Apercepciones sobre el esoterismo islámico y




descargar 286.13 Kb.
títuloApercepciones sobre el esoterismo islámico y
página10/10
fecha de publicación04.02.2016
tamaño286.13 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10
CAPÍTULOS


I EL ESOTERISMO ISLÁMICO 5

II LA CORTEZA Y EL NÚCLEO (El Qishr Wa el-Lobb) 13

III ET-TAWHID 17

IV EL-FAQRU 20

V ER-RÛH 25

VI NOTA SOBRE LA ANGEOLOGÍA DEL ALFABETO ÁRABE 29

VII LA QUIROLOGÍA EN EL ESOTERISMO ISLÁMICO 33

VIII INFLUENCIA DE LA CIVILIZACIÓN ISLÁMICA EN OCCIDENTE 37

IX CREACIÓN Y MANIFESTACIÓN 43

X TAOÍSMO Y CONFUCIANISMO .50

RESEÑAS


SOBRE EL ESOTERISMO ISLÁMICO 65

SOBRE EL TAOÍSMO 81



1 Iniciación y Realización espiritual; capítulo sobre «Verdaderos y falsos instructores»

1 Publicado en Cuadernos del Sur, 1947, pág. 153-154.

1 En una obra sobre el Taçawwuf, escrita en árabe, pero de tendencias muy modernas, a un autor sirio, que nos conoce por lo demás bastante poco como para habernos tomado por un orientalista, se le ha ocurrido dirigirnos una crítica ante todo singular; habiendo leído, no sabemos como, eç-çûfiah en lugar de çûfî (número especial de los «Cuadernos del Sur» de 1935 sobre El islam y occidente), se ha imaginado que nuestro cálculo era inexacto; ha llegado, gracias a varios errores en el valor numérico de las letras, a encontrar (esta vez como equivalente de eç-çûfî, lo que es todavía falso) el-hakîm el-ilahî, sin siquiera apercibirse de que valiendo un ye dos he, estos términos forman exactamente el mismo total que el hekmah el-ilahiyah! Sabemos bien que el abjad es ignorado por la enseñanza escolar actual, que ya no conoce más que el orden simplemente gramatical de las letras; pero, sin embargo, en alguien que tiene la pretensión de tratar estas cuestiones, una tal ignorancia rebasa los límites permitidos… Sea lo que fuere, el-hakîm el-ilahî y el ilahiyah dan efectivamente el mismo sentido en el fondo; pero la primera de estas dos expresiones tiene un carácter un poco insólito, mientras que la segunda, la que hemos indicado, es al contrario enteramente Tradicional.

 Publicado en El Velo de Isis, de marzo de 1931, p. 145-150.

También «La Cáscara y El Fruto» o «Hueso» —(N.T.)

1 Señalamos incidentemente que el símbolo del fruto tiene una relación con el «Huevo del Mundo», así como con el corazón.

2 Se podrá observar que la función de las formas exteriores está en relación con el doble sentido del término «revelar», dado que las mismas manifiestan y velan al mismo tiempo la doctrina esencial, la verdad una, como la palabra hace por lo demás inevitablemente en cuanto al pensamiento que expresa; y lo que es verdad de la palabra, a este respecto, lo es también de toda otra expresión formal.

3 Se recordará aquí la «substantífica médula» de Rabelais, que representa también una significación interior y oculta.

1 Se ha de precisar, a propósito de la Tradición extremo-Oriental, que se encuentran en ella los equivalentes muy claros de estos dos términos, no como dos aspectos exotérico esotérico de una misma doctrina, sino como dos enseñanzas separadas, al menos desde la época de Confucio y de Lao-tsen; puede decirse en efecto, en todo rigor, que el confucianismo corresponde a la shariyah y el taoísmo a la haqîqah.

2 Los términos shariyah y tarîqah contienen uno y otro la idea de «marcha», y por consiguiente de movimiento (y es menester notar el simbolismo del movimiento circular para la primera y del movimiento rectilíneo para la segunda); hay en efecto cambio y multiplicidad en los dos casos, debiendo adaptarse la primera a la diversidad de las condiciones exteriores, y la segunda a la diversidad de las naturalezas individuales; solo el ser que ha alcanzado efectivamente la haqîqah participa por ahí mismo de su unidad y de su inmutabilidad.

