Es la capacidad de un sistema para producir trabajo. A pesar de ser un fenómeno único, puede manifestarse bajo diferentes formas mecánica, eléctrica




descargar 77.39 Kb.
títuloEs la capacidad de un sistema para producir trabajo. A pesar de ser un fenómeno único, puede manifestarse bajo diferentes formas mecánica, eléctrica
página1/3
fecha de publicación30.01.2016
tamaño77.39 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3
LA ENERGIA

Es la capacidad de un sistema para producir trabajo. A pesar de ser un fenómeno único, puede manifestarse bajo diferentes formas (mecánica, eléctrica, calorífica...) que pueden a su vez ser transformadas aunque la cantidad total de energía del sistema permanece invariable (Principio de conservación de la energía1). Durante miles de años, el hombre sólo conoció la energía muscular que podía obtener de sus brazos y de la fuerza de los animales. Posteriormente utilizó otros tipos de energía como la hidráulica (molino de agua desde el S. V ) o la fuerza del viento (molinos s.XII). Sin embargo, el único combustible conocido era la madera. La utilización del carbón como fuente de energía y su aplicación en la maquina de vapor aceleraron el proceso de la Revolución Industrial en el S. XIX. Con el paso del tiempo se descubrieron nuevas fuentes de energía y el carbón perdió su primacía; hoy sólo representa el 26% del total y su puesto ha sido ocupado por el petróleo y el gas con el 50%. La energía nuclear aporta el 4% y el 21% restante se reparte entre la energía hidráulica, solar, eólica...etc. No obstante en los países donde el desarrollo industrial es escaso continúan utilizándose las fuentes de energía tradicionales.

El consumo de energía es un auténtico termómetro para medir el grado de industrialización de un país. Indices bajos suponen una industria poco desarrollada y a la inversa un consumo per capita elevado es síntoma de desarrollo industrial. Desde 1850 el consumo mundial se ha multiplicado por 25, en tanto que el consumo individual lo ha hecho por 4'8 entre 1900-1980 (2% anual). Las previsiones hacia el futuro pronostican un descenso en el consumo del petróleo, un aumento del carbón y el gas así como un aumento significativo de la participación de las llamadas "nuevas energías”. El futuro de la energía nuclear dependerá en gran medida de decisiones políticas, de la solución del problema de los residuos y de los avances en el campo de la "fusión fría” que hoy parece lejana. Las previsiones apuntan también a un descenso del consumo global en las primeras décadas del S. XXI paralelo al previsible descenso de población en los países desarrollados como consecuencia del descenso de la natalidad. En la actualidad el consumo mundial se cifra en unos 20.000 millones de TEC anuales (toneladas equivalentes de carbón).

EL CARBON

Es una roca sedimentaria compuesta esencialmente por restos vegetales, sedimentados en un medio acuoso, sin presencia de aire pero sí de otros compuestos inorgánicos (arcillas y arenas). El proceso de carbonización depende de la naturaleza y porcentaje de los componentes (colinita, telinita, fusinita etc.) y del tiempo transcurrido. El grado de carbonización recibe el nombre de "Rango del carbón” (1/antracita, 2/hulla, 3/1ignito, 4/turba) (de mayor a menor poder calorífico). Los yacimientos necesitan el aporte de enormes cantidades de depósitos vegetales que sólo se han producido en contados momentos de la historia geológica y paleoclimática de la tierra. Los carbones más antiguos (antracita y hulla) se formaron en la Era primaria período carbonífero, (ca. 600 millones de años); los lignitos en la Era terciaria y las turbas en la cuaternaria. Los principales yacimientos se encuentran en los EEUU (Pensilvania, Apalaches, Iowa, Arkansas, Texas...); en Rusia (Cuencas de Moscú, del Donetz y de los Urales) y en Europa occ. (Inglaterra y Gales, Ruhr Silesia y Sarre en Alemania, Valenciennes en Francia y Limburgo en Holanda y Bélgica). En España las cuencas más importantes están en Asturias (Sinclinal Westfaliense) con ramificaciones en León y Palencia. Un segundo núcleo se encuentra en Sierra Morena (Puertollano, Petarroya-Belmez...). Los lignitos se encuentran rellenando fosas terciarias como en Puentes o Meirama (La Coruña). Los principales sectores consumidores son la siderurgia, las centrales termoeléctricas, la industria química y la calefacción, aunque ha perdido la primacía que tuvo, como fuente de energía, durante la Revolución Industrial, continua proporcionando el 26% de toda la energía que se consume en el mundo y su futuro es prometedor ya que existen reservas para más de un milenio permaneciendo, constante el consumo actual. La explotación se realiza en minas (muy dificultosa y con grandes peligros) o bien a cielo abierto como los lignitos y algunos yacimientos de Antracita (Pennsylvania USA). Actualmente se experimentan técnicas de licuefación y de gasificación subterránea del carbón que permitirá la explotación de yacimientos que no son rentables con las técnicas tradicionales. La producción mundial en la actualidad es de aproximadamente 4500 millones de toneladas; 3500 de hullas y antracitas y 1000 de lignitos y turbas. Los EEUU y la antigua URSS producen cada uno el 25% del total y Europa occidental el 18%.
Petróleo y gas natural

