Carátula: "Bártoli Guillermo, García Belsunce Horacio Carlos, Hurtig Juan Carlos, Binello Sergio, Michelini Beatriz Magdalena, y Gauvry Gordon Juan Ramón s/ encubrimiento"




descargar 0.81 Mb.
títuloCarátula: "Bártoli Guillermo, García Belsunce Horacio Carlos, Hurtig Juan Carlos, Binello Sergio, Michelini Beatriz Magdalena, y Gauvry Gordon Juan Ramón s/ encubrimiento"
página8/16
fecha de publicación08.01.2016
tamaño0.81 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   16

Más no perdamos mayor tiempo en discusiones baldías y continuemos el tratamiento del angular bajo estudio, retomando el análisis de las acciones desplegadas por el imputado Guillermo Bártoli.-

No debe perderse de vista, tal como lo he anticipado al inicio de este trabajo, que fue el mismo y no otro quien junto a Carrascosa se encontrara en el lugar desde al menos el momento en que este último realizara la llamada a OSDE de las 19:07 horas del día 27 de octubre de 2002.-

Paso a explicar el porqué de tal aserto.-

Acreditado como está en la causa –por cuanto él mismo lo reconoció y fácilmente se advierte de la grabación que a su respecto se obtuviera- que Guillermo Bártoli fue quien efectuó el llamado a OSDE a las 19:22 horas del día 27 de octubre de 2002, reclamando por la ambulancia que minutos antes –a las 19:07 horas- fuera solicitada por Carlos Carrascosa, corresponde que pongamos nombre propio a la voz masculina que de fondo aparece en esta última comunicación, aunque primera en el tiempo.-

Fue incorporado por su lectura el informe pericial nº 45918 (característica acústica, análisis de voces).-

En el mismo, la labor de los expertos se ciñó a determinar si existía o no alguna correlación entre las voces que surgían de la llamada telefónica realizada desde el nº 02322-428060 al nº 4310-5050 a las 19:07:58 horas del día 27/10/2002, con aquéllas que salían a la luz en la comunicación mantenida entre estos mismos abonados a las 19:22:33 horas del día 27/10/2002, y el resultado del trabajo realizado fue positivo.-

En efecto, se desprende del mentado dictamen “Que luego del filtrado efectuado respecto de la totalidad de los sonidos de fondo con características de voz humana que surgen de la llamada telefónica nº 1 (realizada desde el abonado nº 02322-428060 al nº 4310-5050 a las 19:07:58 horas del día 27/10/2002), se pudo establecer que, además de las dos voces principales que mantienen esa conversación, se presentan además, en el ambiente de la persona que efectúa la llamada (emisor) dos voces humanas con características sonoras distintas, siendo evidente prueba de ello el segmento sonoro que transcurre de 00:35,186 (MIN:SEG, mseg) a 00:38,204(MIN:SEG, mseg) en cuya representación en el dominio de las frecuencias –sonograma- puede advertirse la presencia de tres timbres de voces distintas (ver gráfico nº 40 a fs. 54), correspondiendo cada uno de ellos a: 1) voz masculina en primer plano (emisor); 2) voz masculina en segundo plano; y 3) voz femenina en segundo plano, estableciéndose finalmente que, luego de evaluarse la distribución de formantes que conforman el timbre de voz masculina que realiza la llamada telefónica nº 2 (realizada desde el abonado nº 02322-428060 al nº 4310-5050 a las 19:22:33 horas del día 27/10/2002), y situadas en un mismo plano sonoro, la misma mantiene semejanzas con la distribución de formantes correspondientes a la voz masculina en segundo plano que se encuentra en el ambiente del emisor y que fuera determinada fehacientemente en la llamada telefónica nº 1.-