3 Esta convergencia es figurada por la de la qiblah (orientación ritual) de todos los lugares hacia la Kaabah, que es la «casa de Dios» (Beit Allah), y cuya forma es la de un cubo (imagen de estabilidad) que ocupa el centro de una circunferencia que es la sección terrestre (humana) de la esfera de la Existencia Universal.

1 Añadimos que esta ley debe considerarse normalmente como una aplicación o una especificación humana de la ley cósmica, que liga de modo parecido toda la manifestación al Principio, así como lo hemos explicado en otra parte a propósito de la significación de la «Ley de Manú» en la doctrina hindú.

1 Es decir, como en el símbolo del «alfa» y del «Omega», el Principio y el Fin.

2 Se podría traducir también por lo «Evidente» (en relación a la manifestación) y lo «Oculto» (en Sí mismo), lo que corresponde todavía a los dos puntos de vista de la shariyah (de orden social y religioso) y de la haqîqah (de orden puramente intelectual y metafísico), ello, aunque esta última pueda ser también dicha más allá de todos los puntos de vista, como comprendiéndolos a todos sintéticamente en sí misma.

 Publicado en El Velo de Isis, julio de 1930, p. 512-516.

 Publicado en El Velo de Isis, octubre de 1930, p. 714-721.

1 Mohyiddin ibn Arabi, Risâlatul-Ahadiyah.

2 Aristóteles, en un sentido semejante, dice «generación» y «corrupción».

3 Tao-Te-King, XI.

4 Tao-Te-King, XVI.

1 Lie-tseu, I.

2 Ver el capítulo sobre La Guerra y la Paz en El Simbolismo de la Cruz.

3 Lie-tseu, IV.

4 San Lucas, 18:7.

5 San Mateo, 11:25.

6 San Mateo, 5:2.

7 Esta «extinción» no carece de analogía, incluso en cuanto al sentido literal del término que la designa, con el Nirvâna de la doctrina hindú; más allá de El-fanâ hay todavía Fanâ el-fanâi, la «extinción de la extinción» que corresponde del mismo modo al Parinirvâna.

1 Tchoang-tsen, XIX.

2 La primera de estas dos expresiones se refiere a la «Personalidad» y la segunda a la «individualidad».

3 Ibid. La última frase se refiere todavía a las condiciones del «estado primordial»: Es lo que la Tradición judeo-cristiana designa como la inmortalidad del hombre antes de la «caída», inmortalidad recobrada por el que, vuelto al «Centro del Mundo», se alimenta del «Árbol de la Vida».

4 Lie-Tsen, II.

1 Es el samsâra buddhico, la rotación indefinida de la «rueda de la vida» de la que el ser debe liberarse para alcanzar el Nirvâna.

2 Este «camino recto» es idéntico al Te o Rectitud de Lao-tseu, que es la dirección que un ser debe seguir para que su existencia sea según la «Vía» (Tao), o, en otros términos, en conformidad con el Principio.

3 Es el «despojamiento de los metales» en el simbolismo masónico.

4 Tao-te-King, XXXVII.

1 San Mateo 20:16

 Publicado en Études Traditionnelles, VIII-IX, 1938, p. 287-291.

1 Es también por lo que el ba o su equivlaente es la letra inicial de los Libros sagrados: la Thorah comienza por Bereshith, el Qorân por Bismi’Llah y, aunque no se tenga actualmente el texto del Evangelio en una lengua sagrada, se puede al menos precisar que el primer término del Evangelio de San Juan, en hebreo, sería también Bereshith.

2 Es de la raíz amr que deriva en hebreo el verbo yâmer, empleado en el Génesis para expresar la acción creadora y representada como «palabra» divina.

3 Como lo hemos indicado ya en otra parte, alif = qutb = III (Un jeroglífico del Polo, nº de mayo de 1937); añadimos que el nombre de Aâlâ, «Altísimo», tiene también el mismo número.

1 Este doble aspecto corresponde en un cierto sentido, en la Kabbala hebraica, al de la Shekinah, femenina, y de Metatron, masculino, así como lo que sigue lo hará comprender mejor.

