Juez de primera instancia civil, mercantil y del tránsito de la circunscripción judicial del estado guárico. Calabozo




descargar 68.79 Kb.
títuloJuez de primera instancia civil, mercantil y del tránsito de la circunscripción judicial del estado guárico. Calabozo
página1/2
fecha de publicación05.04.2016
tamaño68.79 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2
Ciudadano

JUEZ DE PRIMERA INSTANCIA CIVIL, MERCANTIL Y DEL TRÁNSITO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO GUÁRICO. CALABOZO.

SU DESPACHO.-

Yo, SERAFÍN EDUARDO LÓPEZ SANDOVAL, venezolano, mayor de edad, titular de la cédula de identidad Nº 8.616.735, Abogado en Ejercicio, inscrito en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo el Nº 70.410, actuando con el carácter acreditado en Autos del expediente Nro. 9155-2013, por ante su competente autoridad, acudo y expongo, siendo la oportunidad procesal de la presentación de Informes, formal y respetuosamente, en este mismo acto, presento los siguientes:

PRELIMINARES

Especial mención preliminar hacemos, como la Víctima del Daño Moral que soy en este caso, acerca de la Confesión Judicial que ocupa anchos aspectos en la Contestación de la Demanda de la causante del Daño. Estas confesiones, acerca de los Hechos y el Derecho en litigio, han hecho menos difícil el trabajo del Demandante, y debe facilitar la obra del Juzgador. Pero hay un aspecto de la TOTAL Confesión Judicial, de parte de la Demandada, -que resaltamos-, que más que Confesión Judicial, son una particular especie de reincidencia en la actitud de causar daños a un simple ciudadano. Ha dicho en el Folio 32 y 33, de la Contestación, que: “Se puede entender entonces que fue una caminata en la que participaron una pequeña parte de la población de Calabozo sin ánimos de lucro sólo cono (SIC) ánimos de recreación y esparcimiento.”. (Resaltado en negrillas, nuestro). Se quiere empequeñecer el Daño Moral al hacer pequeño el evento. La empresa causante del Daño Moral ha pretendido, -sin éxito-, cuantificar el tamaño del Daño, dizque es pequeño porque asistieron pocas personas. La actitud que reafirma el accionar perjudicial de esta gran empresa se confirma cuando expresa en el Folio 35, de la Contestación: “resulta que esta competencia fue familiar, de poca trascendencia, no fue publicitada ni en radio ni en la televisión o en la prensa escrita, ni nacional ni internacional, los únicos que se enteraran(SIC) quien(SIC) fue el ganador de la caminata familiar, fueron los que compitieron y quienes estaban presentes que no eran ni la mitad de la ciudad de Calabozo”. Repetimos lo que afirma el Reincidente: “quienes estaban presentes que no eran ni la mitad de la ciudad de Calabozo”. El último censo nacional, el del 2011, de la ciudad, indica que para ese año la población era de 141.987 habitantes; si no tomamos en cuenta el natural crecimiento de la población y si seguimos lo confesado por la Empresa, que “quienes estaban presentes que no eran ni la mitad de la ciudad…”, los ciudadanos que fueron testigos del infamante trato que le dio la Empresa Polar a un ciudadano, pudieron ser 70.000 llaneros, que no son “ni la mitad de la ciudad”, (Alimentos Polar dixit). Esta es la Confesión, que es una actitud reincidente, que bien debería ser suficiente para declarar Con Lugar la presente Demanda. La reincidencia en la actitud de Daño debe concluirse con estas letras de la Contestación, que no son palabras dichas al aire de una deposición de testigos. La Contestación es premeditada, es decir, meditada antes.

El evento no fue pequeño, estaban invitados a participar TODOS los atletas de Venezuela, y TODOS fueron testigos del Daño Moral causado por la injusta decisión.

Los hechos históricos fueron probados, 1) que el 17 de febrero de 2013 la empresa ALIMENTOS POLAR COMERCIAL, C.A.- CALABOZO, organizó un evento deportivo, 2) que en esta competencia nuestra persona participó en la modalidad caminata, y 3) fui descalificado injustamente. Fue injusto porque no hice trampas. Y de ninguna forma la empresa Alimentos Polar, organizadora del evento, probó que yo había cometido la más mínima imprecisión en mi desempeño de atleta, menos que haya hecho fraude.

La Empresa organiza estos eventos de gran impacto social, sin respetar las normas generales de competición para la modalidad caminata y sin dar a conocer alguna normativa particular, que desde su posición de gran empresa organizadora pudiera imponer. La norma generalmente aceptada, en la modalidad caminata, dice que no se debe correr, y mi persona no corrió en la competencia. No hice trampas, como quedó fehacientemente probado en el presente procedimiento.

