Movimiento negro y de contracultura en estados unidos en la década de los sesenta




descargar 89.8 Kb.
títuloMovimiento negro y de contracultura en estados unidos en la década de los sesenta
página1/4
fecha de publicación23.01.2016
tamaño89.8 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4






MOVIMIENTO NEGRO Y DE CONTRACULTURA EN ESTADOS UNIDOS EN LA DÉCADA DE LOS SESENTA.
MALCOM X
Existe una orga­nización que merece atención especial. Se trata de la Nación del Islam, conocida asimismo como el movimiento de los Black Muslims (Musulmanes Negros). La dirigió Elijah Mohammed, y su propuesta es absolutamente sepa­ratista y nacionalista. Resulta difícil profundizar en sus raí­ces, ya que, como su nombre indica, es de carácter religioso. Predica contra los «diablos blancos» en términos de exaltado racismo. En numerosos puntos de Norteamérica tiene gran influencia y abundancia de seguidores. El más célebre de sus miembros —vivos— fue Muhammad Ali, conocido en todo el mundo como Cassius Clay, el boxeador de peso pesado. Em­pero, es indudable que el más importante de los musulmanes negros fue Malcolm X (Little —pequeño—, de apellido), quien, a pesar de su eventual ruptura con la línea de la organización, parecía estar convirtiéndose en el negro más importante de Estados Unidos, hasta que fue asesinado en Harlem, el año de 1965. Cuando murió, Malcolm X tenía treinta y nueve años e indudablemente era el negro más destacado de la América de la posguerra. Sus opiniones e ideario están re­sumidos en uno de los más sorprendentes de entre los centenares de libros que sobre el tema negro-americano han aparecido desde la guerra. Se trata de la Autobiography of Malcolm X, obra debida a la pluma del escritor negro Alex Haley y realizada a base de las notas y apuntes procedentes de dilatadas y extensas conversaciones sostenidas con Mal­colm X.

Malcolm X era hijo de una familia numerosa, de escasos recursos económicos, radicada en el Norte. Desde pequeño sus actividades fueron cayendo dentro del campo de la delin­cuencia. El hurto y los estupefacientes constituyeron dos de los capítulos de su actividad, como lo son hoy día de tantos negros de Norteamérica. Poco después de concluir la guerra se le condenó a diez años de prisión. Fue en la cárcel donde comenzó a autoeducarse y a interesarse por la nación del Islam, que vio sus principios en Detroit y ahora radica en Chicago. A principios de 1952 se le libertó y comenzó su actividad en pro de los Musulmanes Negros. Pronto se con­virtió en «ministro» de la organización, siendo objeto de la mayor consideración por parte de Elijah Mohammed, convir­tiéndose en el «jefe de Estado Mayor» de la Iglesia islámica. Tras doce años de pertenencia al movimiento negro musul­mán (y habiendo efectuado varios viajes al Oriente Medio, incluyendo en sus itinerarios las ciudades santas de La Meca y Medina, así como el continente africano), rompió con Elijah y fundó la organización de Unidad Afro-Americana, de carácter no religioso y negro-nacionalista. En funciones de fundador de esta organización fue cuando se hizo famoso como orador revolucionario errante, centro de mil contro­versias.

«Quien pretenda seguirme y pertenecer a mi movimiento, debe estar preparado para ir a la cárcel, al hospital y al ce­menterio antes de poder considerarse realmente libre», de­claró.

En febrero de 1965 fue a parar al cementerio al conver­tirse en realidad los temores que acerca de su suerte expuso en un baile de Harlem. Se le enterró conforme a los ritos musulmanes. Uno de sus temas favoritos era el de los nexos entre la lucha de los negros norteamericanos y la de los negros africanos. Este y otros muchos temas fueron abor­dados por él con vigor inigualable, tanto en la televisión como en discursos pronunciados en muchas ciudades. Sus arengas iban dirigidas especialmente a la masa negra nor­teamericana, a los menos privilegiados de todos.

ENTREVISTA CON MALCOLM X

por Kenneth B. Clark

Malcolm X es un hombre puntual. Llegó a los estudios de televi­sión acompañado de dos de sus más próximos colaboradores a la hora exacta de nuestra cita. Tanto él como sus amigos vestían impecablemente, sin mostrar ningún signo que los identificara co­mo miembros de una secta especial o ministerio. El ministro Mal­colm X (insiste en que se le llame ministro) es un hombre alto y apuesto, a punto de cumplir cuarenta años. Posee sin duda una personalidad dominante; su poder resulta aún más evidente por­que contrasta con la estudiada deferencia que sus colaboradores le muestran. Es consciente de la impresión de poder que impone y hay que sospechar que no se permite ser demasiado casual en sus relaciones con los demás.