2 Consultar T. Burchkhardt, Del «barzakh» (número de diciembre de 1937).

3 Por ejemplo en la Sûrat El-Qadr (XCVII, 4): «Tanazzalu’l-malâïkatu wa’r-rûhu fthâ…».

1 En algunas fórmulas esotéricas, el nombre de Er-Rûh se asocia a los de cuatro ángeles en relación a los cuales es, en el orden celeste, lo que es, en el orden terrestre, el Profeta en relación a los cuatro primeros Kholafâ; esto conviene también a Mitatrûn, quien por lo demás se identifica claramente a Er-Rûh el-mohammediyah.

2 Sobre este punto del «Trono» y de Metatron, considerado bajo el punto de vista de la Kabbala y de la angeleología hebraicas, consultar Basilides, Notas sobre el mundo celeste (número de julio de 1934, p. 274-275), y Los Ángeles (nº de febrero de 1935, p. 88-90).

3 Según este versículo de la Sûrat Tohâ (XX, 5): «Er-Rahmânu al’ arshi estawâ».

4 Puede hacerse observar que por ahí se juntan de una cierta manera la concepción del Profeta y la del Avatâra, que proceden en sentido inverso la una de la otra, partiendo la segunda de la consideración del principio que se manifiesta, mientras que la primera parte de la consideración del «soporte» de esta manifestación (y el «Trono» es también el «soporte» de la Divinidad).

5 Consultar El Rey del Mundo, p. 30-33 (Edición francesa).

 Publicado en Études Traditionnelles, VIII-IX, 1938, p. 324-327.

1 Ver La Tétraktys y el cuadrado de cuatro (número de abril de 1927).

2 Entiéndase bien que el alif y el ba toman lugar aquí, como todas las demás letras del alfabeto, en su rango numérico: eso en nada hace intervenir las consideraciones simbólicas que hemos expuesto por otra parte y que les dan además otra función especial.

 Publicado en El Velo de Isis, mayo de 1932, p. 289-295.

1 Los dones que han servido de base a estas notas están sacados de los tratados inéditos del Sheikh Seyid Ali Nûreddin El-Bayûmi, fundador de la tarîqah que lleva su nombre (bayûmiyah); estos manuscritos están todavía actualmente en posesión de sus descendientes directos.

 Publicado en Études traditionnelles, XII-1950, p. 337-344. Artículo traducido del árabe, aparecido en la Revista El Marifah.

1 René Guénon. El Esoterismo de Dante.

 Publicado en Études traditionnelles, X, 1937, p. 325-333.

 Publicado en Le Voile d’Isis, 1932, p. 485-508.

1 Libro de los Ritos de Tcheou.

2 Tchoung-young, XXII.

1 Liun-yu, VII.

1 Tchoang-tseu, V.

2 Tchoang-tseu, XI.

1 Tchoang-tseu, XXIV.

2 Tchoang-tseu, XIX.

1 Tchoang-tseu, II.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

Apercepciones sobre el esoterismo islámico y icon1. esoterismo. La manera no científica de considerar la

Apercepciones sobre el esoterismo islámico y iconEs sabido que la teoría dominante sobre el hombre se funda, no solamente...

Apercepciones sobre el esoterismo islámico y iconElabora una hipótesis sobre la importancia en la salud sobre el alimento que vas a trabajar

Apercepciones sobre el esoterismo islámico y iconResumen El presente trabajo pretende hacer un estudio detallado sobre...

Apercepciones sobre el esoterismo islámico y iconS2 Resumen de información reciente sobre la visión moderna que se...

Apercepciones sobre el esoterismo islámico y iconEl riego localizado en cultivos anuales tiene el inconveniente de...

Apercepciones sobre el esoterismo islámico y icon¿Es posible planificar y reflexionar sobre contenidos transversales...

Apercepciones sobre el esoterismo islámico y iconEn un estudio de dos semanas sobre la productividad de 100 trabajadores,...

Apercepciones sobre el esoterismo islámico y iconResumen: El presente trabajo pretende entregar en forma resumida...

Apercepciones sobre el esoterismo islámico y iconAntes de hablar sobre la comunicación de los delfines explicaremos...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com