El petróleo es un líquido oleoso bituminoso de origen natural compuesto por diferentes sustancias orgánicas. Se encuentra en grandes cantidades bajo la superficie terrestre y se emplea como combustible y materia prima para la industria química. El petróleo se formó bajo la superficie terrestre por la descomposición de organismos marinos y, en menor medida, de organismos terrestres arrastrados al mar por los ríos o los de plantas que crecen en los fondos marinos. Estos depósitos, ricos en materiales orgánicos, se convierten en rocas generadoras de crudo. El proceso comenzó hace muchos millones de años, cuando surgieron los organismos vivos en grandes cantidades, y continúa hasta el presente. Los sedimentos se van haciendo más espesos y se hunden en el suelo marino bajo su propio peso. A medida que van acumulándose depósitos adicionales, la presión sobre los situados más abajo se multiplica por varios miles, y la temperatura aumenta en varios cientos de grados. El cieno y la arena se endurecen y se convierten en esquistos y arenisca; los carbonatos precipitados y los restos de caparazones se convierten en caliza, y los tejidos blandos de los organismos muertos se transforman en petróleo y gas natural.

Una vez formado el petróleo, éste fluye hacia arriba (migra) a través de los poros microscópicos de los sedimentos situados por encima. Con frecuencia acaban encontrando un esquisto impermeable o una capa de roca densa (roca almacén) y el petróleo queda atrapado, formando un depósito.

El petróleo crudo y el gas natural se encuentran en cantidades comerciales en cuencas sedimentarias situadas en más de 50 países de todos los continentes. Los mayores yacimientos se encuentran en Oriente Próximo, donde se hallan más de la mitad de las reservas conocidas de crudo y casi una tercera parte de las reservas conocidas de gas natural. Otros yacimientos importantes son los del golfo de Méjico (Méjico, sur de los EEUU, Colombia y Venezuela) y los rusos del Mar Caspio y Siberia.

Los geólogos y otros científicos han desarrollado técnicas que indican la posibilidad de que exista petróleo o gas en las profundidades. Estas técnicas incluyen la fotografía aérea de determinados rasgos superficiales, el análisis de la desviación de ondas de choque por las capas geológicas y la medida de los campos gravitatorio y magnético. Sin embargo, el único método para confirmar la existencia de petróleo o gas es perforar un pozo que llegue hasta el yacimiento. En muchos casos, las compañías petroleras gastan millones de dólares en perforar pozos en zonas prometedoras y se encuentran con que los pozos están secos. Durante mucho tiempo, la inmensa mayoría de los pozos se perforaban en tierra firme. Después de la II Guerra Mundial se empezaron a realizar perforaciones en aguas poco profundas desde plataformas sostenidas por pilotes apoyados en el fondo del mar. Posteriormente se desarrollaron plataformas flotantes capaces de perforar en aguas de 1.000 metros o más de profundidad. Se han encontrado importantes yacimientos de petróleo y gas en el mar: en Estados Unidos (sobre todo en el golfo de Florida), en Europa, sobre todo en el mar del Norte, en Rusia (en el mar de Barents y el mar de Kara) y en las costas de Brasil. Es probable que la mayoría de los descubrimientos importantes de petróleo del futuro se produzcan en el mar.

El petróleo crudo se transporta a las refinerías mediante oleoductos, barcazas o gigantescos petroleros oceánicos. Las refinerías contienen una serie de unidades de procesado que separan los distintos componentes del crudo calentándolos a diferentes temperaturas, modificándolos químicamente y mezclándolos para fabricar los productos finales, sobre todo gasolina, queroseno, gasoil, combustible para aviones de reacción, gasóleo de calefacción, aceite pesado, lubricantes y materias primas para las plantas petroquímicas.

El gas natural se suele transportar por gasoductos hasta los consumidores, que lo utilizan como combustible o, en ocasiones, para fabricar productos petroquímicos. Puede licuarse a temperaturas muy bajas y transportarse en buques especiales; este método es mucho más costoso que transportar petróleo en un petrolero. El petróleo y el gas natural compiten en numerosos mercados, especialmente el de la calefacción de viviendas, oficinas, fábricas y procesos industriales.

