Resumen realizado por Planeta Azul




descargar 62.35 Kb.
títuloResumen realizado por Planeta Azul
fecha de publicación01.11.2015
tamaño62.35 Kb.
tipoResumen
med.se-todo.com > Derecho > Resumen
TEMA 3 – NEUROBIOLOGIA DE LA CRISIS
Resumen realizado por Planeta Azul (http://www.cchaler.org/) de los conceptos básicos citados en el libro mencionado como fuente
Fuente : CRISIS DESCOMPENSATORIA DE LOS TRASTORNOS DE PERSONALIDAD - Fabián A. Molina (Médico Neurocirujano y Especialista en Neurocirugía Funcional. Ex Jefe del Laboratorio de Neuroanatomía de la Facultad de Medicina 1ª Cátedra de la UBA del Hospital de Clínicas. Posee además el título de Especialista en Neurobiología. Posteriormente cursó sus estudios en el Colegio de Médicos de San Martín obteniendo el título de Médico Psiquiatra. Se desempeña actualmente como médico del Servicio de Guardia del Hospital Braulio A. Moyano) - Demián F. Goldstein (Licenciado en Psicología de la Universidad Abierta Interamericana donde se desarrolla como docente de la Cátedra de Psiquiatría de la Facultad de Medicina. Cursó sus estudios en Sam Houston State University obteniendo su Bachelor in Music Therapy. Es Fellow del Vivian Smith Advanced Studies Insitute of the Neuropsychological Society y miembro del Equipo de Neurociencias de TCba, desempeñándose en Resonancia Magnética Funcional. Colaboró con el Dr. L’Abate en el libro “Using Workbooks in Mental Health: Resources in Prevention, Psychotherapy, and Rehabilitation for Clinicians and Researchers”. Es actual concurrente del Servicio de Guardia del Hospital Moyano.)
La actividad cognitiva es la que nos permite conectarnos con el medio y con nosotros mismos. Tenemos conocimiento del entorno, del lugar, del tiempo y de construir un mundo ordenado de acuerdo a nuestros valores.
Las funciones que tomamos en cuenta para evaluar la crisis son las siguientes:
a) Atención
b) Orientación
c) Memoria
d) Sensopercepción
e) Pensamiento
f) Lenguaje
A - ATENCIÓN
En realidad son tres procesos contiguos:
Alertización
Es un proceso sin intención, no origina conocimiento alguno y no interviene en otro proceso mental y se caracteriza por haber una activación cortical previa a toda respuestavoluntaria.

La estructura Involucrada en este proceso es el Locus Ceruleus, que es un núcleo noradrenérgico. Cada neurona emite una eferencia que se divide en tres, una a la corteza, otra al cerebelo y otra al asta anterior de la médula espinal que son las estructuras necesarias para cualquier respuesta conductual.
El neurotransmisor encargado es la noradrenalina (NA), el cual al ser liberado en la corteza frontal aumenta el número de descargas corticales. El control del Locus Ceruleus está dado principalmente por los núcleos del Rafe, a través de la serotonina y otros neuromoduladores.
Atención propiamente dicha
Consiste en la descarga de las neuronas que forman las columnas corticales de la Corteza Prefrontal Dorso Lateral (CPFDL), a la cual llegan las aferencias del tálamo y Cíngulo Anterior.
Activación o disposición cognitiva.
El lóbulo frontal se encuentra en un estado de preactivación por influencia del Locus Ceruleus a través de la Noraldrenalina. Se recibe así información de la memoria afectiva y operativa, se establece una comparación y se presta atención a lo relevante de acuerdo a la predisposición temperamental de cada individuo.
La Noraldrenalina del Locus Ceruleus interactúa con la serotonina de los núcleos del Rafe, la acetilcolina (ACh) del hipocampo, y el glutamato de las aferencias intercorticales y talámicas. La Dopamina juega un papel de activador del núcleo motivacional del cerebro que es el núcleo accumbens y que interactúa simultáneamente sobre las neuronas frontales.
La dopamina conecta la descarga en el núcleo accumbens que es el motor de la motivación, con la descarga en la corteza frontomedial a través de su conexión tálamocorticofrontal medial.

