Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho.




descargar 492.68 Kb.
títuloManual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho.
página6/10
fecha de publicación03.02.2016
tamaño492.68 Kb.
tipoManual
med.se-todo.com > Derecho > Manual
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10
«Estoy dispuesto a renunciar a la necesidad de _____________ en mi vida. Renuncio a ella ahora, y confío en que el proceso de la vida satisfaga mis necesidades.»

Repítelo cada mañana en tu meditación cotidiana y en tus plegarias. Ya has dado un paso más hacia la libertad.

1
2

3
4
5
6
7
8
9
10


EJERCICIO: Tu adicción secreta

Haz una lista de diez secretos referentes a tu adicción, que jamás hayas compartido con nadie. Si eres una de las personas que comen en exceso, quizás alguna vez hayas comido algo del cubo de la basura. Si tu adicción es el alcohol, tal vez hayas llevado bebidas en el coche para poder beber mientras conducías. Si eres un jugador compulsivo, es probable que hay as puesto en aprietos a tu familia para conseguir dinero con que alimentar tu adicción.
¿Cómo te sientes ahora? Mira tu «peor» secreto. Visualízate en este período de tu vida, y ama a esa persona. Dile cuánto la amas y perdónala. Mírate en el espejo y di: «Te perdono y te amo exactamente tal como eres». Respira.
EJERCICIO: Pregunta a tu familia

Volvamos durante un momento a nuestra niñez y hagámonos algunas preguntas.

1. Mi madre siempre me hacía...


2. Lo que yo quería realmente que ella me dijese era...


3. Lo que en realidad mi madre no sabía era...


4. Mi padre me decía que yo no debía...


5. Si mi padre hubiera sabido que…


6.Ojalá hubiera podido decir a mi padre…


7. Madre, te perdono por…


8, Padre te perdono por…


9. ¿Qué más te gustaría contarles a tus padres de tí mismo? ¿Cuál es el pro-blema que todavía te queda por resolver?


Muchas personas me han dicho que no pueden disfrutar del presente a causa de algo que les sucedió en el pasado. Aterrarnos al pasado NO SIRVE MAS QUE PARA HACERNOS DAÑO. Estamos negándonos a vivir en el momento. El pasado pasó, y no se lo puede cambiar. Éste es el único momento en que podemos vivir.
EJERCICIO: Renunciar al pasado

Ahora vamos a limpiarnos la mente del pasado, a renunciar a nuestro apego emocional a él, dejando que los recuerdos no sean más que eso recuerdos

Si recuerdas la ropa que usabas a los diez años, generalmente en ello no hay apego; no es más que un recuerdo.

Lo mismo puede suceder con todos los hechos pasados de nuestra vida. Al dejar que no sean más que eso, quedamos en libertad de usar la totalidad de nuestro poder mental para disfrutar de este momento y para crearnos un luminoso futuro.

No es necesario que sigamos castigándonos por nuestro pasado. 1. Haz una lista de todas las cosas a que estás dispuesto a renunciar.

2. ¿Hasta qué punto estás dispuesto a esa renuncia?

Observa tus reacciones y toma nota de ellas.


3. ¿Qué tendrás que hacer para renunciar a esas cosas?

¿Hasta qué punto estás dispuesto a hacerlo?

EJERCICIO: Auto aprobación

Puesto que el odio hacia uno mismo desempeña un papel tan importante en los comportamientos adictivos, ahora vamos a hacer uno de mis ejercicios favoritos, que uso con gran frecuencia. Es un ejercicio que he hecho hacer a miles de personas, con resultados estupendos.

Durante todo el mes próximo, cada vez que pienses en tu adicción, di repetidas veces: «ME APRUEBO».

Hazlo trescientas o cuatrocientas veces por día. No, no son demasiadas. Cuando te preocupas por algo, piensas en ese problema por lo menos esa cantidad de veces en un día. Deja que la frase «Me apruebo» se convierta en un manirá, una expresión que te repites continuamente para tus adentros, casi sin interrupción.
Puedes tener la seguridad de que decir «Me apruebo» hará aflorar a tu conciencia todo lo que se oponga a tal afirmación. Cuando aparezca un pensamiento negativo como «No puedes aprobarte cuando te has gastado todo tu dinero», o «Acabas de comerte dos porciones de pastel», o «Nunca llegarás a nada» o cualquier otra variante negativa propia de ti, ese es el momento de asumir el control mental. Limítate a ver en esa idea lo que es: otra manera de mantenerte atascado en el pasado. «Gracias por advertírmelo», dile cortésmente. «Ya puedes irte; yo me apruebo.» Estas expresiones de resistencia dejarán de tener poder sobre ti, a menos que optes por darles crédito.