Cuando decimos que la actitud de esta gigantesca empresa es reincidente, decimos que es contumaz, que es ser, -lo dice la RAE: “Rebelde, porfiado y tenaz en mantener un error”. Prueba de esta contumaz rebeldía es la relativa valía que tuvo la empresa para solucionar este disenso de forma extra judicial, puesto que con el solo reconocer que mi persona no había hecho trampas en la caminata, esta Demanda no hubiera existido. (Esto estuvo y está aún en la mesa de negociaciones, que se haga posible el fin del presente litigio, y que la empresa continúe con su loable tarea de organizar el deporte: que reconozca que yo no hice trampa, sin que la Empresa erogue una sola moneda). Intentamos conversar, pero no fue posible una sincera comunicación; la segunda semana del mes de abril de 2013, después de varios intentos, logramos hacer una comunicación con el Gerente de la empresa, Ingeniero Rafael Díaz, a quien le mostré nuestra mayor disponibilidad a no hacer esta Demanda, siempre y cuando se me reconociera, -como me reconocen todos quienes me conocen-, como un ciudadano no tramposo. No me respondió que sí, pero me pidió que se lo manifestara por escrito, para elevar la propuesta a sus jefes. Al día siguiente llevé esta propuesta de arreglo amistoso, que debería tener como respuesta un papel con el membrete de la empresa que reconociera mi condición de no tramposo. Mas, esto no fue posible porque el Gerente esta vez no dio la cara, ni siquiera pude dejarlo en la ventana de atención al público de la empresa, porque había dejado la expresa orden de no recibir la propuesta de arreglo amistoso que habíamos conversado el día anterior. Esta contumacia se prueba en el Anexo “A” de la Demanda. Todavía aún, la misiva con la propuesta me parecía una salida que evitara el Expediente que tiene bajo sus ojos, Ciudadano Juez, y la envié por Correo Certificado de Ipostel, con los siguientes resultados reveladores, Fecha: 15/04/2013, Hora: 09:40, “Nota: Envío fue devuelto por el Gerente de la Polar, ya que ellos manifiestan que el señor Ing. Rafael Díaz no trabaja en dicha empresa, por lo tanto le devolvemos el envío.”. Documento de la empresa estatal Ipostel, que se hizo plena prueba con la ratificación en contenido y firma del funcionario cartero, Señor Carlos Páez, Folio 18 y 19. Se probó que yo intenté hacer una salida negociada.

El ciudadano de marras aún es el Gerente de la planta para el momento que se redactan estos Informes. Probado.

RELACIÓN DE LOS HECHOS PROBADOS

Todos los hechos, descritos en el aparte denominado RELACIÓN DE LOS HECHOS, argumentados en la Demanda por Daños y Perjuicios causados a nuestra persona por la Empresa ALIMENTOS POLAR COMERCIAL, C.A.- CALABOZO, fueron fehacientemente probados en el decurso de este Proceso. Dividimos estos Informes en seis capítulos, a saber, 1) LOS EVENTOS GENERALES DONDE SE ENMARCARON LOS HECHOS GENERADORES DEL DAÑO MORAL, 2) LOS CONCRETOS HECHOS GENERADORES DEL DAÑO MORAL, 3) PRUEBAS DE LA DEMANDADA, 4) PRUEBAS DE LA CONDICIÓN CIUDADANA DEL DEMANDANTE, 5) BUSCANDO A DIOS POR LOS RINCONES 6) CONCLUSIONES.

1) LOS EVENTOS GENERALES DONDE SE ENMARCARON LOS HECHOS GENERADORES DEL DAÑO MORAL

Argumentamos en la Demanda que:

“El pasado domingo17 de febrero, Día de Llanero, (fecha de 1818 en la cual, el Libertador, desde la población de El Sombrero, dictó la proclama donde dice: “Llaneros, vosotros sois invencibles…”), la planta industrial Demandada celebró el cumpleaños 289 de la ciudad de Calabozo con carrera atlética. “.

La empresa demandada, convino en la Contestación: “Es público y notorio en la ciudad de Calabozo, Estado Guárico que el día 1 de febrero del año 2013 se celebró el día de Calabozo, es decir, el día que cumple años la ciudad de haber sido fundada y como la empresa Alimentos Polar Comercial, C.A., que tal como destaca el actor en su demanda está domiciliada en Caracas, tiene una agencia en esta ciudad, razón por la cual decidió colaborar con los festejos de la ciudad y se acordó realizar en fecha 17 de febrero dos competencias…”.

