IntroduccióN




descargar 1.09 Mb.
títuloIntroduccióN
página12/28
fecha de publicación27.10.2015
tamaño1.09 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   28


TODOS LOS PECADOS CAPITALES ANTIECOLÓGICOS:
LA AMAZONIA -



La Amazonia es el lugar donde Gaia muestra la exuberante riqueza de su cuerpo. Y es también el lugar donde más violencia sufre. Si queremos ver el rostro brutal del sistema capitalista/industrialista, visitemos la Amazonia brasileña. Allí se cometen todos los pecados capitales (a la vez pecados mortales y pecados del capital). Allí se manifiesta sin tapujos el gigantismo del espíritu de la modernidad, lo racionalizado de lo irracional y la lógica diáfana del sistema. Allí queda también patente la clara contradicción entre capitalismo y ecología. El que se añada la sílaba eco al capitalismo o al tipo de desarrollo promovido por él —ecocapitalismo y ecodesarrollo— sólo enmascara la perversidad intrínseca del capitalismo y de su paradigma de desarrollo. Su lógica interna implica la no-existencia de la ecología y, caso de que existiera, su negación.
Los estrategas mundiales del capitalismo han intentado aplicar las tecnologías más avanzadas a la mayor reserva de recursos naturales de la Tierra. El Estado brasileño, las empresas nacionales y las multinacionales han configurado un poderoso trípode. Han dado origen a lo que se ha denominado «el modo de producción amazónico» . Este modo se define como una forma de producción deliberadamente depredadora, con aplicación intensiva de la tecnología contra la naturaleza, que declara la guerra a los árboles, extermina poblaciones autóctonas e inmigradas, sobreexplota la fuerza laboral con vistas a la producción para la exportación y el suministro del mercado mundial. Más que un modo de producción amazónico, lo que tenemos ante nuestros ojos es un modo de destrucción amazóni1 Cf. 1. Mires, El discurso de la naturaleza: ecología y política en América Latina,
DEI, San José, 1990, 119-12 .
113

TODOS LOS PECADOS CAPITALES ANTIECOLÓGICOS

ECOLOGlA: GRITO DE LA TIERRA, GRITO DE LOS POBRES
co, puesto que los grandes proyectos instalados allí «han provocado la destrucción social, cultural y económica de poblaciones nativas, sean indígenas o no»2. Por esa razón la Amazonia es el lugar en el que se revela la urgencia de un desarrollo alternativo para toda la humanidad, que parta de una posición central ecológica y que asuma a partir de ella lo económico, lo cultural y las demás instancias de una sociedad civilizada.
Euclides da Cunha, escritor clásico de las letras brasileñas y uno de los primeros analistas de la realidad amazónica al comienzo de este siglo, comentaba: «La inteligencia humana no soportaría el peso de la realidad portentosa de la Amazonia. Habrá de crecer con ella, adaptándose a ella, para dominarla»5. Chico Mendes, mártir de la lucha ecológica en la Amazonia y representante típico de los pueblos de aquella selva, vio con extrema clarividencia esa necesidad que tiene el ser humano de crecer junto con la floresta, al defender que sólo una tecnología que se someta a los ritmos de la Hileia y un desarrollo que se oriente de acuerdo con la estratificación de la inconmensurable riqueza amazónica puede preservar ese patrimonio ecológico de la humanidad. Todo lo demás es inadecuado y amenazador.
1. AMAZONIA:
EL TEMPLO DE LA BIODIVERSIDAD DEL PLANETA
La Amazonia continental comprende 6,5 millones de kilómetros cuadrados, que cubren dos quintas partes del área latino-americana (la mitad de Perú, un tercio de Colombia y gran parte de Bolivia, Venezuela, Guyana, Guayana francesa y Suriname) y tres quintos del área brasileña (3,5 millones de kilómetros cuadrados).
La cuenca del Amazonas se sitúa entre dos placas que representan las tierras más antiguas del planeta (Precámbrico, hace 600 millones de años): al norte la placa de las Guayanas y al sur la placa brasileña. Geológicamente el proto-Amazonas durante todo el Paleozoico (hace entre 550-230 millones de años) estaba sumergido y formaba un gigantesco golfo abierto hacia el Pacífico. América del Sur estaba aún unida a Africa. Durante todo el Mesozoico (entre 23 0-55 millones de años) fue tierra emergida, corriendo los ríos en el sentido contrario al de hoy, es decir, en dirección al Pacífico. Al final de esa era tiene lugar la separación de los continentes sudamericano y africano. En la era Cenozoica, al inicio del Terciario, hace
2. Cf. ‘Núcleo de Difuslo TecnolCUneta Hoje, 26 (1986), 92.
3. Un: paraíso perdido: reunido das ensa:os amazónicos, Vozes, Petrópolis, 1976, 15.

