ¿Diría usted que esto es cierto?

Popper: Una gran cantidad de relaciones lógicas. Algunas reglas del juego son muy poco interesantes y otras resultan increíblemente interesantes y productivas y desembocan en todo tipo de descubri mientos. Pero por lo demás estoy plenamente de acuerdo, mientras que usted se dé cuenta de que el ajedrez es menos productivo que la geometría. Aunque permite toda suerte de combinaciones, es menos rico en combinaciones que la geometría. Y en lo que respecta a las aplicaciones, éstas son prácticamente nulas, mientras que la geome tría tiene muchas aplicaciones.

interlocutor 4: Considere, por ejemplo, la naturaleza. En ella hay materia y energía. Ahora bien, ¿son dos reglas del juego? Tene mos relaciones lógicas que son las reglas de la naturaleza —como las partículas se mueven de cierta manera——. Pero, ¿está esta clase de re gla de la naturaleza relacionada de algún modo con el sentido que nosotros otorgamos al mundo 3? ¿Existe alguna clase de necesidad lógica en la naturaleza...?

Popper: Usted habla de materia y energía. Ahora bien, se trata de conceptos humanos por medio de los cuales nosotros describimos la naturaleza. Por supuesto, en la naturaleza hay algo que se correspon de con ellos, pero nadie puede señalarlos. Es algo que no se puede se parar y decir: esto es materia y esto es energía —es imposible—. No sólo resulta imposible, sino que el ejemplo concreto que usted ha ele gido es desafortunado, ya que según Einstein toda materia es energía, energía de algún modo concentrada —de modo que realmente no se puede distinguir entre materia y energía—. Se puede distinguir, diga mos, entre energía en forma de materia y energía en forma de radia ción. Ahora bien, estas cosas ocurren y son conceptos humanos, pero podemos indicar cosas existentes en la naturaleza que son energía en forma de materia y otras que son energía en forma de radiación, y aún

otras que son ambas cosas. Su pregunta, en la medida en que yo la en tiendo, es: «eCuánto de esto es una invención nuestra y cuánto per tenece a la misma naturaleza?». ¿Es ésa la pregunta?

Interlocutor 4: En realidad me gustaría preguntarle si existe la misma clase de necesidad lógica en el mundo 3 que la que se da en el mundo 1.

Popper: La necesidad lógica existe únicamente en el mundo 3. La conexión lógica, las relaciones lógicas, las necesidades lógicas, la in compatibilidad lógica —todo esto existe únicamente en el mundo 3, del mismo modo que existe en nuestras teorías sobre la naturaleza—. Pero en la naturaleza esto no existe, no hay nada como...

Interlocutor 4: ¿De modo que el mundo 3 y el mundo 1 son dis tintos?

Popper: Sí, son realmente distintos. El mundo 2 interviene entre ellos. El mundo 3 puede causar un efecto sobre ei mundo 1, un efecto enorme. Consideremos la bomba atómica. Se trata por completo de una invención del mundo 3, ya que en la naturaleza no existe nada se mejante. Se puede demostrar por qué no puede haber algo así en la naturaleza, ya que antes de ensamblar hj bomba, ésta se desintegraría

—ustedes ya comprenden—. Por tanto, se trata enteramente de una invención del mundo 3. ¡Y qué clase de consecuencias ha tenido, no sólo sobre el mundo 2, sino también sobre el mundo 1! Así, el mundo 3 causa un efecto sobre el mundo 1, un efecto muy poderoso —por supuesto, también sobre el mundo 2—. Pero el mundo 3, comparado con el mundo 2, es un tremendo amplificador del poder que ejerce el mundo 2 sobre el mundo 1. ¿Comprenden ustedes? Tiene un efecto mucho mayor sobre el mundo 1.

Interlocutor 5: Me gustaría preguntarle a Sir Karl acerca de una verdad muy importante: «Una cosa es lo que es y no otra», por em plear la afirmación del obispo Butler en términos sencillos. Ahora bien, un joven caballero ha dicho hace un momento: «Nosotros in ventamos las reglas del juego». Me gustaría saber en primer lugar:

«Una cosa es lo que es» —ees esta afirmación una regla?, ¿la inventa mos nosotros?—. En caso afirmativo, ¿cómo explicar su universali dad y necesidad lógica? Y si se puede aplicar de una forma tán preci

80

KARL R. POPFER

sa al mundo 1 que el obispo Butler pudo realizar esta afirmación —no como una tautología ni como una verdad lógica, sino como si se tra tara de una verdad acerca de las sillas, e incluso una verdad sobre sí misma como una idea que pensamos en el mundo 2—, ¿cómo expli car su necesidad y su universalidad si la hemos inventado, si se trata de una regla? ¿No habría que decir que se trata de un descubrimien to? Y si es un descubrimiento, ¿es únicamente un descubrimiento de la necesidad lógica sólo en el mundo 3? ¿No se trata de algo que tam bién es cierto acerca del mundo 2 y del mundo 1 e incluso de un cuar to mundo? ¿De cualquier mundo posible?
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   26

similar:

Karl popper El cuerpo y la mente iconEl Lenguaje Secreto del Cuerpo Mente

Karl popper El cuerpo y la mente iconCap. 1: Trastorno de Estrés Postraumático (tep): El impacto del trauma en el cuerpo y la mente

Karl popper El cuerpo y la mente iconLa mirada fenomenológica de la corporalidad
«restablecer las raíces de la mente en su cuerpo y en su mundo, en contra de las doctrinas que consideran la percepción como un simple...

Karl popper El cuerpo y la mente iconEl químico austriaco Karl Bayer patentó en 1889 el proceso para obtener...

Karl popper El cuerpo y la mente iconEntrevista a la doctora Isabel Güell sobre el tema de los neurotransmisores...

Karl popper El cuerpo y la mente icon19. 2 No es cierto decir que un cuerpo contiene cierta cantidad de...

Karl popper El cuerpo y la mente iconTodo mi pasado de la Laboral apareció de pronto en mi mente al leer...

Karl popper El cuerpo y la mente iconO pensamento sociológico de karl marx

Karl popper El cuerpo y la mente iconEl Capital tomo II karl Marx

Karl popper El cuerpo y la mente iconKarl von Eckarthausen. Catecismo de la química superior


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com