Convenimos con la empresa organizadora en que ella, -cito textualmente sus dichos-, “acordó realizar en fecha 17 de febrero dos competencias”. Especialmente reiteramos lo que es convenido entre Demandante y Demandada, que la realización de este evento estuvo a cargo de la Empresa, que realizó el acto central de la llegada en su sede después de Puente Aldao, en la Zona Industrial San Marcos. La Empresa “decidió colaborar con los festejos de la ciudad y se acordó realizar dos competencias: una carrera atlética y una competencia o caminata…”,… ”Es público y notorio en la ciudad de Calabozo…”: son citas textuales de la Confesión oficiada por la Demandada en la Contestación.

Pero, además de Público y Notorio, y de Confesado en la Contestación por la Demandada, fue probado en el decurso del Proceso, Folio 95 y siguientes. Ante la pregunta ¿Sabe usted que el domingo 17 de febrero de 2013, la empresa Alimentos Polar organizó un evento para celebrar el cumpleaños de la ciudad con una competencia de caminata que salió desde MIKRO y llegada en PROVENACA, al pasar el puente? Los testigos propuestos por nosotros respondieron así, FELIZ RICARDO VELIS ADARMES: “Sí supe”. JUAN BLANCO: “Sí, eso fue público y notorio porque tenía los avisos y convocatorias que invitaban para el evento”. JOSÉ GREGORIO PARRA: “Sí”. ARCIDES RAMÓN RÁMIREZ: “Sí me enteré en las inmediaciones del poli porque frecuento y hago ejercicio y troto en esa ruta que se realizó el evento a donde me enteré donde el señor López ganó la competencia y lo descalificaron”. JOZMAN JOSÉ QUIÑONES: “Sí, el cual el Doctor Eduardo López Sandoval participó y yo lo vi cuando arrancó de allí”. LUIS RAMÓN CASTILLO: “Sí”. YOFRE ALEXIS MIRABAL CASTILLO: “Sí”. JULIÁN TIRSO CORTEZ: “Sí sé que se realizó ese evento”.

Acerca de los dichos del testigo JUAN BLANCO, del Hecho Notorio del evento organizado por la Empresa, “Sí, eso fue público y notorio porque tenía los avisos y convocatorias que invitaban para el evento”, solicitamos, Ciudadano Juez, que el croquis del Anexo “A” del presente escrito, que fue públicamente repartido por la Empresa, sea considerado parte integrante de este escrito de Informes, en tanto y en cuanto dice en gráficos, lo que la Confesión dice con letras, y los testigos dicen con palabras en este Proceso, que Alimentos Polar organizó la competencia deportiva donde fui injustamente tratado.

Los testigos de la Demandada declararon en el mismo sentido: El domingo17 de febrero de 2013, la Demandada celebró el cumpleaños 289 de la ciudad de Calabozo con una competencia atlética. El testigo DOUGLAS ANTONIO COLÓN declaró bajo juramento: “CUARTA PREGUNTA: ¿Diga el testigo, si conoce de vista trato y comunicación al ciudadano Ingeniero José Luis Gámez y sabe donde trabaja? CONTESTO: “Sí de 4 años porque busca la colaboración con nosotros en el polideportivo y trabaja en Alimentos Polar C.A.”. QUINTA PREGUNTA: ¿Diga el testigo, si el ciudadano José Luis Gámez acudió al Club de Atletismo de Calabozo para solicitar la colaboración en la preparación de una actividad deportiva consistente en una carrera para atletas de una caminata familiar con la finalidad de celebrar la fundación de Calabozo, actividad esta que se desarrollaría el día 17 de febrero del 2013? CONTESTO: “fue al polideportivo a solicitar la colaboración del Club de Atletismo de Calabozo, se le dijo que no porque el Club se dedicaba a competencias de pista y campo, pero nosotros le dijimos que podíamos colaborar con el en la colaboración como personal técnico en dicha carrera de calle y caminata familiar”. “.

Repetimos de esta cita la respuesta a la pregunta del Abogado de la Demandada, que hurga acerca del empleado de la empresa organizadora del evento y sus funciones: “busca la colaboración con nosotros en el polideportivo y trabaja en Alimentos Polar C.A.”

Aseveré en la Demanda que: “En esta carrera atlética participé en la modalidad de caminata o marcha atlética, grupo sin clasificación alguna de categorías, que tuvo la salida desde la sede de la empresa Mikro, Sector La Liberal, con llegada en la sede de la planta demandada, en la zona industrial, después del Puente Aldao, en la vía hacia San Fernando.”. Esta participación no fue en ninguna forma controvertida por la Demandada, intentaron en algunas líneas dudar de nuestra inscripción, cuando este hecho no ha sido planteado ni discutido por nosotros como Demandante. Demandamos que nosotros PARTICIPAMOS, nunca dijimos que nos inscribimos, éste no fue nunca requisito para la participación. La inscripción no fue un hecho controvertido. Par-ti-ci-pa-mos.