C – Memoria
Esta función es una de las más importantes de la actividad cognitiva. Nos permite saber de donde venimos y hacia donde nos dirigimos, a través de los recuerdos que acumulamos durante el devenir vital.
La estructura central en el funcionamiento de la memoria es el Hipocampo y sus conexiones. El Hipocampo se divide según la densidad de sus células piramidales en 4 áreas: CA1, CA2, CA3, y CA4. Estas células presentan receptores para 5-HT, GABA, ACh, y esteroides cerebrales, y BDRF (Factor de Crecimiento Neuronal).
Las neuronas ubicadas en la región CA3 presentan un ritmo theta sincronizado por el marcapaso septal, el cual a través del Fornix mantiene este ritmo como el tic-tac de un reloj.
Al ingresar un estímulo lo suficientemente importante, (está determinado por la activación de otras estructuras límbicas: amígdala – hipotálamo – etc.), conjuntamente con un área

cortical sensorial (visual – audición – etc.) que confluyen en el subiculum, detendrían esta descarga para que comience luego en otro ritmo. Este detener del reloj marca los recuerdos y es así como los recuperamos en bloques, los cuales tienen un principio y fin determinado por la detención y nueva activación de este marcapaso septo-hipocámpico.
Además como esta detención es única para cada recuerdo a pesar de estar originado en estructuras diferentes, esto sería el motivo por el cual desde un recuerdo se podría llegar a otro que no tenga relación temporal, pero si emocional, debido a que se habrían activado las mismas áreas cuando ocurrió el hecho.
Por ejemplo, cuando se sucede una acción, no recordamos cada hecho, solo los más significativos desde el punto de vista emocional. Por ejemplo cuando una persona con trastorno de personalidad paranoide ingresa a una tienda que nunca antes había visitado y en ese momento pasa por su campo visual una persona que al mirarlo hace una mueca, seguramente al recordar esta situación, lo primero que evocará la persona con TP no será cada uno de los detalles de la tienda o sus productos, sino el gesto burlón del otro.
Esto se debe a que el gesto de esa persona produjo mas descargas límbicos, de esta manera la memoria en este caso biográfica estaría en relación directa con las estructuras activadas, las cuales al llegar a las neuronas piramidales del hipocampo, específicamente a las áreas CA1, y CA3 descargan rítmicamente a través del fornix al área septal lateral, la cual a su vez descarga sobre los núcleos septal medial, reingresando a través del fornix al hipocampo.
El aporte de ACh o el aumento del estímulo GABAérgico sobre las neuronas piramidales altera este ritmo y por lo tanto la capacidad de almacenar y evocar en forma ordenada.
Esto sería uno de los fundamentos de la alteración mnésica en el abuso de Benzodiazepinas, el mecanismo íntimo seria que el balance entre la estimulación de la ACh y la inhibición GABA mantendrían un estado de activación determinado que facilitaría o inhibiría la acción de los estrógenos cerebrales y BDRF sobre las neuronas piramidales, los cuales estimulan la sinaptogénesis, que serían el fundamento de los nuevos circuitos y por lo tanto, de los engramas.
Así la actividad rítmica de las neuronas piramidales y de las neuronas septales darían la temporalidad del recuerdo y facilitarían o disminuirían la posibilidad de almacenar los hechos. Por último todos estos eventos transcurren a partir de la estimulación hipocámpica y la plasticidad de las áreas corticales.
El circuito ejemplo sería el siguiente
1) estimulación (observar un arma al ser robado), el estímulo va al área frontal donde se produciría la anticipación negativa y peligrosa, a su vez la actividad del Locus Ceruleus y del sistema simpático estimularía la amígdala y el hipotálamo. Así ya tendríamos los primeros pasos, uno cortical, occipitofrontal y otro subcortical, Locus Ceruleus - núcleo parabraquial – hipotálamo - amígdala. Ambos estímulos se yuxtaponen en el cerebelo el cual prepararía una acción motora que en coordinación con los ganglios de la base y la CPF darían la respuesta conductual.
Desde el área visual los impulsos llegan al área 38 en el polo temporal y al subiculum. Desde el primero se activa la amígdala con lo que la respuesta emocional al peligro aumenta, por un lado se activaría el lóbulo frontal a través de la vía tálamocingular, con lo cual la anticipación negativa se configura cognitivamente en peligro. Por otro lado se activaría en forma conjunta el ingreso a través del subiculum del peligro registrado emocionalmente (amígdala) y el peligro registrado cognitivamente (occipitofrontal).
Este estímulo doble activaría las neuronas piramidales con lo cual el reloj septo hipocámpico se reprogramaría (temporalidad), como también se producirían los cambios neuroquímicos (estrógenos, 5-HT, NA, receptores AMPA-Kainato, y canales de calcio, fosforilación de proteín-quinasa, activación de enzimas y factores como la proteína CREB, CIS, y FOSS.
Por último (la síntesis de ADN y nuevas proteínas receptoras, neurotransmisores) todo lo dicho lleva a una nueva sinaptogénesis con lo que se formarían nuevos circuitos, los cuales incluyen todas las estructuras mencionadas.
De esta manera de cualquier sitio del circuito se activaría el mismo y por lo tanto el recuerdo. También tendríamos que registrar la respuesta al hecho observado que quedaría almacenado. La memoria semántica u operativa estaría determinada por el tipo de conducta, y que sea conciente o no Estaría dado por el lóbulo frontal.
En resumen, el engrama estaría determinado por todo el circuito y por eso es correcto decir que no existe un lugar específico en el cerebro para el almacenamiento de los engramas, no porque no haya áreas del cerebro específicamente relacionadas con la memoria (hipocampo, área septal, cuerpos mamilares, fornix, Am igdala), sino porque el recuerdo y la memoria como función, involucran todas las áreas del mismo.
Los recuerdos conforman nuestra continuidad temporal y nuestra identidad, lo cual activa todo el cerebro, somos nuestro cerebro y su relación con el mundo al cual conforma y es conformado por éste.

