Bibliografía Cuadros, Gráficas, Mapas




descargar 98.86 Kb.
títuloBibliografía Cuadros, Gráficas, Mapas
página2/3
fecha de publicación03.03.2016
tamaño98.86 Kb.
tipoBibliografía
med.se-todo.com > Derecho > Bibliografía
1   2   3

7.¿Cuánto invierten las multinacionales?

Este dato es muy difícil obtener, no solo por su confidencialidad y protección legal, sino porque la unidad de registro en la SE es distinta a la de firma multinacional que aquí se utiliza. No obstante, los datos agregados de IED y algunos casos de empresas que son públicos nos indican su importancia.
En primer lugar, México está bien posicionado mundialmente en la IED. A partir del índice de intensidad de inversión extranjera directa en los diversos países elaborada por el WIR (2009) se tiene que México ocupa el lugar 14º dentro de los 20 países receptores de IED mas preferidos (Gráfica 7), lugar acorde con su posición como 13ª economía del mundo.
En segundo lugar, la IED en México desde el 1999 se ha mantenido muy estable (Cuadro 7). Si bien México y la Cuenca del Caribe han recibido, como región, una menor cantidad de IED, en comparación con América del Sur, la primera ha mostrado menores signos de volatilidad. Entre 1991-1995 y 1994-1998, el promedio anual de ingresos de IED en México casi se duplicó, al pasar de 6,800 millones a 11,400 millones de dólares; y casi se triplicó en el periodo 2004-2008, al alcanzar los 22,616 millones de dólares. A pesar de ello su crecimiento en este país ha sido menor que en el conjunto de América Latina (Cuadro 7). Esta participación relativa se va reduciendo a través del tiempo, quizás debido a la crisis mexicana de mediados de los años noventa y de su fuerte dependencia de la economía norteamericana (a donde se dirigen las exportaciones mexicanas de manufactura), la cual experimentó una severa recesión a fines del 2001 y en particular en el 2008-2009. México, el segundo mayor receptor de IED de la región, sufrió los efectos de la crisis y vio bajar sus flujos de inversión a 21.9 billones de dólares en 2008, un 20% menos que en 2007. Tanto los servicios como las manufacturas tuvieron una caída importante (16% y cerca del 50%, respectivamente) (CEPAL, 2008).
De los múltiples casos que aparecen en los medios de comunicación, conviene destacar por su volumen de inversión lo siguientes: Nissan, con 1.3 billones de dólares, para producir un nuevo modelo compacto destinado a venderse en Estados Unidos. Ford, con 3 billones, para reconvertir la planta de Cuautitlán para producir autos pequeños y ampliar su planta de motores Chihuahua y construir un complejo de transmisiones en Irapuato. Q.Cell, con 3.5 billones, para instalar una planta de paneles solares en Mexicali (generará 4,500 empleos directos y 13 mil indirectos). Y Ternium, quien planea invertir 4.2 billones en una nueva planta de aceros planos.
En otras actividades destaca la compra del 42% de la siderúrgica Hylsamex por el conglomerado argentino Techint, al grupo local Alfa, por unos 2.6 billones de dólares. Otro caso es Electrolux, con una inversión de 100 millones de dólares, quien trasladó su operación de Michigan a Juárez para fabricar refrigeradores para la exportación. En los servicios cabe mencionar a Wal-Mart, que se consolida como la cadena minorista dominante e invirtió 740 millones de dólares en la apertura de 70 nuevas tiendas y el reacondicionamiento de otras.
8.¿Cuáles son las estrategias de inversión de las multinacionales?

Cuatro estrategias se identifican como los principales determinantes de las actividades de inversión por parte de las empresas multinacionales (Dunning, 1993; Berhman, 1972):

  1. Buscadores de Recursos Naturales. Estas empresas buscan invertir en aquellos países que cuentan con recursos naturales específicos ya sea por carecer de ellos en su país de origen o por tener acceso a un menor costo.