Aunque el ministro Malcolm X parece presumir por el hecho de no haber cursado sino la primaria, generalmente emplea un vocabulario y un tono de voz propios de cualquier persona de edu­cación superior. Se muestra feliz cuando se le hace notar esto, ex­plica que lee asiduamente desde que se unió al movimiento de Black Muslims. Su papel como orador principal de este movimiento en las regiones de Nueva York y Washington, nos dice, consiste en elevar el nivel del orgullo y el perfeccionamiento de sus seguidores.

Posiblemente en los últimos dos años, Malcolm X ha sido entre­vistado por la radio, la televisión y la prensa más que ningún otro dirigente negro. Consecuencia de esta cadena de entrevistas es la calma profesional que demuestra así como cierta habilidad para transmitir la cantidad de emoción, resentimiento e indignación que sean necesarios. Ciertamente no se saca de él una impresión de espontaneidad. Por el contrario, se tiene la sensación de que el ministro Malcolm se ha anticipado a todas las preguntas y lleva preparada la contestación correspondiente, una respuesta adecuada a la postura general del movimiento de los Black Muslims, tal como la ha definido el honorable Elijah Muhammad.

Comenzamos la entrevista con algunas preguntas sobre la niñez de Malcolm X:

Nací en Omaha, Nebraska, el año 1925, un período en que el Ku Klux Klan era bastante fuerte en esa región, y pasé buena parte de mi infancia en Michigan. Allí fui a la escuela.

¿En qué parte de Michigan?

En Lansing. Allí fui a la escuela, hasta llegar al octavo gra­do. Luego salí de allí para vivir en Boston y en Nueva York.

¿Viajó usted con su familia de Michigan a Omaha y luego a. Boston?

Sí. Cuando nací. . . poco después de haber nacido, el Ku Klux Klan envió un ultimátum a mi padre, a mis padres, un ultimátum, amenazándolos si se quedaban allí, por eso abandonaron el lugar y se fueron a. ..

¿Cuál era el contenido de ese ultimátum?

Mi padre era partidario de Garvey, y en aquellos tiempos, usted lo sabe, no era bien visto que un negro hablara demasiado o se apartara del modelo que se tenía generalmente como la ima­gen correcta que los negros debían asumir o reflejar.

De todo lo que he leído sobre usted, ésta es la primera vez que me entero de que su padre era partidario de Garvey. Pero, ¿era en realidad un portavoz del nacionalismo negro durante los veintes?

Era garveysta y a la vez ministro, ministro bautista. Usted sabe como eran aquellos días y como siguen siendo/lo único que ha cambiado es el método, pero todavía existen las mismas cosas: dondequiera que surgía un orador negro se le consideraba un de­mente o un tipo peligroso. El departamento de policía y varias ramas de la ley estaban ligadas con los elementos del Klan, así que el Klan tenía el respaldo de la policía y generalmente la policía tenía el respaldo del Klan, tal como también acontece ahora.

Así que su padre se vio obligado, fue forzado. ..

Sí, quemaron la casa en que vivíamos en Omaha, pienso que esto ocurrió en 1925, y nos cambiamos a Lansing, Michigan, allí se repitió la misma experiencia. Entonces vivíamos en una comu­nidad integrada, dicho sea de paso. Eso prueba que entonces los blancos estaban en contra de la integración del mismo modo que lo están ahora. Hoy día tienen la astucia de decir que la aceptan pero hacen hasta lo imposible para impedir la integración. Así que nos mudamos a Michigan y allí volvió a repetirse la misma historia: nos quemaron la casa. El era —como ya le he dicho— un clérigo, un cristiano; y fueron cristianos los que quemaron la casa en ambos lugares, la gente que predica, usted sabe, tolerancia religiosa, hermandad y todo eso.

¿Comenzó sus estudios en Michigan?

Sí.

¿Cuánto tiempo estuvo en Michigan?

Pienso que terminé el octavo grado mientras aún estaba en Michigan.

¿Adonde se dirigió después?

A Boston.

¿Hizo estudios de bachiller en Boston?