Problemas de contaminación

En sus orígenes la industria petrolera generaba una contaminación medioambiental considerable. A lo largo de los años, bajo la doble influencia de los avances tecnológicos y el endurecimiento de las normas, se ha ido haciendo mucho más limpia. Los vertidos de las refinerías han disminuido mucho y aunque siguen produciéndose explosiones en los pozos son relativamente infrecuentes gracias a las mejoras tecnológicas. Sin embargo, resulta más difícil vigilar la situación en los mares. Los petroleros oceánicos siguen siendo una fuente importante de vertidos de petróleo.

Otra fuente de contaminación relacionada con la industria petrolera es el azufre que contiene el crudo. Las reglamentaciones de los gobiernos nacionales y locales restringen la cantidad de dióxido de azufre que pueden emitir las fábricas y centrales térmicas. Sin embargo, como la eliminación del azufre resulta cara, las normas todavía permiten que se emita a la atmósfera algo de dióxido de azufre. El gas natural es mucho más limpio que el petróleo. Como es gaseoso a temperatura ambiente, no contamina los ríos y los océanos. Además, como suele contener poco azufre, se quema de forma limpia.

Aunque hacía siglos que el petróleo se empleaba en campos tan diferentes como la medicina o la construcción, la moderna era del petróleo empezó con la perforación de un pozo comercial en Pennsylvania (Estados Unidos), en 1859. La industria petrolera estadounidense creció rápidamente, y surgieron numerosas refinerías para fabricar productos derivados del petróleo crudo. Las compañías petroleras empezaron a exportar su principal producto, el queroseno —empleado para iluminación—, a todas las zonas del mundo. El desarrollo del motor de combustión interna y del automóvil creó un enorme mercado nuevo para otro derivado importante, la gasolina. Un tercer producto, el gasóleo de calefacción, empezó a sustituir al carbón en muchos mercados energéticos.

Las compañías petroleras, la mayoría estadounidenses, encontraron inicialmente reservas de crudo mucho mayores en Estados Unidos que en otros países. Esto hizo que las compañías petroleras de otros países —sobre todo Gran Bretaña, Países Bajos y Francia— empezaran a buscar petróleo en muchas partes del mundo, especialmente en Oriente Próximo. Los británicos iniciaron la producción del primer campo petrolífero en esa zona (concretamente en Irán) justo antes de la I Guerra Mundial.

A lo largo de las tres décadas siguientes, con el apoyo ocasional del gobierno federal de Estados Unidos, las compañías petroleras de ese país se expandieron con enorme éxito por el resto del mundo. En 1955, las cinco principales empresas de petróleo de Estados Unidos producían dos tercios del petróleo del mercado mundial (sin incluir América del Norte y el bloque soviético). Dos compañías británicas producían casi un tercio, mientras que los franceses sólo producían una quincuagésima parte. Las siete principales compañías estadounidenses y británicas proporcionaban al mundo cantidades cada vez mayores de petróleo barato procedente de las enormes reservas de Oriente Próximo. El precio internacional era aproximadamente de un dólar por barril.

Formación de la OPEP

Dos grupos de acontecimientos simultáneos transformaron ese suministro seguro de petróleo barato en un suministro inseguro de petróleo caro. En 1960, indignados por los recortes de precios unilaterales llevados a cabo por las siete grandes compañías petroleras, los gobiernos de los principales países exportadores de petróleo —Venezuela y cuatro países del Golfo Pérsico— formaron la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para intentar evitar mayores recortes en el precio que recibían por su petróleo. Lo consiguieron, pero durante una década no lograron subir los precios. Entretanto, el aumento del consumo de petróleo, sobre todo en Europa y Japón, donde el petróleo desplazó al carbón como fuente primaria de energía, provocó una enorme expansión de la demanda de productos del petróleo.

La crisis del petróleo

El año 1973 marcó el final de la era del petróleo seguro y barato. En octubre, como resultado de la guerra entre árabes e israelíes, los países árabes productores de petróleo recortaron su producción y embargaron el suministro de crudo a Estados Unidos y los Países Bajos. Aunque el recorte árabe representaba una pérdida de menos del 7% del suministro mundial, provocó el pánico de las compañías petroleras, los consumidores, los operadores del petróleo y algunos gobiernos. Cuando unos pocos países productores comenzaron a subastar parte de su crudo se produjo una puja desenfrenada que alentó a los países de la OPEP, que por entonces eran ya 13, a subir el precio de todo su petróleo a niveles hasta 8 veces superiores a los precios de pocos años antes. El panorama petrolero mundial se calmó gradualmente, ya que la recesión económica mundial provocada por el aumento de los precios del petróleo recortó la demanda de crudo. Entretanto, la mayoría de los gobiernos de la OPEP se hicieron con la propiedad de los campos petrolíferos situados en sus países.

