Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho.




descargar 492.68 Kb.
títuloManual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho.
página2/10
fecha de publicación03.02.2016
tamaño492.68 Kb.
tipoManual
med.se-todo.com > Derecho > Manual
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10
La visualización
Visualizar es utilizar la imaginación para lograr el resultado deseado. Dicho de forma más simple, uno ve lo que desea que suceda, antes de que ocurra en realidad.

Por ejemplo, si lo que quieres es otro lugar donde vivir, imagínate la casa o el apartamento que deseas, de la forma más detallada posible. Velo como si ya fuera de verdad. Afirma que te lo mereces. Mírate dentro de tu nuevo hogar, ocupándote de tu rutina cotidiana. Imagínatelo con toda la claridad que puedas, en la seguridad de que no hay maneras equivocadas de visualizar. Practica con frecuencia tu visualización, dejando todos los resultados a cargo de la Mente Universal, pidiéndolos para tu mayor bien. Combinada con las afirmaciones positivas, la visualización es un instrumento poderosísimo.
El merecimiento
A veces no hacemos ningún esfuerzo por crearnos una vida mejor porque creemos que no nos la merecemos. Esta creencia puede remontarse a las primeras experiencias de nuestra infancia, quizás a los comienzos del aprendizaje del control de esfínteres. O tal vez nos dijeron que no podíamos tener lo que queríamos si no nos terminábamos la comida, o no limpiábamos nuestra habitación o no guardábamos los juguetes. Puede ser que estemos tratando de actuar según la opinión o las ideas de otra persona, que no tienen nada que ver con nuestra propia realidad.

El hecho de tener algo bueno no tiene nada que ver con el merecimiento. Lo que lo obstaculiza es nuestra falta de disposición para aceptarlo. Date permiso para aceptar lo bueno, independientemente de que te parezca que no te lo mereces.
EJERCICIO: El merecimiento
Responde lo mejor posible a las siguientes preguntas. Te ayudarán a entender el poder del merecimiento.
1. ¿Qué es lo que quieres y no tienes?

Responde de forma clara y específica.
2. ¿Qué leyes o reglas había en tu casa en cuanto al merecimiento?

¿Qué te decían? ¿«No te lo mereces»? ¿O: «Te mereces un buen mano-tazo»? Tus padres, ¿se sentían merecedores? ¿Siempre tenías que ganar-te algo para merecerlo? ¿Conseguías ganártelo? ¿Te privaban de cosas cuando hacías algo mal?
3. ¿Te sientes merecedor?

¿Cuál es la imagen que se te ocurre? ¿«Más adelante, cuando me lo gane»? ¿«Primero tengo que esforzarme»? ¿Sientes que sirves para algo?

¿Llegarás alguna vez a servir para algo?
4. ¿Mereces vivir?

¿Por qué? ¿Por qué no? ¿Te dijeron alguna vez que te merecías la muerte?

En caso afirmativo, ¿formaba parte esta afirmación de tu educación religiosa?


5. ¿Para qué tienes que vivir?

¿Cuál es el propósito de tu vida? ¿Qué significado te has creado?


6. ¿Qué es lo que te mereces?
«Me merezco el amor y el júbilo y todo lo que es bueno.» ¿O en lo pro-fundo de ti mismo sientes que no te mereces nada? ¿Por qué? ¿De dónde proviene el mensaje? ¿Estás dispuesto a desoírlo? ¿Por qué otra cosa vas a reemplazarlo? Recuerda que todo son pensamientos, y que los pensamien-tos se pueden cambiar.

Ya puedes ver que el poder personal se ve afectado por la forma en que percibimos nuestro merecimiento. Practica con el «tratamiento de merecimiento» que te propongo a continuación. En pocas palabras, los tratamientos son enunciados positivos que se hacen en cualquier situación dada para establecer nuevas pautas de pensamiento y disolver las antiguas.
TRATAMIENTO DE MERECIMIENTO
Soy digno y merecedor de todo lo bueno. No sólo de algo, de un poquito, sino de todo lo bueno. Ahora estoy superando todos los pensamientos negativos que me limitan.

Me libero de las limitaciones impuestas por mis padres.