En conexión a dicho informe, se le recibió en el debate declaración testimonial a Hugo Marcelo Arancibia Vázquez, quien refirió ser técnico en computación cumpliendo funciones en Gendarmería Nacional, más precisamente en la División Policía Científica, siendo que al serle exhibida la pericia nº 45918 y tras confirmar su intervención en la misma al asegurar que “esta es la pericia y este es el CD que rubricamos” (sic), subrayó que respecto al texto que aparece en los gráficos del informe pericial, el rotulado se hizo “manualmente” utilizando el sistema Anagraf, que “es una herramienta que le permite a la gente que trabaja con análisis del habla poder interpretar visualmente lo que uno está escuchando digamos, no es algo automático” (sic), aclarando en punto a la “confiabilidad” del sistema, que el mismo “realmente es una herramienta enorme… para este tipo de casos es perfecta” (sic). De otra parte, y en punto a la posible correspondencia entre la voz de la llamada 2 y la que está de fondo en la llamada 1, dijo que si bien “acá no se afirma con certeza” (sic) de que se trate de la misma persona, por cuestiones de calidad y cantidad de señal y porque “la voz no es como un ADN” (sic), sí pudo determinarse que entre ambas voces -luego de confrontarlas secuencialmente- “había semejanzas a nivel de distribución de frecuencias… hay correspondencia” (sic), aclarando que esta última –voz de fondo en llamada 1- “mantiene una correspondencia de distribución de formantes con los segmentos extraídos correspondientes a la única voz masculina que interviene en el llamado nº 2” (sic). Asimismo, y preguntado que fuera el testigo para que dijera si en caso de que no haberse tratado de la misma voz, ello hubiera surgido del trabajo, el mismo expresó “claro, hubiera dado que no existe correspondencia, capaz que si tomábamos por dar un ejemplo la voz de OSDE, con la de la segunda llamada del Sr. Bártoli, que está en primer plano, tampoco iba a haber una correspondencia, en este caso hubo correspondencia” (sic), señalando finalmente que del trabajo realizado tres fueron las personas que participaron, entre ellas “el perito de parte” (sic), el cual apuntó Arancibia Vázquez, intervino en la diligencia “como contralor de todo lo que se hacía… a la par nuestra” (sic), y como tal, “estuvo presente en todos los trabajos que se hicieron… inclusive él leyó la pericia entera… estuvo de acuerdo con todo el trabajo” (sic).-

De similar tenor son las manifestaciones de Jorge Gurlekián, quien dijo ser investigador científico del CONICET y la persona que a partir del año 1983 desarrolló el ANAGRAF, definiéndolo como un sistema que si bien no es un traductor de voz a texto permite obtener a través de un profesional que lo interprete (personas con entrenamiento en fonética acústica, con buen oído musical) una fotografía de la voz.-

Ahondando en sus dichos, nos contó que la voz puede sufrir modificaciones por el paso del tiempo, y que siempre es más sencillo determinar lo que se dice que quién lo dice, aclarando que si bien el filtrado -del que se diera cuenta en la experticia nº 45918- quita información acerca de la identificación de la voz, aumenta a su vez la perspectiva de poder determinar qué es lo que la persona expresa.-

Asimismo y en punto a la posibilidad de que un ruido aparezca en el sistema como una frase, el testigo la descartó manifestando que “lo que es ruido es ruido, tienen dibujos diferentes, si se trata de una vocal, veré el dibujo acústico de la vocal, las vocales tienen rasgos acústicos que las caracterizan”.-

Finalmente, y tras reconocer el programa que desarrollara en los espectogramas que le fueran exhibidos –fs. 99 y 100- defendió la posibilidad de establecer parámetros de correspondencia de voz al asegurar que la misma si bien no es una huella digital, “tiene ciertos sellos propios, como acentúa, ciertos modismos… ciertos vicios de pronunciación” que permiten “suponer… dar una probabilidad”.-

El convencimiento que poseo en punto a que la segunda voz masculina que se alcanza a percibir en la comunicación de las 19:07 horas resulta ser del imputado Bártoli, se ve robustecido a su vez por la entrevista periodística que el nombrado diera a la prensa y que fuera publicada el día domingo 29 de abril de 2007 (Año II, Nº 0174, Perfil.com, Edición Impresa), la cual reza: “La grabación demuestra que estoy tratando de reanimar a María Marta. ¿Cómo puedo estar diciendo, Vamos María, si estoy encubriendo un crimen?, dice Guillermo Bártoli; el cuñado de Carlos Carrascosa, quien anteayer se adelantó a los resultados de la pericia que está realizando Gendarmería Nacional sobre la grabación del llamado del viudo a la empresa OSDE para pedir una ambulancia. En un escrito que presentó su abogado Alejandro Novak, ante el Tribunal, luego de haber escuchado la cinta, Bártoli reconoce que la voz masculina de fondo es suya… No puedo hablar de horarios, puedo hablar de hechos. Me sorprende cómo algunos testigos dicen que la llamada fue a las 19:07 horas, en ese momento yo no sabía qué hora era, sí que estaban Carlos, Michelini e Irene, sostiene Bártoli”.-