E - Pensamiento
Como actividad cerebral el pensamiento es la máxima expresión y depende de todas las funciones anteriores, las cuales las integra para conformar un mundo entendible y comprensible. Las bases neurobiológicas del pensamiento, en el momento actual de los conocimientos, son teóricas, pero existen hechos incontrovertibles; 1) el cerebro es el órgano del pensamiento, 2) el lóbulo frontal es el área más específica; cuando se daña, el pensamiento es la función mas alterada, 3) la DA, ACh, y la 5-HT son imprescindibles para un funcionamiento adecuado del pensar, 4) la corteza frontal, el estriado (cabeza del caudado, accumbens, fundus striati), y tálamo son las estructuras cuyo daño puntual produce alteraciones en el pensar.
A partir de estos hechos podemos describir un posible circuito del pensar, con presuntas áreas involucradas y sus neurotransmisores, que son los target en donde la farmacología trabaja.
Con un funcionamiento normal de las facultades anteriores y por ende sus áreas cerebrales y neurotransmisores, los hechos, cosas y vivencias ingresarían al lóbulo frontal; específicamente a la región prefrontal en donde estos estímulos se asociarían en forma causal, vale decir con un sentido lógico, en donde las cosas vividas adquieren un orden de causa y efecto.
Es a partir de este orden en donde se puede proyectar, imaginar, evaluar las posibles consecuencias de los hechos, es decir, anticipar, priorizar, entender y por último elaborar un juicio de realidad.
El lóbulo frontal presenta tres caras, cada una de las cuales se asocia a una función, la cara dorsolateral: área cognitiva (pensamiento lógico); cara medial: voluntad y deseo (motivación) y cara orbitaria: afectivo – impulsiva (valorativa).
El circuito cognitivo se conformaría así: impulsos que ingresan desde el exterior y/o interior llegan al tálamo desde donde se proyectan a las áreas sensoriales. Se produce la elaboración, y desde las áreas secundarias y terciarias se proyectaran al lóbulo frontal corteza dorsolateral.
Aquí se elabora el concepto de causa y efecto donde por la interacción de las distintas áreas del lóbulo frontal, lo cognitivo (corteza dorsolateral) se valora en la región orbitaria y luego se le da el impulso a la respuesta (motivación) corteza medialfrontal.
Las eferencias desde la corteza dorsolateral se proyectan a las áreas efectoras de la corteza motora y/o del lenguaje y al mismo tiempo se dirigen a las áreas estriadas las cuales a través del control sobre el tálamo, reforzarían las respuestas y la mas estimulada sería la que se llevaría a cabo.
En el tálamo ingresa la afectividad (amígdala) y la memoria (hipocámpo). La otra vía de ingreso del complejo amígdalo – hipocampo es a través del subiculum directo al lóbulo frontal. La relación corteza frontal – estriado – tálamo está determinada genéticamente, es decir es punto a punto, por lo que la misma neurona cortical se contacta siempre con la misma neurona del estriado. Cualquier alteración en el neurodesarrollo, una atrofia prefrontal, una lesión talámica o en la cabeza del caudado provocaría asociaciones anormales determinando pensamientos patológicos (demencia, oligofrenia, esquizofrenia), es decir que la alteración de este circuito produce delirios o ideación patológica que son síntomas del target cognitivo.
Estos estímulos interaccionan para obtener la respuesta deseada, los neurotransmisores más importantes implicados son DA, 5-HT, GABA, glutamato y Acth, y no es de sorprender que los fármacos tengan acción sobre estos mediadores químicos para ejercer su función.
AREA AFECTIVA
Dentro del modelo que presentamos, la afectividad es uno de los target de tratamiento, su alteración, tanto cuali como cuantitativa es la causa mas frecuente de consulta o de internación en los Trastornos de Personalidad.
El hecho que el mayor índice de comorbilidad sea con los trastornos del ánimo, son datos que muestran la importancia en la comprensión de los síntomas que involucran los estados de ánimo y sus bases neurobiológicas para un tratamiento racional. El modelo presentado, destaca que uno de los factores desencadenantes de las Crisis de Personalidad es la “incapacidad de tolerar la frustración” esto surge desde dos orígenes:
a) Incapacidad Cognitiva
b) Incapacidad Afectiva
La incapacidad cognitiva, está tomada aquí como algo disfuncional y no por falta del desarrollo (oligofrenia). Esta determina el mal análisis y recepción de los estímulos por