Los amo, y puedo ir más allá de ellos. No respondo a sus opiniones negativas ni a sus creencias restrictivas. No estoy atado por ninguno de los miedos ni de los prejuicios de la sociedad en que vivo.

Ya no me identifico con ningún tipo de limitación.

En mi mente gozo de una libertad total.

Penetro ahora en un nuevo espacio de conciencia, donde estoy dispuesto a verme a mí mismo de una manera diferente.

Estoy dispuesto a crear ideas nuevas respecto de mí mismo y de mí vida. Mi nueva manera de pensar se expresa en experiencias nuevas.

Ahora sé y afirmo que soy una y la misma cosa con el Próspero Poder del Universo.

Por eso, ahora prospero de múltiples maneras. La totalidad de las posibilidades se abre ante mí.

Me merezco la vida, una vida buena.

Me merezco el amor: abundancia de amor.

Me merezco tener buena salud.

Me merezco vivir cómodamente y prosperar.

Me merezco la libertad de ser todo aquello que soy capaz de ser.

Me merezco más que eso: me merezco todo lo bueno.

El Universo está más que dispuesto a manifestar mis nuevas creencias, y yo acepto esta abundancia de vida con júbilo, placer y gratitud. Porque me la merezco, la acepto, y sé que es verdad.
2

¿Quién eres?

¿Qué crees?
«Me veo a mí mismo con los ojos del amor y estoy a salvo.»
Me gustaría que en esta sección nos mirásemos a nosotros mismos y observáramos nuestras creencias. Todos tenemos muchas creencias positivas, y queremos continuar reforzándolas. Pero también tenemos muchas creencias negativas, que siguen contribuyendo a crearnos experiencias desagradables. Es imposible que cambiemos las creencias que nos limitan si no sabemos cuáles son. Mira esta lista de palabras y escribe qué significado tienen para ti. Si crees, por ejemplo, que:

LOS HOMBRES. . .
Los hombres son fuertes.

Los hombres son unos mandones.

Los hombres son listos.
LAS MUJERES...
A las mujeres les pagan menos.

Las mujeres tienen que limpiar la casa.

Las mujeres son delicadas y tiernas.

EL AMOR...
El amor no sirve para nada.

Me encanta que me amen.

El amor significa pérdida y sufrimiento.
EL SEXO...
El sexo es divertido.

Sólo acepto el sexo dentro del matrimonio.

El sexo es doloroso.
EL TRABAJO...
El trabajo es aburrido.

Los jefes son unos canallas.

Hay gente que tiene un buen trabajo.
EL DINERO...
Nunca tengo suficiente dinero.

El dinero me da miedo.

El dinero se ha hecho para gastarlo.
EL ÉXITO...
El éxito está fuera de mi alcance.

Sólo los ricos tienen éxito.

Puedo tener éxito en cosas sin importancia.
EL FRACASO...
Soy un fracaso cuando me equivoco.

Si fracaso es porque hice algo mal.

El fracaso sirve para aprender.
DIOS...
Dios me ama.

Dios y yo somos uno.

Dios me da miedo.
¿Quién eres? ¿Qué crees?
Ahora te toca a ti. Piensa en todas las cosas que significan para ti estas palabras, y haz la lista tan larga como quieras.
LOS HOMBRES...


LAS MUJERES...


EL AMOR...


EL SEXO…


EL TRABAJO…


EL DINERO…


EL ÉXITO…


EL FRACASO…


DIOS…

Ahora concéntrate en los temas que te resultan más difíciles. ¿Tienes conflictos de creencias? ¿Cuántas de tus respuestas son negativas? Pon un asterisco junto a esas respuestas. ¿Realmente quieres seguir construyendo tu vida sobre la base de estas convicciones? Date cuenta de que esas ideas te las enseñó alguien, y de que ahora que las has visto tal como son, puedes optar por desprenderte de ellas.
EJERCICIO: Tu historia
Éste podría ser para ti el momento de escribir una breve historia de tu vida. Comienza con tu niñez, y usa más papel sí lo necesitas.

¿Qué otras creencias negativas quizás anden resonando por tu subconsciente? Permíteles aflorar. Quizá te sorprendas de lo que halles. ¿Con cuántos mensajes negativos te encontraste mientras escribías tu historia? Cada creencia negativa que aflora a la superficie es un tesoro. « ¡Aja! Te he encontrado» dile. «Tu eres la que me ha estado causando todos estos líos. Ahora puedo eliminarte.»

