Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho.




descargar 492.68 Kb.
títuloManual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho.
página5/10
fecha de publicación03.02.2016
tamaño492.68 Kb.
tipoManual
med.se-todo.com > Derecho > Manual
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10
Si tu creencia es:

. Tu afirmación es:

Tengo miedo de enojarme. Reconozco todos mis sentimientos y puedo reconocer sin peligro mi enojoSi me enojo, perderé el controlExpreso mi enojo de forma adecuada y en los lugares adecuados.No tengo derecho a enojarme. Todas mis emociones son aceptables.El enojo es algo malo. Enojarse es normal y natural.Cuando alguien se enoja, me da miedoConsuelo a mi niño interior y nos sentimos seguros.Enojarse es peligroso. Me siento seguro y a salvo con todas mis emociones.Mis padres no me permitían expresar enojoVoy más allá de las limitaciones, de mis padres.Si me enojo, nadie me querrá. Cuanto más sincero soy, más me quieren.Tengo que ocultar mi enojo. Expreso mi enojo de forma apropiada. Cuando me trago el enojo, me siento mal

Me permito ser libre con todas mis emociones, inclusoYo nunca me he enojado. Expresar de forma sana el enojo es bueno para la salud. Si me enojo haré daño a alguienTodo el mundo está a salvo conmigo cuando expreso mis emociones.
«Me doy permiso para reconocer mis sentimientos.»
LOS PUNTOS DE PODER
1. Cada uno de nosotros es responsable de sus experiencias.

2. Todo lo que pensamos va creando nuestro futuro.

3. Todos nos enfrentamos con las pautas dañinas del resentimiento, la crítica, la culpa y el odio a nosotros mismos.

4. Éstos no son más que pensamientos, y los pensamientos se pueden cambiar.

5. Necesitamos liberarnos del pasado y perdonar a todo el mundo, incluso a nosotros mismos.

6. Aprobarse y aceptarse a uno mismo en el «ahora» es la clave de los cambios positivos.

7. El punto de poder está siempre en el momento presente.


7

LAS CRÍTICAS Y LOS JUICIOS
Enunciados


  • ¿Por que hay tantos malos conductores?

  • Es que la gente es estúpida.

  • Soy un perfecto imbécil.

  • Lo haría si no estuviera tan gordo.

  • Es la ropa más horrible que he visto en mi vida.

  • Jamás podrán terminar ese trabajo.

  • Es que soy un inepto.

  • La gente de aquí es muy sucia.

  • Mis vecinos son muy ruidosos.

  • Nadie pide mi opinión.

  • ¿No es increíble que ande con ese coche viejo?

  • Tiene una risa repelente.


¿Suena así tu diálogo interno? ¿Tu voz interior está constantemente criticando? ¿Miras siempre el mundo con ojos críticos? ¿Te eriges en juez de todo? ¿Te pones farisaicamente como ejemplo?

Casi todos tenemos el hábito de criticar y juzgar tan arraigado que no VIDA nos resulta nada fácil deshacernos de él. Además, es el problema con el que hay que trabajar de inmediato, porque jamás llegaremos a amarnos realmente a nosotros mismos si no dejamos atrás la necesidad de agraviar a la vida.

De bebés, estábamos todos totalmente abiertos a la vida. Contemplábamos el mundo con los ojos llenos de asombro. A menos que algo nos asustara o nos hiciera daño, aceptábamos la vida tal como era. Después, al crecer, empezamos a aceptar las opiniones ajenas y a considerarlas como propias. Aprendimos a criticar.
1. ¿Cuál era la pauta en tu familia?


2. ¿Qué fue lo que, en cuanto a criticar, aprendiste de tu madre?


3. ¿Cuáles eran las cosas que ella criticaba?


4. ¿Te criticaba a tí?


5. ¿Por qué?


6. ¿Cuándo se mostraba tu padre como un juez?


7. ¿Se juzgaba a sí mismo?


8. ¿Cómo te juzgaba a tí tu padre?


9. ¿Criticarse unos a otros era una pauta familiar?


10.¿Como y cuando se practicaba?


11. ¿Recuerdas cuándo fue la primera vez que te criticaron?