  2. Buscadores de Mercados. Son las empresas que invierten en países o regiones para ofertar sus bienes y servicios en sus mercados o mercados de países adyacentes.

  3. Buscadoras de eficiencia. Son empresas que buscan racionalizar la estructura de los recursos establecidos basados en la búsqueda de mercados a través de ganancias derivadas de una governanza común o actividades geográficamente determinadas como economías de escala, de alcance, de aglomeración, así como la diversificación del riesgo.

  4. Buscadoras de activos estratégicos o activos tecnológicos. Este tipo de inversión se presenta por medio de la adquisición o fusión con otras MNCs para añadir un portafolio de activos a la empresa que son percibidos como determinantes para mantener o incrementar la competitividad internacional.


De acuerdo con Mortimore (2006) cada una de estas estrategias si bien tiene ventajas, también problemas. Entre los problemas de la estrategia de búsqueda de recursos naturales destacan las actividades de tipo enclave, desarticuladas de la economía mexicana. En la estrategia de búsqueda de mercados, resalta como problema que la producción de bienes y servicios no son competitivos de clase mundial. Pero la estrategia de búsqueda de eficiencia, a través de las exportaciones de manufactura, es la que tiene más problemas asociados: se encuentran atrapadas en actividades de bajo valor agregado, los eslabonamientos productivos son truncados; hay dependencia en operaciones de ensamble con componentes importados, dependen de una masiva presencia de compañías locales extranjeras y, de manera sobresaliente, hay una “race to bottom” en costos de producción (salarios, prestaciones, tipo de cambio). Finalmente, la estrategia de búsqueda de activos tecnológicos tiene como problema principal que está desarticulada de la política nacional y hay una baja propensión para invertir en investigación y desarrollo (Mortimore, 2006).
La Gráfica 8 muestra la inserción de los países emergentes que reciben IED estadounidense en las actividades de ingeniería e investigación y desarrollo. Estas actividades ya no son sólo dominio de las economías maduras, sino que puede surgir de cualquier parte del mundo. De hecho, la difusión a la inversa provoca que la innovación en filiales de MNCs en países subdesarrollados pueda ser adaptada en toda la corporación, como el caso de la fábrica condominio de VW-Resende, en Brasil, o el MTC de Delphi, en Juárez. En el 2008, de las empresas americanas que realizaban I+D en sus filiales en otros países, resultó que en China una cuarta parte (26%) de ellas realizaba estas actividades, y en menor medida en India (14%) y en México (8.7%); pero como puede apreciarse en esa gráfica, México está muy cerca de Japón o el Sudeste Asiático. Estas inversiones pueden clasificarse bajo la estrategia de activos tecnológicos descrita previamente.

Con base en la encuesta telefónica realizada resultó que el 58% de las multinacionales siguen la estrategia de búsqueda de eficiencia en mercados externos vía la exportación de manufacturas, el 34% busca el mercado regional o nacional y el 7.7% busca activos tecnológicos. Tres variables resultaron analíticamente asociadas con estas estrategias: país de origen, autonomía en las decisiones de parte de las empresas localizadas en México y sector. Sorprendentemente el tamaño del empleo no resultó ser una variable significativa en ningún caso. Pero sí las otras dos primeras y, sobre todo, la forma particular en que se combinaban. Así, las empresas extranjeras cuyas unidades tienen gran independencia y capacidad de decisión, tienden a desarrollar fundamentalmente estrategias orientadas a la eficiencia para la exportación. Por el contrario, las compañías mexicanas organizadas en redes estrechas, favorecen principalmente las estrategias tendientes al dominio de los mercados locales y, en menor medida, al desarrollo de activos tecnológicos.

9.¿Qué volumen de empleo generan las multinacionales?