70 millones de años, comenzaron a elevarse los Andes y durante todo el Plioceno y Pleistoceno (5 millones72.000 años) bloquearon la salida de las aguas hacia el Pacífico. Toda la depresión amazónica quedó convertida en un paisaje inundado hasta que se encontró una salida al Atlántico, que es como se halla en la actualidad4.
. La región amazónica acoge el sistema fluvial de mayor masa hídrica del planeta, drenando más de 7 millones de kilómetros cuadrados de tierras. El río Amazonas, de acuerdo con las más recientes stiaCiOfleS, es el río más largo del mundo con su 7.100 km; mayor, por tanto que el MissisSiPi!Mjss0ufl (EE.UU.) y el Nilo (África). Sus fuentes se hallan en Perú, entre los montes Mismi (5.669 m) y Kcahuich (5.577 m), al sur de la ciudad de Cuzco y próximas al lago andino Titicaca. También es con mucho el más voluminoso, con un flujo medio de 200.000 metros cúbicos por segundo,l sólo aporta entre 1/5 y 1/6 de la masa de agua que todos los ríos de la Tierra vierten conjufltamte en los océanos y mares. El lecho principal del río tiene una anchura meia de 4-5 km, con una profundidad que varía entre los 100 m en Obidos y los 4 m en la desembocadura del Xingu. La caída del agua (gradiente del río) es diminuta: en los últimos 1.500 km sólo desciende 15 m, por lo tanto 1 cm/km. Pero contiene corrientes que fluyen a 0,5-2 m por segundo.
En la Amazonia se halla la mayor pluviselva tropical del planeta hasta el punto que el gran naturalista alemán del siglo xix Alexander von Humboldt (1769-1859) la denomifló Hileia (nombre griego para designar una región de selva en estado salvaje). El 30% de la reserva mundial de selvas latifoliadas se encuent@ ahí.
En la Amazonia se nos ofrece el mayor patrimonio genético. Los diversos tipos de floresta y de suelos que en ella existen (vega, tierra firme, igapó*, campiñas, caatinga**, cercado y manglar) abrigan una asombrosa biomasa: más de 60.000 especies de plantas, 2,5 millones de especies de artrópodos (insectos, arañas, ciempiés, etc.), 2.000 especiesde peces, más de 300 especies de mamíferos y utt.número inconmeurle de jcrQorgafliSmos. Como decía uno de nuestros mejores estudiosos de temas amazónicos, Eneas Salati: «En pocas hectáreas de la selva amazónica existe un número de especies de plantas y de insectos mayor que en toda la flora y fauna de Europa»5. Pero no nos debemos engañar: esta selva lujuriante es extremada
4. Cf. H. Sioli, Amazáflid. Funmeflto5 ecolog maior regtao de florestas tropicais, Voces, Petróp°115, 1985, 1 5-17.
Bosque pantano50 de la Amazonia. (N. del T.)
Selva de pequeña segetaCión (N. del T.)
5. L. Salati,Anmzó a: desen vol vimento, integraído, ecologia, ISrasIllense CNPO, Sao
Paulo, 1983; f. j.-i’. Leroy, Urna chama na AnwzóflVoces Fase, Petropolis, i99, 184 202;
II. Ril,eiro, Amazáflid urgente, ci»cO séculoS de histor e ecolog, Itatial.<, lSclo HoilzolStc,
1990, 53.