12. ¿Cómo juzgaba tu familia a los vecinos?


13. En la escuela, ¿tuviste maestros que te brindaron apoyo y afecto?

¿O estaban siempre diciéndote cuáles eran tus defectos?


14. ¿Empiezas a ver de dónde puedes haber tomado ese modelo?

¿Quién fue la persona más criticona entre las que había a tu alrededor cuando eras niño?

Quizás te hicieron creer que para crecer y cambiar es necesario que uno se critique a sí mismo. ¡Pero yo no estoy en absoluto de acuerdo con ese concepto!

Creo que las críticas nos encogen el espíritu. No hacen otra cosa que imponernos la creencia de que somos unos inútiles, y por cierto que no hacen aflorar lo bueno que hay en nosotros.
EJERCICIO: Reemplazar la palabra «debería»
Tal como he dicho muchas veces, creo que «debería» es una de las palabras más nocivas de nuestro lenguaje. Cada vez que la usamos, decimos que estamos equivocados. Que lo estamos, que lo estuvimos o que lo estaremos. Me gustaría borrar para siempre de nuestro vocabulario la palabra «debería», y reemplazarla por «podría». «Podría» nos da una opción, y nunca nos equivocamos. Piensa en cinco cosas que «deberías» hacer.

DEBERÍA:

1
2
3
4
5
Reemplaza DEBERÍA por PODRÍA. PODRÍA:

1
2
3
4
5
Ahora, pregúntate por qué no lo has hecho. Quizá descubras que hace años que te estás regañando por algo que, para empezar, jamás quisiste hacer, o por algo que no era idea tuya. ¿Cuántos «debería» puedes ir sacando ya de tu lista?
EJERCICIO: Tú lista de críticas

Haz una lista de cinco cosas por las cuales te criticas:

1
2
3
4
5

Ahora, revisa esa lista y pon una fecha junto a cada entrada: la fecha en que empezaste a incluir ese punto en tu lista de cosas criticables.

¿No es asombroso el tiempo que te has pasado regañándote por la misma cosa? Y ese hábito no te ha traído ningún cambio positivo, ¿verdad? Exactamente. ¡Las críticas no funcionan! Sólo consiguen que uno se sienta mal. Entonces, disponte a terminar con esa costumbre.

Para que un niño crezca y florezca, necesita amor, aceptación y elogios. A la gente se le pueden mostrar maneras «mejores» de hacer las cosas sin hacerle sentir que la forma en que las está haciendo está «mal». El niño que llevas adentro sigue aún necesitando amor y aprobación.

• Te quiero y sé que lo estás haciendo lo mejor que puedes.

• Tal como eres, eres perfecto.

• Cada día te vuelves más encantador.

• Estoy de acuerdo contigo.

• A ver si encontramos una manera mejor de hacer esto.

• Crecer y cambiar es divertido, y podemos hacerlo juntos.

Estas son las palabras que los niños quieren oír, porque hacen que se sientan bien. Y cuando se sienten bien, es cuando mejor lo hacen todo. Se desarrollan maravillosamente.

Si tu hijo o tu niño interior está acostumbrado a oír constantemente que «se equivoca» o que «lo está haciendo mal», tal vez necesite bastante tiempo para aceptar esas palabras nuevas y positivas. Si tomas definitiva-mente la decisión de renunciar a las críticas, y la mantienes, podrás conseguir milagros.

Concédete un mes para hablar en términos positivos con tu niño interior. Usa las afirmaciones que acabo de sugerirte y haz una lista con las propias. Lleva contigo una lista de esas afirmaciones. Cuando te des cuenta de que te estás poniendo criticón, saca la lista y léetela dos o tres veces. Y mejor aún será si lo haces en voz alta y frente a un espejo.
EJERCICIO: ¿Quién te desagrada?

¿A quién menosprecias? Escribe cinco nombres y di qué es lo que no te gusta en esas personas.
Ejemplo:

Jorge, porque nunca sonríe.

Sara, porque se maquilla espantosamente.