Determinar el volumen del empleo por parte de las corporaciones multinacionales en México no es un asunto menor. Existen muchos problemas con las bases existentes. Las fuentes oficiales, como los censos económicos y las encuestas del INEGI, son poco útiles para conocer dicho impacto, debido a la metodología que utilizan en donde la unidad de registro es el establecimiento industrial, comercial o de servicios, y no la firma.
Primero, no sólo las grandes empresas en términos del tamaño de empleo son multinacionales. También existen empresas extranjeras en México de tamaño mediano, pequeño e, incluso, micro. De igual manera, existen empresas mexicanas, en términos del capital, de gran tamaño y muchas de ellas no operan en el extranjero, pero otras si están internacionalizadas. Segundo, las bases de datos oficiales no permiten saber cuántos de los establecimientos censados o encuestados pertenecen a la misma empresa. Tercero, en los distintos directorios de empresas varias de ellas aparecen como firmas independientes pero en realidad pertenecen a la misma multinacional. Cuarto, en varios directorios de empresas se incluyen como si fuera una sola empresa a un grupo económico, al cual pertenecen varias firmas independientes.
Los resultados de nuestro censo y de la encuesta, comparados con los de las 500 más grandes de Expansión, se encuentran en el Cuadro 8. El volumen de empleo total es mayor en las MNCs extranjeras que las mexicanas, de acuerdo con nuestras encuestas. Por el contrario, en el listado de las 500 más grandes de la Revista Expansión resultaron las mexicanas como las mayores. A partir de 369 firmas que dijeron su volumen de empleo se obtuvo un total de 2’612,723 empleos. Podemos suponer conservadoramente que el empleo total en las 1,746 multinacionales establecidas en México probablemente esté entre los 3 y 5 millones de trabajadores. Esto significa que las multinacionales podrían llegar a representar entre el 7% y el 11% de la PEA total en México y entre 21% y 36% de los trabajadores inscritos en el IMSS.
El empleo promedio por firma resultó, en cualquier caso, ser muy alto: 3,443 ocupados en promedio en cada multinacional. Las empresas extranjeras emplean en promedio 3,343 personas y las mexicanas 4,598 --de acuerdo con la encuesta cara-a-cara con 163 firmas. Por su parte en el listado de las 500 más grandes de Expansión el promedio fue de mayor tamaño: 5,930 personas para las extranjeras y 13,170 para las mexicanas (Cuadro 8). Lo cual es comprensible si se trata de las 500 más grandes. Estas grandes cifras dan una idea de la enorme importancia de las MNCs en la generación de empleo y de la trascendencia de las decisiones que toman sus directivos en términos de condiciones de trabajo, empleo y laborales.
Llama la atención que las multinacionales extranjeras concentran el 80% del empleo, de acuerdo con el censo telefónico, y el 89% de las empresas encuestadas cara-a-cara. En cuanto al número de empresas resulta que las extranjeras representan el 92% en ambas fuentes. Mientras que, según la lista de las 500 más grandes de Expansión, las empresas extranjeras representan sólo el 24% del empleo (aunque sólo 233 de las 500 reportaron el numero de empleos). Por tanto, hay un sesgo importante en esta última base de datos. Tal parecería que, o bien a las empresas mexicanas les importa aparecer en este listado más que a las extranjeras, o más bien que son realmente las más grandes. Por último, resaltar que las empresas mexicanas y las ubicadas en el centro tienen mayores tasas de crecimiento en el empleo (Cuadro 9).
Acerca del comportamiento previo y futuro en el empleo, se obtuvieron algunos resultados. Con base en las opiniones de los directivos de recursos humanos de las empresas encuestadas, podemos tener una idea de cómo ha sido el dinamismo del empleo en cuanto a la subcontratación. Al preguntárseles su opinión acerca del comportamiento en los últimos 3 años, los directivos de recursos humanos señalaron que la situación mejoró en términos de la contratación de personal (Cuadro 10). Acerca de la transferencia de empleo hacia otros lugares fuera de México, así como de la transferencia de otros países hacia México, la respuesta más común de los directivos es que la situación no ha cambiado con el presente. Sin embargo, al preguntárseles sobre los próximos 3 años, la opinión promedio fue que sí aumentará tanto la subcontratación de empleos como la contratación de nuevo personal, siendo un poco mayor el índice en el caso de empleos que serán transferidos hacia México, como se puede observar en dicho cuadro. Es importante hacer notar que el empleo es una variable muy sensible al comportamiento de la economía, y que esta pregunta fue hecha en medio de la tormenta de la crisis (económica, de seguridad púbica e incluso de influenza).
10. ¿Qué estándares laborales tienen las multinacionales?