Remítete a la lista que viene a continuación, la misma que aparece al principio del capítulo. Fíjate en la afirmación correspondiente a cada creencia y haz de la repetición de esas afirmaciones parte de tu actividad diaria. Repítelas en el trabajo, en el coche, o por la mañana mientras te ce-pillas los dientes.
Si tu creencia es: Tu afirmación es:

Ahora quiero sentirme mejor. Estoy en paz.

Fumar cigarrillos me ayuda a controlar el estrés. Controlo fácilmente el estrés.

Una activa vida sexual es una buena escapatoria. Tengo el poder, la fuerza y el conocimiento necesarios para manejar todo en mí vida.

No puedo dejar de comer. El amor me rodea, me protege y me alimenta

El hecho de beber me hace popular. Irradio aceptación y los demás me aman profundamente.

Yo necesito perfección. Permito el cambio y le doy la bienvenida.

Estoy jugando demasiado. Estoy abierto a la sabiduría interior.

Necesito mis tranquilizantes. Relajado, me entrego al fluir de la vida y dejo que ella me proporcione fácil y cómodamente todo lo que necesito.

No puedo dejar de comprarme cosas. Estoy dispuesto a crearme nuevas ideas sobre mí mismo y sobre mi vida.

No puedo cortar la relación con personas Soy poderoso y capaz. Me amo y me aprecio sin

que abusan de mí. reservas

«Me doy permiso para cambiar.»
LOS PUNTOS DE PODER
1. Cada uno de nosotros es responsable de sus experiencias.

2. Todo lo que pensamos va creando nuestro futuro.

3. Todos nos enfrentamos con las pautas dañinas del resentimiento, la crítica, la culpa y el odio a nosotros mismos.

4. Estos no son más que pensamientos y los pensamientos se pueden cambiar.

5. Necesitamos liberarnos del pasado y perdonar a todo el mundo, incluso a nosotros mismos. 6. Aprobarse y aceptarse a uno mismo en el«ahora» es la clave de los cambios positivos.

7. El punto de poder está siempre en el momento presente.
9

EL PERDÓN

  • «Perdono y soy libre.»

  • Enunciados

  • Jamás los perdonaré.

  • No merecen ser perdonados.

  • Lo que me hicieron era imperdonable.

  • Me han arruinado la vida.

  • Lo hicieron a propósito.

  • Yo era tan pequeño, y me hicieron tanto daño.

  • Primero tendrán que disculparse.

  • Mi resentimiento es una medida de seguridad.

  • Sólo los débiles perdonan.

  • Yo tengo razón y ellos se equivocan.

  • Todo es culpa de mis padres.

  • Yo no tengo que perdonar a nadie.


¿Despierta resonancias en ti alguno de estos enunciados? Para la mayoría de nosotros, el perdón es un tema difícil.

Todos necesitamos trabajar con él. Cualquiera a quien le represente un problema amarse a sí mismo está empantanado en este terreno. El perdón nos abre el corazón al amor a nosotros mismos. Somos muchos los que llevamos años y años acarreando resentimientos. Lo que ellos nos hicieron nos inspira una actitud farisaica. A esto llamo yo estar inmovilizado en la prisión del resentimiento farisaico. Así llegamos a tener razón, pero jamás a ser felices.

Me parece oírte decir: «Pero tú no sabes lo que me hicieron; es imperdonable».

No estar dispuestos a perdonar es algo demasiado terrible para hacérnoslo a nosotros mismos. El resentimiento es como tragarse diariamente una cucharadita de veneno. Se va acumulando y nos daña. Es imposible estar sano y ser libre cuando sigue uno atado a su pasado. El incidente ya pasó hace tiempo. Sí, es verdad que ellos no se comportaron nada bien. Pero aquello se terminó. A veces sentimos que si les perdonamos sus deudas, estamos diciendo que lo que nos hicieron estaba bien.

Una de las lecciones espirituales más importantes que tenemos que aprender es entender que «todo el mundo» hace lo mejor que es capaz de hacer en cada momento. Con el entendimiento, la conciencia y el conocimiento que tiene, la gente no puede llegar más que hasta cierto punto. Inva-riablemente, cualquiera que maltrate a alguien ha sido maltratado de niño. Cuanto mayor es la violencia, mayor es su propio dolor íntimo. Esto no significa que se excuse el mal comportamiento, y sin embargo, por nuestro propio crecimiento espiritual, debemos tener conciencia de que esas personas sufren.