disfunciones en cualquiera de las facultades nombradas en el área cognitiva lo cual determina una respuesta emocional acorde a este mal funcionamiento; por ejemplo en el trastorno narcisista existiría una estructura cognitiva con creencias anormales como “soy diferente a todos, merezco un trato especial”.
Cuando esta creencia se enfrenta a una realidad que no puede satisfacerla y los mecanismos adaptativos, o estrategias utilizadas hasta ese momento no pueden cambiar la realidad, el paciente sufre una distimia o una depresión.
Sintomatológicamente podemos observar tristeza, irritabilidad, y angustia: todo esto es una gran incapacidad de tolerar la frustración; pero cuyo origen es cognitivo y no afectivo, ya que los afectos acompañan coherentemente al concepto de “soy diferente y merezco un trato especial”. En este caso la alteración no es afectiva aunque se presente una distimia o una depresión, por lo tanto no debemos medicar con Antidepresivos, porque lo que haríamos sería “inflar” lo cognitivo agravando el trastorno.
Aclarado lo anterior, utilizamos el termino incapacidad debido a que abarca mejor las posibilidades que puedan ocurrir. Tomamos como funciones de éste área; a) angustia, b) tristeza, c) irritabilidad, y d) insomnio.

Angustia
Lo primero que debemos destacar es que no se está frente a una ansiedad patológica característica de los Trastornos de Ansiedad del eje I. Sí que en la mayoría de los casos es disfuncional, pero no llega a conformar un trastorno por sí misma. Este estado en donde el individuo se siente tenso, atemorizado y alarmado con un gran cortejo somático, es provocado por estímulos externos, internos o ambos. Las bases neurobiológicas de esta sensación son bastante conocidas.
El complejo nuclear amigdalino es el centro en donde se originaría esta respuesta a la cual llegan los estímulos del mundo externo a través de la corteza basolateropolar temporal (área 38) y del mundo interno a través del hipotálamo, esto se compara en el hipocampo con lo vivido anteriormente.
Del resultado de esta relación surge una respuesta conductual a través de los efectores motores (estriado – núcleos de los pares craneales), viscerales (simpático y parasimpático), hormonal (hipotálamo – CRF – ACTH – VIP) y una respuesta cognitiva a