Se trata de una pregunta compleja y muy amplia como para responderla en este documento. De acuerdo con Graciela Bensunsan (2009), los estudios realizados sobre los efectos de la globalización en los derechos laborales arrojan resultados mixtos y poco concluyentes. Algunas veces deduciendo que reducen su alcance y vigencia, otras veces destacando escasos beneficios o ninguna relación significativa entre ambos fenómenos. Esta autora menciona que el punto de vista predominante en esta cuestión es que la globalización se acompaña de la declinación del Estado, el creciente poder de las MNCs, el debilitamiento o la destrucción de los sindicatos y la flexibilización de las regulaciones laborales nacionales. Y, como derivación directa, se subraya ante todo el efecto de precarización de los empleos.
Para efectos de este documento, y a partir de la encuesta realizada, algunas variables nos pueden ofrecer indicadores sobre la cuestión laboral, como son la importancia del costo de la mano de obra, la capacidad de las empresas en México para reconocer a los sindicatos y el impacto de los sindicatos en las inversiones de las empresas.
El costo de la mano de obra, que incluye, además del salario, los bonos y otras prestaciones, representa para las multinacionales en México un poco más de la tercera parte de su costo total de operaciones. Consideradas de conjunto, las empresas encuestadas desembolsan, en promedio, por concepto de costo de mano de obra el 35.9% de todos los gastos en que incurren. Sorprendentemente, se trata de un alto porcentaje y refiere al importante rol del trabajo dentro de las corporaciones multinacionales.
En el Cuadro 11 aparece desglosado este dato para los sectores, el tamaño del empleo y el país origen del capital de la MNCs. Como se puede apreciar, existen diferencias importantes. La parte del costo representada por la mano de obra es sustancialmente mayor entre las empresas orientadas al mercado de los servicios que entre las que se dedican a la manufactura (46.6% vs 33.5%). Esta es la diferenciación más significativa. En menor grado, otros elementos también son diferentes. Proporcionalmente, el costo de la mano de obra es mayor para las MNCs más grandes que para las de menor tamaño relativo (39.9% vs 33.4%), al igual que lo es para las empresas norteamericanas frente a sus similares de otro país de origen (39.2% vs 31.4%). Llama la atención que, considerando no sólo el país de origen del capital, sino todos los subgrupos de empresas formados a partir de los distintos criterios de clasificación, las multinacionales mexicanas son las que, en promedio, tienen proporcionalmente menores gastos por concepto de mano de obra.
Por otra parte, parece existir una relación positiva entre el tamaño del ingreso promedio de los empleados del Grupo Ocupacional mas Grande (GOG)6 y la proporción del gasto representado por el costo de la mano de obra en el costo total. Esto es, que cuando aumenta el ingreso promedio de los empleados del GOG, al mismo tiempo aumenta el impacto que sobre el gasto total tiene para la firma el desembolso realizado por concepto de retribuciones monetarias a sus empleados. Esto es interesante, pues puede estar indicando que el costo total de operación de las MNCs es relativamente estable. De manera que los incrementos en el costo de la mano de obra no se producirían a expensas del costo total, sino que, en general, estarían compensados por eventuales decrementos en otros rubros de gastos. Si esto fuera cierto, tendría implicaciones en cuanto a matizar la idea de que las MNCs pierden competitividad como consecuencias del incremento del costo de la mano de obra en México.
Como era de esperarse, los ingresos para los trabajadores en las multinacionales varían de manera importante en los segmentos que aquí se revisan. Los ingresos promedio (salarios, prestaciones y bonos) en el 2007 y para el GOG oscilaron de acuerdo a nuestra encuesta de 2.7 dólares por hora en las empresas mexicanas a 6.8 en el sector primario de actividad (Cuadro 11). Por sector de actividad el ingreso resultó mayor en las empresas de servicios que en las manufacturas. Por país de origen las que menos pagan son las multinacionales mexicanas ($2.7 dólares pro hora) y las que mayores ingresos ofrecen son las empresas extranjeras no-americanas ($3.7). Las estadounidenses tienen un ingreso medio ($3.5). Sorprendentemente no hay diferencia en los promedios de ingreso para multinacionales pequeñas o grandes.