El incidente pasó, y quizás ya hace mucho tiempo. Entonces, déjalo en paz. Permítete ser libre. Sal de la prisión y asómate al sol de la vida. Si el incidente aún sigue repitiéndose, pregúntate por qué te estimas en tan poco a ti mismo que sigues aguantando algo así. ¿Por qué te quedas en esa situación? El propósito de este libro es ayudarte a cultivar tu autoestima, llevándola a un nivel tal que sólo dé entrada en tu vida a experiencias de amor. No pierdas el tiempo tratando de «desquitarte». Eso no funciona. Lo que enviamos al mundo, éste nos lo devuelve. Siempre. Entonces, olvidémonos del pasado y aprendamos a amarnos a nosotros mismos en el ahora. De esa manera tendremos un futuro maravilloso.

La persona a quien más te cuesta perdonar es la que puede enseñarte las lecciones más valiosas. Cuando te ames a ti mismo lo suficiente para elevarte por encima de la situación de antaño, entonces la comprensión y el perdón te resultarán fáciles. Y serás libre. ¿Te asusta acaso la libertad? ¿Te parece más seguro seguir empantanado en tu antiguo resentimiento y en tu amargura?
EL TRABAJO CON EL ESPEJO

Es hora de encontrarnos de nuevo con nuestro amigo el espejo. Mírate a los ojos y di con convicción: «¡Estoy dispuesto a perdonar!» Repítelo varias veces.

¿Qué es lo que sientes? ¿Te sientes tenso y bloqueado? ¿O más bien abierto y bien dispuesto?

Limítate a observar tus sentimientos, sin juzgarlos. Haz unas cuantas inspiraciones profundas y repite el ejercicio. ¿Sientes algo diferente?
EJERCICIO: Las actitudes de la familia

1. Tu madre, ¿era una persona bien dispuesta a perdonar?

2. ¿Y tu padre?

3. ¿Era la amargura la forma familiar de manejar los agravios?
4. ¿Cómo se desquitaba tu madre?

5. ¿Y tu padre?

6. ¿Cómo te desquitas tú?

7. Después de vengarte, ¿te sientes bien?

8. ¿Por qué?

Un fenómeno interesante es que cuando trabajamos para perdonar, es común que otras personas reaccionen a ello. No hace falta ir a ver a la persona en cuestión para decirle que uno la perdona. Está bien que lo hagas si deseas hacerlo, pero no es necesario. La obra principal con respecto al perdón se hace en el propio corazón. En raras ocasiones el perdón es para «ellos». Es para nosotros. Es más: la persona a quien necesitamos perdonar puede haber muerto.

He oído comentar a muchas personas que cuando consiguieron perdonar de verdad, uno o dos meses después recibieron una llamada telefónica o una carta de la otra persona, pidiéndoles a su vez perdón. Y parece que esto sucede especialmente cuando el trabajo del perdón se hace frente a un espejo. Cuando hagas este ejercicio, presta atención a la profundidad que pueden alcanzar tus sentimientos.
EL TRABAJO CON EL ESPEJO

Trabajar con el espejo suele ser algo incómodo y de lo que preferimos escapar. Si estás de pie en el cuarto de baño, trabajando con el espejo, es demasiado fácil escapar. Creo que uno obtiene más beneficios si se sienta delante del espejo. A mí me gusta usar el espejo de cuerpo entero que tengo detrás de la puerta del dormitorio. Me acomodo allí con una caja de pañuelos de papel, y con frecuencia mi perro se instala a mi lado para consolarme durante el trabajo.

Concédete todo el tiempo que necesites para hacer este ejercicio, o quizá tengas que. repetirlo una y otra vez. Siéntate frente al espejo, cierra los ojos y respira profundamente unas cuantas veces. Piensa en las personas que te han hecho daño. Deja que vayan desfilando por tu mente. Después abre los ojos y empieza a hablar con una de ellas.

Dile algo así: «Me has herido profundamente, pero no quiero seguir atascado en el pasado. Estoy dispuesto a perdonarte.» Toma aire y continúa: «Te perdono y te dejo en libertad.» Vuelve a respirar y finalmente di: «Tú eres libre y yo soy libre.»

Observa cómo te sientes. Quizá sientas resistencia, o tal vez te sientas limpio. Si sientes resistencia, vuelve a respirar profundamente y di: «Estoy dispuesto a abandonar toda resistencia.»