No creo que la Editorial “Perfil” haya inventado –y publicado- un diálogo que nunca existió, máxime teniendo en cuenta el reconocimiento que la misma tiene en el mercado (y entre sus pares) y que la periodista firmante de la nota (a quien tengo el agrado de haber tratado y por tanto conozco de su profesionalidad) es una comunicadora social de probada trayectoria no sólo en ese medio gráfico sino también en otros, incluso televisivos.-

Pero si no pertenece a Bártoli la voz masculina que se oye de fondo en la conversación telefónica que Carlos Carrascosa mantuviera con OSDE a las 19:07 horas del día domingo 27 de octubre de 2002, ¿de quién es ella?

De nadie más que del mismo Bártoli.-

Me pregunto: ¿qué otro hombre con voz compatible a la del mismo Bártoli pudo haber estado en esos primeros momentos junto a Carlos Carrascosa?

No pretendo extenderme mucho más sobre el tópico, por cuanto en este terreno no hay lugar siquiera para la duda.-

Basta con remitirnos a las declaraciones de Carlos Carrascosa (ver fs. 850/855 vta.) y del propio Guillermo Bártoli (ver fs. 809/818 vta.), para concluir que ningún tercero ajeno a los mismos se encontraba presente en el lugar al momento de la llamada.-

¿O acaso el ladrón desconocido del que tanto hablaran las defensas junto a una cómplice mujer manipularon el cuerpo de María Marta sin ser vistos por Carlos Carrascosa, quien a tan solo escasos metros de los primeros pedía por teléfono un servicio de emergencia para una persona que, al decir de dicha voz masculina, ya estaba muerta?

Por obvias razones he de ahorrarme la respuesta.-

Probado quién lo dijo, veamos ahora qué fue lo que se dijo.-

De la pericia cuyo contenido vengo desgranando, surgen frases o palabras tales como “¿no la ves?”; “¿alguien va llama?”; “tenela”; “tocala”; “cerrá la puer”; “si, está muer”; “dale”; “vamo” y “llermo”.-

No yerra la Defensa al sostener que el Ministerio Público Fiscal se ha referido a dos frases de esa grabación, “está muerta” y “cerrá la puerta”, cuando en rigor de verdad “la pericia no dice eso, la pericia dice: si esta muer… y cerrá la puer…” (fs. 101 y 102 del informe).-

Negar esta realidad, sería una ignorancia supina de este sentenciante.-

Pero consultado que sea el Diccionario de la Real Academia Española, uno advierte que, tomando como ejemplo la frase “está muer”, no tiene ningún sentido una oración que se integre con cualquiera de las palabras que de acuerdo al mismo, comienzan con dichas vocales y consonantes, a saber: muera; muérdago; muerdisorbe; muerdo; muárgano; muergo; muermo; muermoso y muerte (Diccionario Real Academia Española, Vigésima Primera Edición, Editorial Espasa, Año 1992, págs. 1412/1413).-

Descartando entonces la palabra “muerta” (o muerto) ¿qué otra podría acoplarse a un diálogo mantenido en ese momento?

Ninguna por cierto.-

Igual consideración merece ser efectuada respecto de la locución “llermo”, ya que dicha mención pone a mí entender punto final a cualquier desacuerdo en lo que hace a predicar que la voz masculina que se escucha de fondo en la conversación de las 19:07 horas corresponde a Guillermo Bártoli y a nadie más.-

En contraste con lo apreciado por quien esto suscribe, consideró el Dr. Novak en su alegato que la pericia que distrae nuestra observación no revela “absolutamente nada”, toda vez que lo único que se tiene en cuanto a su contenido es “la opinión de Arancibia Vázquez o en el mejor de los casos, un único testigo porque nosotros no lo podemos escuchar”, motivo por el cual –agregó- “dejar librado el resultado de una prueba que ha adquirido tanta relevancia en este juicio al oído de una sola persona, cualquiera sea… es por lo menos peligroso, y esa subjetividad es la que hay que evitar” (textual de acta de debate).-