Las relaciones de las MNCs con las diferentes unidades de negocios que las componen, en términos de su grado de autonomía o subordinación, es de carácter complejo. Uno de los ámbitos donde se muestra esta complejidad es en la discrecionalidad con que cuentan las empresas para decidir sobre el reconocimiento de los sindicatos. A partir de la encuesta no se puede establecer que la decisión de reconocimiento de los sindicatos sea una facultad transferida completamente de los corporativos a las empresas en México. Solo el 13% de las MNCs tienen la autoridad plena para hacerlo. Pero tampoco es un mandato centralizado por entero en los niveles corporativos, ya que sólo la cuarta parte de las empresas sigue esta política. Entre estos dos extremos, lo que parece existir es un espacio para la negociación, en el que varía la influencia de las unidades de negocios individuales frente al corporativo. Lo que sí es definitivo es que 90% de los directivos en el nivel corporativo mantienen algún grado de control sobre el proceso, limitando la capacidad de filiales y unidades independientes para decidir libremente.
La idea de completa o nula discrecionalidad para la toma de decisiones es válida para los distintos segmentos que aquí analizamos de MNCs. En todos los casos son menos frecuentes los escenarios absolutos y más frecuentes los que suponen niveles más o menos compartidos de involucramiento en la decisión de reconocimiento de los sindicatos. Por ello los promedios en la escala están alrededor del 3 (Cuadro 12). No obstante, las multinacionales mexicanas y de mayor tamaño son las que otorgan mayor capacidad de decisión a sus unidades individuales para reconocer a los sindicatos. En contraposición, empresa de servicios, pequeñas y americanas son las que tienen –según los directivos entrevistados—dan menor capacidad.