No, no estudié el bachillerato.

¿Nunca asistió usted al bachillerato?

Sólo llegué al octavo grado.

¡Eso es extraordinario!

Todo lo que he aprendido después del octavo grado se lo debo a Elijah Muhammad. El ha sido mi maestro y pienso que ha sido mejor maestro que cualquiera de los que hubiera podido yo tener, de haber seguido en la escuela.

¿Cómo conoció usted a Elijah Muhammad?

Estaba yo... cuando estaba yo en la cárcel, en 1947, oí ha­blar de sus enseñanzas, de su mensaje religioso. En aquel tiempo yo era otro. Había pasado del cristianismo al agnosticismo y luego al ateísmo.

¿Fueron aquellas primeras experiencias de Nebraska y Michi­gan, donde según nos dice, los cristianos incendiaron la casa de su padre, que era ministro cristiano, fueron esas experiencias, las que determinaron su alejamiento del cristianismo?

No, no fue eso, porque a pesar de esas experiencias, yo, como ya he dicho, llevaba una vida de completa integración. A pesar de todas las experiencias por las que he pasado —mi padre pos­teriormente fue asesinado por blancos— pienso que había algunas buenas personas blancas; al menos aquellos con los que estaba relacionado, sabe usted, se supone que eran diferentes. Allí no tuve ninguna experiencia que pudiese abrirme los ojos; hasta la fecha en que fui a dar a la cárcel viví integrado en una sociedad de blancos y pensaba que algunos de ellos eran buenas personas.

¿Se trataba de una prisión integracionista?

Era una prisión integrada en cuanto a los prisioneros, pero sus funcionarios eran blancos. En general es así en cualquier si­tuación, aunque se supone que está basada en la integración. La integración funciona en los niveles más bajos, pero en el nivel administrativo o ejecutivo sólo se encuentran blancos.

¿Cuánto tiempo estuvo en la cárcel?

Unos siete meses.

Usted estuvo en una cárcel de Boston. ¿Fue allí donde entró en contacto con...?

Mi familia se convirtió al islamismo; aceptó la religión del Islam., y uno de ellos que había gastado bastante tiempo, una cantidad enorme de tiempo, callejeando conmigo por Nueva York. aquí en Harlem, tuvo una revelación de la religión del Islam. La aceptó y le produjo un cambio enorme. Entonces me escribió contándome todo. Bueno, yo había abandonado el cristianismo por completo. Mientras estaba en la cárcel, como tenía mucho tiempo para pensar, podía ver la hipocresía del cristianismo. Pero antes de entrar en la cárcel ya era ateo y podía ver la hipocre­sía del cristianismo. La mayor parte de mis compañeros eran blan­cos, judíos o cristianos, y en ambos lados vi hipocresía. Ninguno de ellos practicaba realmente lo que predicaba.

Ministro Malcolm. ..

Excúseme, pero no obstante haber advertido esto, mi propia fuerza intelectual era tan pequeña, tan escasa, que ni siquiera es­taba en situación de ver realmente o de llegar a alguna conclu­sión referente a toda esa hipocresía, hasta que estuve en un lugar donde tenía tiempo para pensar, donde pude aprender algo so­bre la religión del Islam. Entonces recapacité y pensé en todas las experiencias y cosas que había oído hasta entonces, las dis­cusiones que había tenido con los blancos. Todas las cosas habían llegado al punto que Muhammad pudo mostrarme la realidad.

Ya veo.

Fue él quien me hizo ver las cosas, quien me permitió colo­car cada cosa en su sitio y pude decir que esto era esto; desde entonces no he encontrado a nadie capaz de darme una respuesta más convincente o de mayor peso que las que encontré en el ho­norable Elijah Muhammad.

Quisiera que hablásemos un poco de su vida en la cárcel. ¿Cuál fue el motivo por el que usted. . .?