Me tomo el atrevimiento aquí de corregir al distinguido defensor.-

En todo caso, no ha sido un oído en soledad el que escuchara la conversación en trato y diera fe acerca de lo que se dijera en la misma, sino tres (no sólo el propio Hugo Arancibia Vázquez -Primer Alférez, IIN, División Fónica-, sino también Luis César Uviedo -Segundo Comandante, Jefe División Fónica- y Eduardo Antonio Piazza -LE. 8308022, Perito de Parte por la Defensa de Carlos Carrascosa-), cumpliéndose con ello con las palabras de Gurlekián –testigo que tantas veces fuera mencionado por la Defensa- al asegurar que para que un trabajo sea confiable en cuanto a sus resultados “lo ideal es que intervengan al menos tres personas” (sic), ya que “el número para mí da la certeza de que hay acuerdo” (sic).-

Repasemos entonces qué fue lo que hizo Bártoli a partir de las 19:07 horas del día en que manos asesinas escribieran el último capítulo en la vida de María Marta García Belsunce.-

Desde ese mismo momento el nombrado, en colaboración con Carlos Carrascosa y otra persona más, se encargó de instalar la versión del accidente doméstico, e incluso, antes de ello, de reclamar como quedara expuesto y en una suerte de puesta en escena por un servicio de emergencia que había solicitado para quien se sabía estaba muerta.-

Dijo el testigo Antonio Daniel Cachi, que concurrieron al Carmel ante el aviso de una persona del sexo femenino con traumatismos en miembros superiores o inferiores, y Biassi habló de una paciente con “traumatismo en miembro inferior”.-

Por su parte, Walter D. F. Beltrán –chofer de la ambulancia de Paramedic-, expresó que la emergencia del código rojo en el Carmel, daba cuenta de una paciente femenina con diagnóstico de “pérdida de conciencia no recuperada”, recibiendo posteriormente la noticia –de acuerdo a lo que habían transmitido desde el lugar del hecho- que la paciente había logrado revertir el cuadro, circunstancia que a todas luces no se correspondía con la realidad toda vez que las heridas recibidas en la cabeza de la víctima conforme el lugar, secuencia y gravedad de las mismas, tal lo dicho por los médicos, ocasionaron su muerte de manera prácticamente inmediata, sesgando cualquier posibilidad de que hubiera recuperado la conciencia al momento en que se diera dicha información.-

¿Por qué entonces la posterior llamada de Bártoli reclamando por la ambulancia y la conversación con González Zuelgaray –conforme el VAIC, fs. 33 de la carpeta L1 a las 19:34 horas- dando cuenta del accidente y que estaban llevando a María Marta al Hospital Austral?

O bien, ¿cómo cuadra esto último con lo dicho por Eduardo Zancolli, en punto a que tras comunicarse con la casa de Carlos Carrascosa (según VAIC a las 19:16 horas) y ser atendido por Irene Hurtig, ésta le dijo que María Marta había tenido un accidente en la bañera, hablando luego con Guillermo Bártoli (en comunicación VAIC de las 19:28 horas, 120 segundos) ocasión en la que el mismo lo puso en conocimiento de que su cuñada había muerto?

Ello, más allá de haberle manifestado en ese primer diálogo Irene Hurtig a Zancolli que por aquél entonces -19:16 horas- junto a María Marta “estaban Carlos y Guillermo”. ¿Y Michelini?

Desde un primer momento ha introducido Bártoli (ver injurada de fs. 809/818, incorporada al juicio por su lectura) una coartada que lejos de encontrar sustento en las constancias de la causa, se ve desvirtuada por éstas.-

En la ocasión, invitado que fuera por el Fiscal instructor a relatar los hechos que ocurrieron el día 27 de octubre de 2002, a partir del mediodía, Bártoli dijo haber concurrido a almorzar a la casa de Sergio y Bibiana Binello, habiéndolo hecho también Carlos Carrascosa y su mujer, María Marta, hallándose presente en el encuentro además -que finalizara alrededor de las 15:30 horas- "alguno" de los hijos del matrimonio anfitrión, sin recordar con precisión de cuál de ellos se trataba.-

Pero esta primera aseveración del imputado, se vio desmerecida por lo atestiguado sobre el extremo por Teresa Castagna y Arturo Benito Campos.-

La primera, quien trabajaba -y actualmente aún lo hace- en la casa de los Binello realizando tareas domésticas los días lunes, miércoles y viernes, y en la cocina los sábados y domingos, recordó que el día 27 de octubre de 2002 concurrieron a almorzar al domicilio de sus empleadores el señor Carrascosa y su esposa, y que ella les hizo la comida (milanesas), habiéndose servido la misma "en un quincho que es grande, como si fuese una casa más", luego de lo cual, promediando las 15:30 o 15:45 horas, terminado el almuerzo, estos últimos la saludaron, le agradecieron la comida y se fueron.