Sin embargo, al considerar las diferencias entre las empresas de acuerdo al sector, el tamaño del empleo y el país de origen aparecen tres situaciones que ameritan relevarse. Primero, destaca el hecho de que las multinacionales de los servicios son las menos extremas. Constituyen el grupo que menor soberanía concede a sus empresas para tomar decisiones propias en relación con el reconocimiento de los sindicatos, pero, al mismo tiempo, también es el grupo de empresas que menos las nulifica en este sentido. Por tanto, en las que el espacio de negociación constituye la condición más usual. Segundo, las MNCs mexicanas son las más proclives a centralizar las decisiones sobre el reconocimiento de los sindicatos (Cuadro 12).
Un tema interesante en las relaciones entre las empresas y los sindicatos, es el peso que estos últimos tienen sobre las decisiones de aquellas en diversos ámbitos de su actividad. En la encuesta se indagó sobre el nivel de impacto de los sindicatos en las inversiones. Como puede apreciarse en el Cuadro 13, las organizaciones sindicales no tienen un peso importante en las decisiones que realizan las empresas en materia de inversiones --al menos, a juicio de los entrevistados. Cerca de la mitad de ellos (42%) manifiestan su acuerdo total o parcial al respecto. Lógicamente, esto no significa que los sindicatos carezcan de este recurso porque les sea negado. Es probable que esta cuestión no se encuentre entre sus objetivos prioritarios y, por tanto, no sea activamente buscada. Aunque no es definitivo, lo que sí resulta evidente es que no parece ser un asunto importante dentro de la dinámica de la multinacional, en la medida en que la cuarta parte de los directivos de recursos humanos no tiene una opinión obvia al respecto.
Al examinar el comportamiento de este aspecto en los diferentes segmentos de las MNCs, aparecen, al menos, dos cuestiones a resaltar. En primer lugar, que en las empresas del sector primario (100%) y en las de servicios parece haber mayor claridad (52%) que en las restantes acerca de lo poco que influyen los sindicatos en las decisiones de inversión de la compañía. Y en segundo lugar, que las multinacionales mexicanas constituye el único grupo que no sigue la pauta anterior, y estima, en cambio, un impacto significativo de los sindicatos en las decisiones de inversión. Mientras el 42% de los encuestados así lo aprecia, apenas el 17% consideró a los sindicatos carentes de impacto en dichas decisiones. Sin embargo, es importante destacar que, al mismo tiempo, fue el grupo de MNCs donde se encontró una mayor imprecisión. El 42%, una proporción que prácticamente duplica a los otros grupos de empresas, independientemente del criterio de clasificación utilizado, admitió no tener opinión sobre el tópico de la pregunta. Todo apunta a que las empresas mexicanas siguen, en cuanto a la injerencia de los sindicatos en las decisiones de inversión, una pauta más diferenciada y compleja que el resto, y que ameritaría estudiarse más a fondo.
La deslocalización de actividades económicas hacia otros países, por lo menos hasta ahora, no parece ser tan conflictiva políticamente en México como en otras sociedades, pero tampoco es una problemática irrelevante ni carente de sensibilidad. La gran mayoría (61%) de las firmas, señaló no estar desprendiéndose de sus operaciones (Cuadro 14), aunque existe un grupo minoritario de empresas (23%) que sí está transfiriendo empleos desde México hacia otros países con costos promedios de mano de obra más reducidos, Las diferencias por segmentos (sector, tamaño de empleo y país de origen) modifican muy levemente la tendencia general. Las multinacionales de manufactura y las de capital estadounidense, muestran ligeramente una mayor inclinación a exportar empleos hacia países con costos más bajos (27% y 26%, respectivamente). Inversamente, las empresas del sector primario y las de servicios son las que menos participan de estos desplazamientos (6.3%). El índice con la escala del 1 al 5 muestra promedios más cercanos al desacuerdo con la afirmación de que se están trasladando las actividades hacia otros países (Cuadro 14).
1   2   3

similar:

Bibliografía Cuadros, Gráficas, Mapas iconContenido Introducción 3 Desarrollo 4 Gráficas 5 Anexos 6 Conclusión 7 Bibliografía 8

Bibliografía Cuadros, Gráficas, Mapas iconContenido Introducción 3 Desarrollo 4 Gráficas 5 Anexos 6 Conclusión 7 Bibliografía 8

Bibliografía Cuadros, Gráficas, Mapas iconSegunda parte mapas del viaje interior capítulo Lecciones espirituales...

Bibliografía Cuadros, Gráficas, Mapas iconPropuesta pedagogica mapas semanticos docente

Bibliografía Cuadros, Gráficas, Mapas iconSociales: Entrega de maquetas (mapas) y exposición. 12pts

Bibliografía Cuadros, Gráficas, Mapas iconCuadros de amor y humor, al fresco

Bibliografía Cuadros, Gráficas, Mapas iconCartografías viajeras. Mapas y representaciones durante el Segundo Imperio

Bibliografía Cuadros, Gráficas, Mapas iconPresentado por: silvia sther cuadros

Bibliografía Cuadros, Gráficas, Mapas iconEstudio de gráficas de movimientos

Bibliografía Cuadros, Gráficas, Mapas iconManual de Cuadros Plásticos para La Experiencia Alvernia


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com