Otras creencias negativas:
Este puede ser un buen momento para que busques tu espejo de mano y te mires a los ojos, afirmando tu «disposición» a liberarte de todas tus viejas creencias negativas. Respira profundamente mientras lo haces y di en voz alta, si puedes: «Estoy dispuesto a liberarme de todas mis viejas creencias negativas, que ya no me sirven de alimento.» Repítelo varias veces.
El niño interior
Somos muchos los que llevamos dentro un niño perdido y solitario que se siente tremendamente rechazado. Quizás el único contacto que hayamos mantenido durante largo tiempo con nuestro niño interior haya consistido en reñirlo y criticarlo. ¡Y después no entendemos por qué somos desdichados! No podemos rechazar una parte de nosotros mismos y seguir manteniendo nuestra armonía interior. El proceso de sanar incluye el hecho de volver a unir todas las partes de nosotros mismos para poder alcanzar la plenitud. Hagamos algunos trabajos que nos permitan conectar con esas partes nuestras que hemos descuidado.
Busca una foto
Busca una foto de ti mismo cuando eras niño. Sí no tienes ninguna, pídesela a tus padres. Estudia cuidadosamente esa imagen. ¿Qué ves? Puede ser alegría, dolor, sufrimiento, enojo o miedo. ¿Amas a ese niño? ¿Puedes relacionarte con él? Yo busqué una foto de cuando tenía cinco años y la hice ampliar a un tamaño de 12 por 15, para poder ver de verdad a mi niña.

Escribe algunas palabras sobre tu niño interior.
Dibújalo
Utiliza lápices al pastel, rotuladores o simples lápices de colores. Puedes usar el espacio en blanco del manual de trabajo o buscar una hoja de papel más grande. Usa tu mano no dominante (la que no utilizas para escribir) y haz un dibujo de tí cuando eras niño.

¿Qué te dice esa imagen? ¿Qué colores has utilizado? ¿Qué está haciendo el niño? Describe la imagen.


Habla con tu niño interior

Ahora, tómate algún tiempo para hablar con tu niño interior. Descubre más cosas de él. Hazle preguntas.
1. ¿Qué es lo que te gusta?


2. ¿Qué es lo que no te gusta?


3. ¿Qué es lo que te asusta?


4. ¿Cómo te sientes?


5. ¿Qué necesitas?


6. ¿Qué puedo hacer para que te sientas seguro?


7. ¿Cómo puedo hacerte feliz?

Manten una conversación con tu niño interior. Ocúpate de esa criatura. Abrázala, quiérela y haz lo que puedas por satisfacer sus necesidades. Asegúrate de hacerle saber que, sea lo que fuere lo que pase, tú estarás allí, siempre. Puedes empezar a crearte una niñez feliz. Es mejor hacer este ejercicio con los ojos cerrados.
LOS PUNTOS DE PODER

«Creo en mi propio poder de cambiar.»

Quizás esta breve sección sea la parte más importante del libro. Vuelve continuamente a ella a medida que vayas explorando los diversos aspectos de tu vida. Haz varias listas de estos siete puntos y ponías donde puedas verlas. Léelas con frecuencia. Memorízalas. Cuando todos estos conceptos lleguen a formar parte de tu sistema de creencias, tendrás una visión diferente de la vida.
1. Cada uno de nosotros es responsable de sus experiencias.

2. Todo lo que pensamos va creando nuestro futuro.

3. Todos nos enfrentamos con las pautas dañinas del resentimiento, la crítica, la culpa y el odio a nosotros mismos.

4. Estos no son más que pensamientos, y los pensamientos se pueden cambiar.

5. Necesitamos liberarnos del pasado y perdonar a todo el mundo, incluso a nosotros mismos.

6. Aprobarse y aceptarse a uno mismo en el «ahora» es la clave de los cambios positivos.

7. El punto de poder está siempre en el momento presente.
A medida que hagas los ejercicios que te propongo en este libro, vuelve continuamente sobre estos siete puntos. No te limites a quedarte en tus problemas específicos. Cuando aceptes realmente estas ideas y las hagas parte de tu sistema de creencias, te volverás «poderoso», y con frecuencia los problemas se resolverán por sí solos. El objetivo es cambiar lo que crees sobre ti mismo y sobre el mundo en que vives.