través de la vía amígdalo – tálamo – cíngulofrontal.
Ambas respuestas están acompañadas de la activación del Locus Ceruleus que origina la preactivación (ver atención) y potencia la respuesta a través de la liberación de NA en la corteza frontal, amígdala y los núcleos en tronco y médula.
Desde lo neuroquímico, el principal neurotransmisor involucrado es el GABA con sus receptores tipo I y II. Este neurotransmisor se encuentra en gran cantidad en la amígdala, estriado, hipocampo, y corteza frontal. La función sería una actividad inhibitoria reguladora sobre las estructuras mencionadas.
El otro neurotransmisor es la 5-HT el cual con sus receptores 5- HT1, 5-HT2, y 5-HT3 determinan la actividad del Locus Ceruleus por un lado, y por otro en corteza frontal, hipocampo y amígdala.
Respecto a los esteroides cerebrales, sabemos hoy que estos en niveles óptimos estimulan la sinaptogénesis en el hipocampo (BDRF), con lo cual se mejora la actividad cerebral general y en especial la cognitiva. Pero cuando aumentan en forma sostenida, como en el estrés continuo, se produce una disfunción por liberación de neurotransmisor excitatorio y activación de receptores AMPA-Kainato que provocan el influjo de Calcio dentro de la célula con la activación de la pK y posterior destrucción neuronal.
La relación amígdala – hipocampo es el fundamento de la teoría del trauma temprano. Suponemos que los pacientes con Trastornos de Personalidad han sufrido situaciones estresantes continuas durante su desarrollo lo cual lleva a una liberación alterada de esteroides sobre el hipocampo y por consiguiente a la posible alteración en su desarrollo con lo cual la capacidad cognitiva está disminuida.
Esto lleva a una peor evaluación de los estímulos, con lo cual se conforma el círculo patológico de ESTRESOR ANORMAL – ALTERACION HIPOCAMPAL – MALA RESPUESTA – DESADAPTACIÓN – CREENCIAS ERRÓNEAS – ESTRATEGIAS ANORMALES – TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD.
Esto no significa que la causa de los Trastornos de Personalidad sea esta, pero si que al momento de evaluarlo debemos conocer que existe una alteración en el hipocampo que no permite una valoración afectiva correcta y que se debe conocer el nivel corticoideo funcionante, especialmente en los que presentan sintomatología afectiva.
En resumen la liberación de NA aumenta la activación general con el aumento de Liberación de aminoácidos excitatorios (glutamato). Esto lleva a la inhibición de los Neurotransmisores Inhibitorios (GABA), siendo esta función mediada por la 5-HT en el hipocampo, con lo cual aparece la ansiedad y posteriormente las respuestas hormonales (CRF – ACTH – Esteroides).
Este sería el circuito neuroquímico sobre el cual debemos actuar de acuerdo a lo siguiente:
1) no podemos reducir NA, se alteraría la función cognitiva – afectiva
2) no podemos reducir la actividad corticoidea
3) la acción de la 5-HT en los TP es dual estimulando la respuesta hormonal esteroide e inhibiendo la respuesta del GABA, siendo peligroso al no ser específicos
4) estimular el GABA (BZDs).
Así la utilización de benzodiazepinas en la angustia es la correcta. Hoy también podemos agregar la Tianeptina, la cual estimula selectivamente la recaptación de 5-HT en el hipocampo permitiendo la acción del GABA.
Tristeza
Como ya mencionamos, ésta tristeza no conforma un cuadro de depresión mayor, sino un patrón de respuesta en una crisis, pero de tal magnitud que inhibe toda la conducta. Los fundamentos neurobiológicos de la tristeza no son totalmente conocidos, pero podemos esbozar algunos conceptos que nos guiarán para el tratamiento.