Quizás hoy puedas perdonar a varias personas, o tal vez sólo puedas perdonar a una. No importa. De cualquier manera que hagas el ejercicio, será la manera perfecta para ti. Perdonar puede ser como ir retirando las capas de una cebolla. Si te hace llorar demasiado, déjalo para otro día. Siempre puedes volver para retirar otra capa. Reconócete el mérito de, al menos, haber empezado este ejercicio.

A medida que sigas haciéndolo, hoy o cualquier otro día, ve ampliando la lista de las personas a quienes tienes que perdonar. Recuerda:

Mi familia

Mis maestros

Mis compañeros de la escuela

Mis amantes

Mis amigos

Mi entorno laboral

Los organismos gubernamentales o los funcionarios del gobierno

La gente de mi iglesia

El personal de hospitales y clínicas

Otras figuras de autoridad

Dios

Yo mismo

Y sobre todo, perdónate. Deja de ser riguroso contigo mismo. No es necesario que te auto-castigues. Siempre hiciste las cosas lo mejor que podías.

Vuelve a sentarte frente al espejo, con tu lista. A cada persona de la lista, dile: «Te perdono por ___________________ » Respira «Te perdono y te dejo en libertad.»

Sigue recorriendo tu lista y si te sientes libre de enojo con una persona, bórrala de la lista. Si aún no estás libre de enojo, deja momentáneamente de lado a esa persona; ya volverás a dedicarte a ella en otra ocasión.

A medida que vayas haciendo el ejercicio, te encontrarás con que el peso que cargabas sobre los hombros se va disolviendo. Quizá te sorprendas al darte cuenta de la gran cantidad de viejos resentimientos que cargabas. Sé amable e indulgente contigo mismo mientras haces este trabajo de limpieza.
HAZ UNA LISTA

Pon música suave, algo que te haga sentir relajado y en paz. Ahora, busca papel y lápiz y deja vagar la mente. Vuelve al pasado y piensa en todas las cosas por las cuales estás enojado contigo mismo. Escríbelas. Escríbelas todas. Quizá descubras que jamás te has perdonado por haberte mojado los pantalones a los 10 años, lo cual te hizo sentir muy avergonzado ante tus compañeros de clase. Ha pasado muchísimo tiempo para llevar todavía esa carga!

A veces es más fácil perdonar a otros que perdonarnos a nosotros mismos. Con frecuencia somos duros con nosotros mismos, y nos exigimos la perfección. Cualquier error que cometamos resulta severamente castigado. Es hora de abandonar esta vieja actitud.

Los errores son una manera de aprender. Si fuéramos perfectos, no tendríamos nada que aprender. No necesitaríamos vivir en este planeta. Tratando de ser «perfectos» no conseguiremos el amor y la aprobación de nuestros padres; sólo nos sentiremos «mal» y pensaremos que no valemos lo suficiente. Levanta el ánimo y deja de maltratarte de esa manera.

Perdónate. No seas tan riguroso contigo mismo. Concédete espacio para ser espontáneo y libre. No hay necesidad de sentir vergüenza ni culpa.

Recuerda lo maravilloso que te parecía correr libremente cuando eras niño.

Vete afuera, a una playa, un parque o aunque sea a un terreno sin edificar, y permítete correr. No hacer jogging. Corre como un desaforado, da saltos mortales, deslízate ¡y ríete mientras lo haces! Lleva contigo a tu niño interior, y divertíos juntos un poco. Y si alguien lo ve, ¿qué? ¡Rinde homenaje a tu libertad!

Ahora revisa la lista de la página siguiente, la misma que aparece al principio del capítulo, y fíjate en la afirmación correspondiente a cada creencia negativa.


1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconRecuerden que esto se debe hacer con mucho

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconNota: de esta práctica se debe hacer reporte formal. En la wiki hay...

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconUna cultura nacional de prevención en materia de seguridad y salud...

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconPara esta actividad usted debe investigar y hacer un informe de los siguientes términos

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconLa célula es la unidad fundamental de la vida. Todos los seres vivos...

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. icon2. Utilice su poder psicotrónico para hacer realidad sus deseos
«atascos» en sus señales psicotrónicas. —Cómo hacer que los demás vean las cosas como usted.—Haga resonar cada célula de su cuerpo...

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconExponga con detalle los pasos del Modelo de Bohr para el átomo de...

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconLo anterior es contrario a todas las expresiones y decisiones que...

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconResumen Los profesores de química somos, por naturaleza, profesionales...

Manual de trabajo es una expresión que impone respeto, y somos muchos los que sentimos que para erradicar viejas pautas de pensamiento, profundamente arraigadas, lo que se debe hacer es precisamente trabajar, y mucho. iconEl pensamiento espacial es esencial para el pensamiento científico,...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com