No son las personas, los lugares ni las cosas lo que te crea problemas; es la forma en que «percibes» estas experiencias vitales y en que «reaccionas» ante ellas. Asume la responsabilidad de tu propia vida. No renuncies a tu poder. Aprende a entender mejor tu propio ser interior, espiritual, y opera sometiéndote a ese poder que para ti sólo crea el bien.

«Me doy permiso para aprender.»
SEGUNDA PARTE
EL PROCESO

3

LA SALUD
«Devuelvo a mi cuerpo una salud perfecta y la mantengo.»

Enunciados


  • Me resfrío tres veces al año.

  • Mi nivel de energía es bajo.

  • Soy lento en sanar.

  • Las alergias me molestan continuamente.

  • En mi familia siempre ha habido problemas cardíacos.

  • Tengo una enfermedad tras otra.

  • Sufro un dolor constante en la espalda.

  • Los dolores de cabeza nunca acaban de desaparecer.

  • Estoy continuamente estreñido.

  • El dolor de los pies me atormenta.

  • Siempre me hago algún daño físico.


¿Cuántos de estos enunciados te suenan conocidos? Vamos a echar un vistazo a nuestras creencias sobre la salud.

Creo que tenemos que ver con todas las «enfermedades» de nuestro cuerpo. El cuerpo, como todo lo demás en la vida, es un espejo de lo que interiormente pensamos y creemos. Nuestro cuerpo está hablándonos continuamente; lo único que hace falta es que nos tomemos el tiempo necesario para escucharlo. Cada célula de nuestro cuerpo responde a cada cosa que pensamos.
Cuando descubrimos cuál es la pauta mental que hay detrás de una enfermedad, tenemos oportunidad de cambiar esa pauta y, por consiguiente, ese malestar. La mayoría de las personas no quieren ponerse enfermas en un nivel consciente, y sin embargo cada malestar que tenemos es un maestro. La enfermedad es la manera que tiene el cuerpo de decirnos que en la conciencia hay una idea falsa. Algo de lo que creemos, decimos, hacemos o pensamos no es para nuestro mayor bien. Yo siempre me imagino que el cuerpo nos da tironcitos, diciéndonos: « ¡Préstame atención, por favor!».

A veces la gente quiere estar enferma. En nuestra sociedad, hemos hecho de la enfermedad una manera legítima de evadir la responsabilidad o las situaciones desagradables. Si no somos capaces de aprender a decir «no», entonces quizá tengamos que inventarnos un malestar que lo diga por nosotros.

Hace algunos años leí un informe muy interesante. Decía que sólo el treinta por ciento de los pacientes siguen las instrucciones de su médico. De acuerdo con el doctor John Harrison, autor de un libro fascinante, Love your disease (Ame su enfermedad), muchas personas van al médico sólo para obtener alivio de los síntomas más agudos de su enfermedad, para así poder seguir tolerando su malestar. Es como si entre médico y paciente existiera un acuerdo tácito y subconsciente: el médico accede a no curar al paciente si éste finge hacer algo por su estado. También es parte de este acuerdo el que una persona pague y la otra se convierta en figura de autoridad, con lo que ambas partes quedan satisfechas
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconRecuerden que esto se debe hacer con mucho

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconNota: de esta práctica se debe hacer reporte formal. En la wiki hay...

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconUna cultura nacional de prevención en materia de seguridad y salud...

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconPara esta actividad usted debe investigar y hacer un informe de los siguientes términos

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconLa célula es la unidad fundamental de la vida. Todos los seres vivos...

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. icon2. Utilice su poder psicotrónico para hacer realidad sus deseos
«atascos» en sus señales psicotrónicas. —Cómo hacer que los demás vean las cosas como usted.—Haga resonar cada célula de su cuerpo...

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconExponga con detalle los pasos del Modelo de Bohr para el átomo de...

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconLo anterior es contrario a todas las expresiones y decisiones que...

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconResumen Los profesores de química somos, por naturaleza, profesionales...

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconEl pensamiento espacial es esencial para el pensamiento científico,...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com