En 1978 comenzó una segunda crisis del petróleo cuando, como resultado de la revolución que acabó destronando al Sha de Irán, la producción y exportación iraní de petróleo cayeron hasta niveles casi nulos. Como Irán había sido un gran exportador, el pánico volvió a cundir entre los consumidores. Una repetición de los acontecimientos de 1973, incluidas las pujas desorbitadas, volvió a provocar la subida de los precios de crudo durante 1979. El estallido de la guerra entre Irán e Irak en 1980 dio un nuevo impulso a los precios del petróleo. A finales de 1980 el precio del crudo era 19 veces superior al de 1970.

Los elevados precios del petróleo volvieron a provocar una recesión económica mundial y dieron un fuerte impulso a la conservación de energía; a medida que se reducía la demanda de petróleo y aumentaba la oferta, el mercado del petróleo se fue debilitando. El crecimiento significativo en la oferta de petróleo procedente de países ajenos a la OPEP, como México, Brasil, Egipto, China, la India o los países del mar del Norte, hizo que los precios del crudo cayeran aún más. En 1989, la producción soviética alcanzó los 11,42 millones de barriles diarios y supuso el 19,2% de la producción mundial de aquel año.

A pesar de que los precios internacionales del petróleo se han mantenido bajos desde 1986 a 2001, la preocupación por posibles trastornos en el suministro ha seguido siendo el foco de la política energética de los países industrializados. Las subidas a corto plazo que tuvieron lugar tras la invasión iraquí de Kuwait reforzaron esa preocupación. Debido a sus grandes reservas, Oriente Próximo seguirá siendo la principal fuente de petróleo en el futuro previsible. Actualmente (2002-2005) se ha producido una notable escalada de los precios (65 dólares barril en agosto de 2005) pero el impacto de la subida en la economía mundial no ha sido, en principio, muy acusado ya que no se depende tanto del petróleo y en realidad, descontada la inflación, el precio está más bajo que en 1973.
  1   2   3

similar:

Es la capacidad de un sistema para producir trabajo. A pesar de ser un fenómeno único, puede manifestarse bajo diferentes formas mecánica, eléctrica iconEste sistema provee la energía eléctrica necesaria para producir...

Es la capacidad de un sistema para producir trabajo. A pesar de ser un fenómeno único, puede manifestarse bajo diferentes formas mecánica, eléctrica iconEs el sistema de aprovechamiento de la energía del sol para producir...

Es la capacidad de un sistema para producir trabajo. A pesar de ser un fenómeno único, puede manifestarse bajo diferentes formas mecánica, eléctrica iconLa relación perversa puede ser constitutiva de una pareja, ya que...
«psicoterror», durante cerca de una década y en varios grupos profesionales. 7 Actualmente, en muchos países, los sindicatos, los...

Es la capacidad de un sistema para producir trabajo. A pesar de ser un fenómeno único, puede manifestarse bajo diferentes formas mecánica, eléctrica iconContemporáneo puede ser la dieta alta en proteínas y grasas, lo que...

Es la capacidad de un sistema para producir trabajo. A pesar de ser un fenómeno único, puede manifestarse bajo diferentes formas mecánica, eléctrica iconContemporáneo puede ser la dieta alta en proteínas y grasas, lo que...

Es la capacidad de un sistema para producir trabajo. A pesar de ser un fenómeno único, puede manifestarse bajo diferentes formas mecánica, eléctrica iconEs una sustancia cuya principal característica es la capacidad de...

Es la capacidad de un sistema para producir trabajo. A pesar de ser un fenómeno único, puede manifestarse bajo diferentes formas mecánica, eléctrica iconResumen Con capacidad de desarrollar y afrontar cualquier contingencia...

Es la capacidad de un sistema para producir trabajo. A pesar de ser un fenómeno único, puede manifestarse bajo diferentes formas mecánica, eléctrica iconExisten dos métodos diferentes por los cuales la fundición a la arena...

Es la capacidad de un sistema para producir trabajo. A pesar de ser un fenómeno único, puede manifestarse bajo diferentes formas mecánica, eléctrica iconCrear una empresa puede ser una oportunidad para incorporarse al...

Es la capacidad de un sistema para producir trabajo. A pesar de ser un fenómeno único, puede manifestarse bajo diferentes formas mecánica, eléctrica iconEurologos Group. Translating and publishing where the languages are spoken
«glocales» -le gusta precisar- es decir, globales y locales al mismo tiempo. Bajo la premisa «hay que producir una lengua allí donde...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com