El crimen. Yo no vivía ordenadamente. Fui a la cárcel por lo que había hecho y la razón de que no dude ni titubee al se­ñalar el hecho de que estuve en prisión, se debe a que creo fir­memente que ha sido la sociedad cristiana, como ustedes la lla­man, la sociedad judaico-cristiana, la que ha creado todos los factores que llevan a tantos negros a la cárcel. Y cuando esos ti­pos van a dar con sus huesos en prisión no hay nada en el sis­tema que les permita rehabilitarse. No hay nada en el sistema para reformarlos. Todo lo que hay es un terreno de cultivo para un tipo cada vez más profesional del crimen, especialmente entre los negros. "Desde que vi y experimenté, la renuencia de parte de los penalistas y de las autoridades carcelarias para reformar a los hombres, y aun experimenté y advertí que cuando el llamado negro trata de reformarse en las prisiones y de convertirse en un hombre mejor, las autoridades de la cárcel están más en contra de ese hombre de lo que estaban anteriormente, cuando éste tenía una actitud completamente delictuosa. Ahí nuevamente se ve la hipo­cresía. No sólo la sociedad cristiana es en sí misma una hipocresía religiosa, sino que el sistema judicial es una hipocresía. Todo es hipocresía. Muhammad apareció con su evangelio religioso e in­trodujo la religión del Islam y mostró la honradez del Islam, mos­tró la justicia del Islam, la libertad del Islam. Por eso, natural­mente, al comparar las dos religiones, el cristianismo se eliminaba por sí mismo y todo lo que tuve que hacer fue aceptar la religión del Islam. Ahora sé lo que ha hecho de mí como persona.
Martin luther king, jr.
El líder de la no violencia a favor de los derechos civiles de la minoría negra norteamericana, el hombre que muere por un sueño, nace en Atlanta, Georgia, el 15 de enero de 1929. Su padre, al igual que su abuelo materno, es ministro bautista. Por tanto, no es nada extraño que Martin Luther sea llamado por la misma vocación, lo que sucede el último año que pasa en el Morehouse College de Atlanta, del que se gradúa en 1948, tras cuatro años de estudios y dudando durante los tres primeros si dedicarse al derecho o a la medicina. Pocos años después, egresa como el primero de su promoción del Crozer Theolo-gical Seminary de Pennsylvania, y obtiene en 1955 su título de Doctor en Teología por la Universidad de Boston. Los años en Crozer marcan su destino y el de la nación norteamericana; descubre la obra de Mahatma Gandhi y determina que la vía apropiada para alcanzar la igualdad de derechos para los negros es la no violencia. La ciudad de Boston también deja una importante huella en su vida, ya que es allí donde conoce a Coretta Scott, una estudiante de música que en 1953 se convertirá en su esposa y será la madre de sus cuatro hijos.

Su primer ministerio lo ejerce en Montgomery, Alabama, en la iglesia bautista de Dexter Avenue, antes de recibir el doctorado. El año siguiente a su llegada, el primero de diciembre de 1955, una mujer llamada Rosa Parks se niega a ceder su asiento a un pasajero blanco y se le arresta por infracción de las disposiciones de la ciudad. Este es el primer acto en contra de la segregación racial. El grupo que se organiza para luchar a favor de los derechos civiles de los negros, el Montgome­ry Improvements Associatíon, cuyo primer objetivo es abolir la segre­gación en los medios de transporte, elige como líder del movimiento a Martin Luther King.
  1   2   3   4

similar:

Movimiento negro y de contracultura en estados unidos en la década de los sesenta iconDecreto promulgatorio del Tratado de Libre Comercio entre los Estados...

Movimiento negro y de contracultura en estados unidos en la década de los sesenta iconBajo las reservas permanente y transitoria de los tratados de libre...

Movimiento negro y de contracultura en estados unidos en la década de los sesenta iconTabla de las preferencias arancelarias porcentuales que otorgan los...

Movimiento negro y de contracultura en estados unidos en la década de los sesenta iconResumen los entrenadores de gimnasia y los administradores en los...

Movimiento negro y de contracultura en estados unidos en la década de los sesenta iconTabla de preferencias arancelarias porcentuales, que otorgan los...

Movimiento negro y de contracultura en estados unidos en la década de los sesenta iconSegunda seccion secretaria de relaciones exteriores decreto de promulgación...

Movimiento negro y de contracultura en estados unidos en la década de los sesenta iconDecreto para la aplicación del Decimoquinto Protocolo Adicional al...

Movimiento negro y de contracultura en estados unidos en la década de los sesenta iconDecreto para la aplicación del Decimoquinto Protocolo Adicional al...

Movimiento negro y de contracultura en estados unidos en la década de los sesenta icon1833-1896) químico, inventor y filántropo sueco nacido en Estocolmo....

Movimiento negro y de contracultura en estados unidos en la década de los sesenta iconEstados Unidos Mexicanos


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com