1
2
3
4
5

Ahora, con los nombres de esas mismas personas confecciona otra lista. Esta vez busca algo positivo que puedas decir de cada una de ellas, algo que puedas elogiar. Búscalo: hasta una pequeñez puede servir.

1
2
3
4
5

De ahora en adelante, cada vez que pienses en esas personas, usa una de las frases de tu lista para elogiarlas. Mantén la mente llena de pensamientos positivos. Adquiere el hábito de no permitir que salgan de tu boca nada más que comentarios positivos. Si quieres cambiar tu vida, es necesario que controles tus palabras.
EJERCICIO: Escúchate

Este ejercicio requiere un grabador. Durante una semana más o menos, graba tus conversaciones telefónicas (solamente tu voz). Cuando la cinta esté llena por los dos lados, siéntate a escucharla. Escucha no sólo lo que dices, sino también la forma en que lo dices. ¿Cuáles son tus creencias? ¿Qué criticas, y a quién? ¿A cuál de tus padres te recuerda tu manera de hablar?
A medida que te liberes de la necesidad de criticarte continuamente, observarás que tampoco criticas tanto a los demás.

Cuando aceptes que está bien que seas quien eres, entonces dejarás automáticamente que también los demás sean quienes son. Sus pequeñas manías ya no te molestarán tanto. Te olvidarás de tu necesidad de «cambiar-los» para que sean como tú quieres. Y a medida que vayas dejando de juzgar a los demás, también ellos dejarán de juzgarte a ti. Así, todo el mundo se libera.

Revisa la lista de la página siguiente, la misma que aparece al principio del capítulo, y después fíjate en las afirmaciones correspondientes. Con-vierte esas afirmaciones en parte de tu rutina diaria. Repítelas a menudo, en el coche, frente al espejo, en el trabajo, o en cualquier momento en que sientas asomar a la superficie tus creencias negativas.
Si tu creencia es: Tu afirmación es:

¿Por qué hay tantos malos conductores? Amorosamente me rodeo de conductores maravillosos

Es que la gente es estúpida. Todo el mundo se comporta de la mejor manera que puede, y yo también

Soy un perfecto imbécil. Me amo y me apruebo.

Lo haría si no estuviera tan gordo. Aprecio la maravilla de mi cuerpo.

Es la ropa más horrible que he visto en mi vida. Me encanta la personalidad que expresa la gente en su manera de vestirse

Jamás podrán terminar ese trabajo. Me libero de la necesidad de criticar a los demás.

Es que soy un inepto. Con el tiempo me voy volviendo cada vez más eficiente.

La gente de aquí es muy sucia. Yo limpio mis habitaciones mentales, y eso se refleja en todos los que me rodean.

Mis vecinos son muy ruidosos. Renuncio a la necesidad de que me molesten.

Nadie pide mi opinión. Todo el mundo valora mis opiniones.

¿No es increíble que ande con ese coche viejo? Afectuosamente lo apoyo en su elección de vehículo.

Tiene una risa repelente. Me divierte su risa cada vez que la oigo.
LOS PUNTOS DE PODER

1. Cada uno de nosotros es responsable de sus experiencias.

2. Todo lo que pensamos va creando nuestro futuro.

3. Todos nos enfrentamos con las pautas dañinas del resentimiento, la crítica, la culpa y el odio a nosotros mismos.

4. Éstos no son más que pensamientos, y los pensamientos se pueden cambiar.

5. Necesitamos liberarnos del pasado y perdonar a todo el mundo, incluso a nosotros mismos.

6. Aprobarse y aceptarse a uno mismo en el «ahora» es la clave de los cambios positivos.

7. El punto de poder está siempre en el momento presente.

8

LAS ADICCIONES
«No hay persona, lugar ni cosa que tenga poder alguno sobre mí. Soy libre.»
Enunciados


  • Ahora quiero sentirme mejor.

  • Fumar cigarrillos me ayuda a controlar el estrés.

  • Una activa vida sexual es una buena escapatoria.

  • No puedo dejar de comer.

  • El hecho de beber me hace popular.

  • Yo necesito perfección.

  • Estoy jugando demasiado.

  • Necesito mis tranquilizantes.

  • No puedo dejar de comprarme cosas.