Dijo también, que momentos más tarde, a las 16:00 horas, su patrona le dijo que se iban a encontrar con María Marta para jugar al tenis, como lo hacían todos los domingos, manifestándole "vamos a ver si nos deja jugar el tiempo" (sic), y que luego de cumplir con su labor diaria se retiró de su lugar de trabajo a las 16:30 horas, siendo que al ser preguntada para que dijera si conocía al Sr. Guillermo Bártoli, y en su caso, si había visto al mismo ese día, al mediodía, en la casa del matrimonio Binello, respondió afirmativamente la primera (sabía quién era) y en forma negativa la siguiente (no lo observó ese día en el lugar).-

El segundo, Arturo Benito Campos, quien también laboraba para la familia Binello como parquista, casero, y en definitiva, como rueda de auxilio frente a cualquier desarreglo que pudiera llegar a presentarse, puntualizó que el día 27 de octubre de 2002 cumplió funciones en el quincho de sus jefes, toda vez que se había roto "una bomba", manifestando que si bien no recordaba a qué hora comenzó con la reparación, recordó que la misma finalizó "a las tres y media o cuatro menos cuarto de la tarde".

Puntualizó además, que ese día la familia Binello almorzó con Carrascosa y su mujer, María Marta, siendo que al ser preguntado por el señor Guillermo Bártoli, y en concreto, si ese día al mediodía el nombrado había estado allí, tras leérsele en los términos del art. 366 inc. 4º del código de rito su declaración de fs. 1334/1334 -respecto de la cual reconoció previamente su firma- se pronunció diciendo "yo no lo vi, si estaba no lo vi, y si no estaba -lo cual resultaría por demás lógico- tampoco" (sic).-

Estos testimonios, prueban que el imputado Bártoli no estuvo durante el mediodía –y aún después del mismo- en el domicilio del matrimonio Binello.-

Repárese en que dos fueron los momentos en los cuales Castagna dijo haber estado en el quincho de la familia. Primero, cuando sirvió el almuerzo, y luego, una vez finalizado el mismo, cuando María Marta y Carlos Carrascosa le agradecieron la comida, la saludaron y se fueron.

Dos fueron entonces las oportunidades en las cuales la testigo pudo –y no lo hizo- ver a Bártoli en el lugar. Podrá discutirse -con cierta cordura- la primera de ellas, bajo el argumento de que el imputado arribó a la casa a la hora de lo que él denominó como “la sobremesa” y no antes, y que por tal razón la testigo no se percató de la presencia durante las primeras horas de la tarde de quien todavía no se había hecho presente. Pero no puede de ninguna manera cuestionarse la segunda, ya que cuando María Marta y Carlos se despidieron de Castagna, lo hicieron –al decir de esta última en el debate- a las 15:30 o 15:45 horas, momento en el cual Bártoli y según sus personales manifestaciones (ver declaración de fs. 824/833 vta., incorporada al juicio por su lectura) se encontraba allí, no obstante lo cual la doméstica y cocinera de la familia Binello, afirmó una y otra vez no haberlo observado.-

Pero mayor fuerza posee todavía -para el extremo que considero probado- el testimonio del casero Campos, por cuanto el día 27 de octubre de 2002 el mismo cumplió sus tareas “en el quincho” de sus jefes, el cual no es otro más que aquél en el cual ese mediodía se sirvió el almuerzo, debiendo recordarse que según lo mencionara el testigo, su tarea esa tarde (reparación de una bomba) terminó “a las tres y media o cuatro menos cuarto de la tarde”, por lo que de haber estado Bártoli a esa hora y en ese lugar, no es posible que Campos no se haya percatado de su presencia, máxime cuando por su contextura física y con todo respeto lo digo, el imputado no es de aquellos que pasen desapercibidos en un lugar.-

Para desacreditar en algún punto lo antes dicho, trajo la defensa como testigos a la mujer del imputado Sergio Binello, Viviana Decker, y al hijo de la pareja de nombre Santiago.-