Lo primero es diferenciar entre tristeza y depresión. Tristeza es un afecto que se asocia con la capacidad de valorizar, con lo ético, es una emoción que tiene una función de inhibir ciertas conductas para poder concentrarnos en otras, como aclara Goldar “¿quien se ocuparía del enfermo si no hubiese un familiar triste al lado?”. Cuando esto se vuelve rígido y desadaptativo se convierte en un síntoma, y es aquí donde se hace claro la diferencia con la depresión, en donde no hay motor o fuerza, y nada tiene que ver con una valoración.
Es algo temperamental, agrado – desagrado puro, en la tristeza todavía se tiene la fuerza para suicidarse; en la depresión esto no ocurre de la misma manera, no hay fuerza, pero no es por estar triste, sino porque las estructuras neurológicas están dañadas. El depresivo es un espectador de su inmovilidad, mientras que el triste es el actor.
Las estructuras neurobiológicas involucradas en la tristeza son la corteza orbitaria anterior, la región prelímbica o corteza frontomedial, hipotálamo, núcleo accumbens, caudado y tálamo.
Los estímulos llegan a corteza prefrontal dorsolateral donde son llevados hasta la corteza orbitaria anterior y de aquí por medio de las eferencias al polo temporal región septohipotalámica, y corteza orbitaria posterior donde se establece la correlación afectiva de alegre - triste, bueno - malo.
Estas correlaciones se fueron conformando a través del desarrollo, así si es malo se inhibe la conducta a través de la inhibición de la región frontomedial, la cual no estimulará al núcleo accumbens (ver atención).
Por otro lado se activa la región septal que se conecta directamente con el hipocampo, donde se activarían los recuerdos displacenteros con la consiguiente repercusión somática de desagrado. Esto se logra a través del hipotálamo medial y sus conexiones con el tálamo y de aquí al lóbulo prefrontal donde se encuentran alojadas las creencias depresivas y estrategias consecutivas.
En resumen la tristeza como cognición surge de la relación entre la corteza orbitaria anterior y lóbulo temporal; y como conducta desde la corteza frontomedial y el núcleo accumbens, ambos sustentados en la activación del hipotálamo medial e hipocamposeptal.
Los neurotransmisores implicados son varios pero tres son los más importantes, NA, DA, y 5-HT. La NA como siempre es el encargado de poner en línea a las neuronas. Existe siempre un equilibrio entre la estimulación noradrenergica e inhibición serotoninergica tanto en el Locus Ceruleus como en corteza e hipotálamo. La NA otorga a la tristeza ese componente cognitivo (desatención y fatiga).
La DA tiene su target en el núcleo accumbens, es decir desde la región tegmental ventral llega al accumbens donde interacciona con las aferencias excitatorias (glutamato) de la corteza frontomedial.
Del resultado surge la conducta, o sea, la DA permite el acercamiento a los objetos (motivación), le da a la tristeza la anhedonia o falta de interés. Por último la 5-HT a través de su actividad en la región orbitaria anterior, amígdala, hipocampo e hipotálamo, produce distintos síntomas si está en mas o en menos.
Así en la corteza orbitaria anterior se genera el pensamiento suicida, la agresividad y la culpa, en la amígdala la falta de humor, libido disminuida, y en el hipotálamo la pérdida del apetito, alteración del sueño, perdida del placer, y por último en el hipocampo el pensamiento repetitivo pesimista, la ansiedad, etc.
Irritabilidad
Este síntoma es característico del cluster B. Se presenta antecediendo o durante el transcurso de las crisis aumentando la peligrosidad. Definirla no es sencillo, pero podríamos decir que es ese estado continuo de inadecuación y enojo, siempre inestable que lleva al individuo a conductas desadaptativas.
Los fundamentos neurobiológicos de la irritabilidad se encuentran principalmente en la relación entre la amígdala y el polo temporal (área 38 de Brodmann) y el Locus Ceruleus.