  • No puedo cortar la relación con personas que abusan de mí.


¿Cuántas de estas expresiones te suenan familiares? Vamos a estudiar un poco más de cerca este comportamiento.

El comportamiento adictivo es otra manera de decir que uno no sirve. Cuando nos encontramos atrapados en este tipo de comportamiento, estamos intentando escapar de nosotros mismos. No podemos estar en contacto con nuestros sentimientos. Algo de lo que en este momento creemos, decimos o hacemos es demasiado doloroso para que podamos mirarlo de frente, y por eso comemos o bebemos en exceso, nos dejamos arrastrar por un comportamiento sexual compulsivo, nos atiborramos de píldoras, gastamos dinero que no tenemos y mantenemos relaciones amorosas denigrantes.

Hay programas de doce pasos (como el de Alcohólicos Anónimos) pensados para tratar la mayoría de estas adicciones, y que hacen muchísimo bien a miles de personas. En este capítulo no me propongo contar lo que han hecho esos programas por las personas que exhiben comportamientos adictivos. Creo que primero debemos darnos cuenta de por qué necesitamos una determinada adicción, y de que es preciso que nos liberemos de esa necesidad si queremos abandonar nuestro comportamiento adictivo.

Amarse y aprobarse cada cual a sí mismo, confiar en el proceso de la vida y sentirse seguro porque uno conoce el poder de su propia mente son cosas sumamente importantes cuando se trabaja con comportamientos adictivos. Mis experiencias con adictos me han demostrado que la mayoría de ellos son personas que comparten un profundo odio hacia sí mismas. Son muy rígidos e intolerantes consigo mismos. Día tras día, se auto castigan ¿Por qué? Porque en alguna época, cuando eran niños, aceptaron la idea de que no servían, de que eran malos y necesitaban que los castigaran. Cuando llevan consigo abusos físicos, emocionales o sexuales, las vivencias de la primera infancia contribuyen a ese odio. La sinceridad, el perdón, el amor a uno mismo y una disposición a vivir en la verdad pueden ayudar a sanar esas tempranas heridas y conseguir que la persona adicta encuentre un respiro ante su comportamiento compulsivo. Además, creo que otro rasgo de la personalidad adictiva es el miedo. Hay un miedo enorme a dejarse ir a relajarse y confiar en el proceso vital. En tanto que sigamos creyendo que el mundo es un lugar peligroso, donde la gente y las situaciones están a la espera de poder «echarnos mano», esa creencia se convertirá en nuestra realidad. .

¿Estás dispuesto a renunciar a las ideas y creencias que no te sirven de apoyo ni te nutren? Entonces, estás en condiciones de que reanudemos nuestro viaje.
EJERCICIO: Libérate de tus adicciones

Aquí es donde se produce el cambio: precisamente aquí y ahora, ¡en nuestra propia mente! Haz algunas inspiraciones profundas, cierra los ojos y piensa en la persona, el lugar o la cosa objeto de la adicción. Piensa en la insensatez subyacente en la adicción. Estás tratando de componer lo que crees que está mal dentro de tí, aterrándote a algo que está fuera. El punto de poder está en el momento presente, y hoy puedes iniciar el cambio.

Una vez más, te insisto en que te dispongas a liberarte de la necesidad. Di:

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconRecuerden que esto se debe hacer con mucho

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconNota: de esta práctica se debe hacer reporte formal. En la wiki hay...

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconUna cultura nacional de prevención en materia de seguridad y salud...

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconPara esta actividad usted debe investigar y hacer un informe de los siguientes términos

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconLa célula es la unidad fundamental de la vida. Todos los seres vivos...

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. icon2. Utilice su poder psicotrónico para hacer realidad sus deseos
«atascos» en sus señales psicotrónicas. —Cómo hacer que los demás vean las cosas como usted.—Haga resonar cada célula de su cuerpo...

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconExponga con detalle los pasos del Modelo de Bohr para el átomo de...

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconLo anterior es contrario a todas las expresiones y decisiones que...

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconResumen Los profesores de química somos, por naturaleza, profesionales...

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconEl pensamiento espacial es esencial para el pensamiento científico,...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com