mente frágil, pues se yergue sobre uno de los suelos más pobres y lixiviados de la Tierra.
En la región amazónica precolombina vivían cerca de 2 millones de indígenas (según el historiador Pierre Chaunu había unos 8 0-100 millones de habitantes en toda Sudamérica y 5 millones en el Brasil). En el siglo xvi en varios grupos indígenas había cacicazgos, lo que representaba un nivel significativo de desarrollo, con una producción artesanal semejante, en ciertos aspectos, a la de las civilizaciones andinas y centroamericanas.
Habían alcanzado un gran arte de utilización de la selva, respetando su singularidad pero a la vez modificando el hábitat para estimular los vegetales útiles para los seres humanos. Las selvas de cipó, los conglomerados de castaños y palmeras, por ejemplo, y las famosas «tierras negras de los indios» nos remiten a ese trabajo civilizador de los indígenas al que ya hemos aludido en el capítulo 3. Ser humano y selva evolucionaron juntos en una profunda reciprocidad. Como dice el antropólogo Viveiros de Castro: «La Amazonia que vemos hoy es el resultado de siglos de intervención social, así como las sociedades que viven allí son el resultado de siglos de convivencia con la Amazonja»6 De este modo se acaba con la creencia del carácter salvaje de la selva y de su vacío civilizacional.
En el Brasil precabralino (antes de 1500, fecha de la llegada! invasión de Cabral) había cerca de 1.400 tribus, 60% de ellas en la región amazónica. Se hablaban lenguas pertenecientes a 40 troncos subdivididos en 94 familias diferentes, fenómeno fantástico (sólo un tronco como el indoeuropeo engloba leguas tan diversas como el sánscrito, el griego, el latín, el alemán y el eslavo) que llevó a la etnóloga Berta Riveiro a afirmar que «en ninguna otra parte de la Tierra se ha encontrado una variedad lingüística semejante a la observada en la América del Sur tropical»7. De los 5 millones de indígenas que había en 1.500 hoy sólo sobreviven 220.000, de los cuales cerca de 100.000 vivien actualmente en la región amazónica, distribuidos en 160 tribus.
El nombre Amazonas que se le ha dado al río se debe al fraile dominico Fray Gaspar de Carvajal. Acompañó como cronista al capitán español Francisco Orellana, considerado, desde la perspectiva de los europeos, el descubridor de la Amazonia. Entre 1541 y 1542 navegó durante ocho meses por el río, desde la desembocadura hasta las fuentes. El cronista vio mujeres corpulentas que le parecieron guerreras, lo que le recordó a las amazonas de la mitología antigua que se amputaban el pecho izquierdo para manejar mejor el arco y las flechas. A causa de ellas el río comenzó a ser llamado Amazonas.
6. «Sociedades indígenas e flatureza na amazónia,,: Tempo e Presen, 261 (1992), 26. Amazánza urgente..., cd., 75
1   ...   8   9   10   11   12   13   14   15   ...   28

similar:

IntroduccióN iconTaller com/manual-java/introduccion-java php >Introducción a Java...

IntroduccióN iconDibujo tecnico introducción al curso. Alfabeto de líneas. Letras...

IntroduccióN iconIntroducción a la Epistemología Introducción

IntroduccióN icon7 introducción al metabolismo. Enzimas 1 introducción al metabolismo

IntroduccióN iconIntroduccióN

IntroduccióN iconIntroducción

IntroduccióN iconIntroducción

IntroduccióN iconIntroducción

IntroduccióN iconI. Introducción

IntroduccióN iconIntroducción


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com