Como vimos hasta ahora el Locus Ceruleus es el encargado de activar toda la corteza y subcorteza.
Cuando el neurotransmisor involucrado en la activación se encuentran aumentado se observa irritabilidad (anfetaminas). También en los focos irritativos temporales se observa irritabilidad. Esto se debe a que la relación temporo - amígdalina es la que nos informa del peligro y es lógico que una disfunción se transforme en irritabilidad como sensación de enojo.
Aquí el neurotransmisor es la 5-HT que al estar disminuido funcionalmente aumenta la activación continúa del polo temporal, pero esta deficiencia no es falta sino disbalance. Es por eso que se debe tratar con carbamazepina; porque si aumentamos el pool de 5-HT en estas zona lo que haremos es pasar de la irritabilidad a la ira. Por otro lado la utilización de β-bloqueantes está justificada por el Locus Cereuleus y la NA.
AREA DEL CONTROL DE LOS IMPULSOS
La impulsividad como síntoma se encuentra en todas los Trastornos de Personalidad. Hemos agregado como síntomas acompañantes, para poder definir mejor lo que observamos, a la agresividad y ansiedad.
Las estructuras y neurotransmisores involucrados en este área no son muy conocidos, debemos tener en claro que tener impulso no significa tener agresión, y que agresión y violencia son conceptos diferentes.
Comenzaremos con la impulsividad como motor primario de todo. Cuando uno consigna esa persona “es impulsiva” lo que realmente quiere decir es que no es capaz de valorar y

posteriormente inhibir la conducta, porque no anticipa la consecuencia del acto a realizar.
En esta descripción ya aparecen las áreas que deben estar involucradas:
1º) lóbulo frontal - 2º) lóbulo temporal - 3º) amígdala - 4º) hipocampo - 5º) hipotálamo

6º) locus ceruleus - 7º) núcleos del Rafe - 8º) área tegmental ventral - 9º) núcleo accumbens - 10º) cabeza del núcleo caudado - 11º) tálamo
Comenzando con la sensopercepción, los estímulos desde aquí (cerebro posterior) se dirigen al área cognitiva, lóbulo frontal región dorsolateral, donde se convierten en conceptos y símbolos.
Desde aquí se proyectan a la región orbitaria anterior en donde se procede a la valoración ética del impulso (ver afectividad). El área orbitaria anterior recibe el input inhibitorio del área orbitaria posterior, la cual está conectada con el polo temporal, a través del fascículo uncinado, y con la amígdala e hipotálamo a través de la vía tálamo – cortical del pedúnculo talámico inferior.
Este input lleva las vivencias desagradables, es decir el castigo, la culpa, etc; mientras que el input temporal llega al área orbitaria anterior, con la información del peligro de realizar el acto. Esta información es de ida y vuelta.