Con las limitaciones propias que impone el artículo 234 del digesto de forma para ambos, éste último expuso que el día en que falleciera María Marta almorzó en el quincho de su casa ubicada en el Country Club Carmel junto a sus padres, su hermana, su novia, y el matrimonio Carrascosa, recordando que el encuentro comenzó aproximadamente a las 14:00 horas y que antes de levantarse de la mesa para ir a estudiar llegó Guillermo Bártoli, aclarando que el mismo lo hizo cuando “habíamos terminado de almorzar… era habitual que viniera” (sic), validando por último la presencia del casero Arturo Campos en el lugar al asegurar que el nombrado “ese domingo 27 estuvo en casa, arreglando la bomba del quincho” (sic).-

A su vez, Viviana Decker declaró que el día 27 de octubre de 2002 almorzó en el quincho de su casa junto a su marido, María Marta y Carlos Carrascosa, sus dos hijos, Santiago y Delfina, y la novia del primero, recordando que luego de comer milanesas que preparó la doméstica Teresa Castagna, y mientras hacían la sobremesa y tomaban café, llegó al lugar Guillermo Bártoli, al cual y como no había almorzado le sirvieron “milanesas, tarta y empanadas” (sic), quedándose el mismo junto a Sergio charlando acerca de “una pesca” que estaban planificando, mientras que la declarante, María Marta y Carlos Carrascosa hicieron
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   16

similar:

Carátula: \"Bártoli Guillermo, García Belsunce Horacio Carlos, Hurtig Juan Carlos, Binello Sergio, Michelini Beatriz Magdalena, y Gauvry Gordon Juan Ramón s/ encubrimiento\" iconJorge reyes fabregas – juan pablo lopez alba – carlos mejia san juan – carlos andres bohorquez

Carátula: \"Bártoli Guillermo, García Belsunce Horacio Carlos, Hurtig Juan Carlos, Binello Sergio, Michelini Beatriz Magdalena, y Gauvry Gordon Juan Ramón s/ encubrimiento\" iconJuan Carlos García Santos Ética y Practica Profesional

Carátula: \"Bártoli Guillermo, García Belsunce Horacio Carlos, Hurtig Juan Carlos, Binello Sergio, Michelini Beatriz Magdalena, y Gauvry Gordon Juan Ramón s/ encubrimiento\" iconJuan Carlos Izpisúa Belmonte

Carátula: \"Bártoli Guillermo, García Belsunce Horacio Carlos, Hurtig Juan Carlos, Binello Sergio, Michelini Beatriz Magdalena, y Gauvry Gordon Juan Ramón s/ encubrimiento\" iconEntrevista a Juan Carlos Marin

Carátula: \"Bártoli Guillermo, García Belsunce Horacio Carlos, Hurtig Juan Carlos, Binello Sergio, Michelini Beatriz Magdalena, y Gauvry Gordon Juan Ramón s/ encubrimiento\" iconJuan carlos millan hernandez

Carátula: \"Bártoli Guillermo, García Belsunce Horacio Carlos, Hurtig Juan Carlos, Binello Sergio, Michelini Beatriz Magdalena, y Gauvry Gordon Juan Ramón s/ encubrimiento\" iconJuan Carlos Velázquez Mena

Carátula: \"Bártoli Guillermo, García Belsunce Horacio Carlos, Hurtig Juan Carlos, Binello Sergio, Michelini Beatriz Magdalena, y Gauvry Gordon Juan Ramón s/ encubrimiento\" iconJuan Carlos Coico Monja

Carátula: \"Bártoli Guillermo, García Belsunce Horacio Carlos, Hurtig Juan Carlos, Binello Sergio, Michelini Beatriz Magdalena, y Gauvry Gordon Juan Ramón s/ encubrimiento\" iconProfesor: Juan Carlos López Parada Materia

Carátula: \"Bártoli Guillermo, García Belsunce Horacio Carlos, Hurtig Juan Carlos, Binello Sergio, Michelini Beatriz Magdalena, y Gauvry Gordon Juan Ramón s/ encubrimiento\" iconCaso Práctico (Material didáctico, prohibida su reproduccion total...

Carátula: \"Bártoli Guillermo, García Belsunce Horacio Carlos, Hurtig Juan Carlos, Binello Sergio, Michelini Beatriz Magdalena, y Gauvry Gordon Juan Ramón s/ encubrimiento\" icon1 Juan Manuel Guillermo Contreras Sepúlveda, 2 Miguel Krassnoff Martchenko,...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com