Al regresar al temporal ingresa al hipocampo donde se activan los circuitos afectivos (ver afectividad) llegando al área orbitaria posterior a través de dos caminos: uno talámico (fascículo de Guden) y otro septal medial (fascículo de Zukerclan).
Así el resultado de la activación del área orbitaria anterior, donde se activaría la región frontomedial o área prelímbica, y desde donde se realizará la conducta posterior de acercamiento o alejamiento a través de la aferencia al núcleo accumbens (mot ivacional).
Todo funcionamiento cortical esta determinado por el estado de activación de sus neuronas las cuales dependen del control aminérgico inferior que sería de la siguiente manera:
1. NA preactivadora y potenciadora
2. DA moduladora negativa cortical / DA moduladora positiva subcortical
3. 5-HT moduladora positiva cortical / 5-HT moduladora negativa subcortical
4. GABA moduladora negativa cortical y subcortical
5. Glutamato moduladora positiva cortical y subcortical
AsÍ el control de los impulsos estaría determinado por el área orbitaria. Al dañarse esta zona, no existiría modulación.
Como se observa en los pacientes con traumatismos de cráneo que presentan contusiones orbitarias anteriores, la conducta de estos es totalmente impulsiva, también ocurre esto cuando el daño se presenta en el área orbitaria posterior. Esto se debe a que falta “la resonancia afectiva desagradable” que aquí se origina. A diferencia del área anterior que es moduladora, el área posterior es inhibitoria sobre la primera.
Por otro lado tenemos una gran impulsividad en los pacientes con daño polar temporal (área 38 de Brodmann), y esto se debe a que el área orbitaria anterior no puede modular la entrada de los estímulos a la amígdala e hipocampo de manera tal que por más que se valore correctamente no se puede impedir la respuesta y esto lo dicen los pacientes, “se que está mal y me siento mal al hacerlo pero en ese momento no puedo contenerme”.
El paciente con daño temporal, a diferencia del que presenta daño frontal, se siente mal ya que tiene las áreas de valoración intacta y provocan una repercusión desagradable.

Esta diferencia es fundamental debido a que en una existe la posibilidad de educación y control, entonces con la medicación o con la cirugía se controlaría la impulsividad a diferencia del paciente impulsivo orbitario que no tiene posibilidad de reeducación por falta de las áreas valorativas.
Esta diferenciación es la que existe entre un paciente borderline (temporal) y un antisocial, o como debería llamarse psicópata (orbitario). A su vez el antisocial cuando se toma este rasgo como una conducta, sería una alteración orbitaria posterior.
Cuando se habla de estructura de personalidad, sería una alteración del área orbitaria anterior, porque se construye una serie de valores pero en forma anormal, lo que muestra que existe una repercusión tímica (AOP), pero que se encuentra alterada en su orden y jerarquización (AOA).
Todas estas estructuras corticales se encuentran bajo la regulación del influjo neuroquímico inferior a saber: la NA inicia la actividad y luego la potencia, sea cual fuere.
La DA cuando se activa en el núcleo accumbens inhibe la conducta pero cuando se activa en la corteza, la estimula. La serotonina en la corteza tendría un papel inhibitorio, mientras que en las estructuras subcorticales estimularía la DA, siendo esto último lo más importante en las conductas antisociales. EL GABA inhibe la conducta, pero puede provocarla dado que altera la cognición, el glutamato estimula las respuestas que salen de la corteza.

similar:

Resumen realizado por Planeta Azul iconResumen del trabajo realizado en encuentros anteriores. Faltan las...

Resumen realizado por Planeta Azul iconVolumen 11 de la Historia Universal Planeta dirigida por fontana,...

Resumen realizado por Planeta Azul iconResumen: La enseñanza y el aprendizaje de todos los conocimientos...

Resumen realizado por Planeta Azul iconResumen: La enseñanza y el aprendizaje de todos los conocimientos...

Resumen realizado por Planeta Azul iconResumen El presente se ha realizado por la necesidad de especializar...

Resumen realizado por Planeta Azul iconFase, pasa por el receptor, y sale por un conductor azul llamado Neutro. El verde-amarillo

Resumen realizado por Planeta Azul iconResumen el planeta y los seres vivientes estamos siendo amenazados...

Resumen realizado por Planeta Azul iconResumen: Hemos realizado un proceso de cristalización de diferentes...

Resumen realizado por Planeta Azul iconSolución de azul de metileno al 1%. Pesar 1gr de azul de metileno...

Resumen realizado por Planeta Azul icon¿Por qué el cielo es azul?


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com