Esta participación quedó probada. Los testigos promovidos por nosotros como Demandantes fueron contestes. El testigo ARCIDES RAMÓN RÁMIREZ, acerca de nuestra participación dijo: “… se realizó el evento a donde me enteré donde el señor López ganó la competencia y lo descalificaron”. JOZMAN JOSÉ QUIÑONES declaró así mismo: “el Doctor Eduardo López Sandoval participó y yo lo vi cuando arrancó”. El ciudadano LUIS RAMÓN CASTILLO ante la pregunta que hurgaba acerca de nuestra participación, respondió: “Sí”. El ciudadano YOFRE ALEXIS MIRABAL CASTILLO, ante similar pregunta, “¿Diga el testigo, si presenció que el ciudadano Eduardo López, participó en la modalidad caminata? CONTESTO: “Sí”.”.

Los últimos tres testigos que se mencionan, Quiñones, Castillo y Mirabal, son testigos presenciales, asentaron para la historia: “Serafín Eduardo López Sandoval PARTICIPÓ en la competencia de caminata que salió desde MIKRO y llegada en PROVENACA, al pasar el puente, que organizó la empresa Alimentos Polar”. Nunca dijeron que me había inscrito, este hecho no fue controvertido.

2) LOS CONCRETOS HECHOS GENERADORES DEL DAÑO MORAL

Crucé la meta de primero, gané, no hice trampas y fui descalificado.

Estos concretos hechos generadores del Daño Moral no fueron contradichos en la Contestación de la Demanda, menos probada su inexistencia en el Lapso Probatorio.

Afirmamos en la Demanda que: “En esta carrera atlética participé en la modalidad de caminata o marcha atlética, grupo sin clasificación alguna de categorías, que tuvo la salida desde la sede de la empresa Mikro, Sector La Liberal, con llegada en la sede de la planta demandada, en la zona industrial, después del Puente Aldao, en la vía hacia San Fernando.

“En esta competencia, -muy a pesar de la avanzada edad y de nuestra condición especial, derivada de un accidente de tránsito-, llegamos en el primer lugar a la meta.

“Sin embargo, fuimos descalificados.

“La persona a cargo de la Mesa Técnica vociferó a viva voz, -con la persona del Gerente de esta planta presente, el Ingeniero Rafael Díaz-, junto a numerosos testigos que presenciaban el evento, que yo había corrido, que estaba descalificado.”.

Este hecho dañoso por injusto –la descalificación-, fue probada con los dichos de los testigos presenciales. JOZMAN JOSÉ QUIÑONES declaró ante la pregunta, ¿Diga el testigo, sabe usted si al ciudadano Eduardo López Sandoval lo descalificaron? “Sí a su llegada”. El ciudadano LUIS RAMÓN CASTILLO ante la pregunta que hurgaba acerca de nuestra participación, ¿Diga el testigo, presenció usted que el ciudadano Eduardo López Sandoval participó en la modalidad caminata y en qué lugar llegó a la meta de esa competencia? CONTESTÓ: “Sí”. ¿Diga el testigo, observó usted que Eduardo López Sandoval llegó primero y fue descalificado? CONTESTÓ: Sí.”.

Los testigos que no estaban presentes, que les llegó la información porque los desafueros de la Demandada me lanzaron a la palestra, sometiéndome al escarnio público, no dejaron de corroborar: nuestra descalificación de la competencia, que me califica de tramposo por la grande boca de Alimentos Polar. El testigo no presencial, FELIX RICARDO VELIZ ADARMES, ante la pregunta que hurga acerca de nuestra participación y descalificación en la competencia, CUARTA pregunta, respondió: “Sí supe, que participó, que ganó y lo descalificaron”. El testigo JULIÁN TIRSO CORTEZ, ante esta pregunta, respondió, SÉPTIMA PREGUNTA: “Sí sé que participó en esta caminata y supe también que llegó en primer lugar pero lo descalificaron”.

La declaración del testigo FELIX YUNY ZAPATA ALVAREZ, acopia todo lo que dicen los restantes testigos referenciales del evento mismo de la competencia, pero presenciales del Daño Moral, que esta gigante empresa me causa HOY en la comunidad de Calabozo, y en la familia deportiva del Llano Colombovenezolano. Ante la pregunta CUARTA, “¿Sabe ud que el domingo 17 de febrero del 2013, la empresa Alimentos Polar, organizó un evento para celebrar el cumpleaños de la ciudad, con una competencia de caminata que salió desde MICRO y llegada a Provenaca a la pasada del puente? CONTESTÓ: “No sabía inmediatamente pero me enteré luego por comentarios en la calle de que habían hecho una caminata y un maratón y me pareció que había oído que Eduardo López había ganado y lo habían descalificado, un comentario”.

Lo que sí intentaron en el proceso, en forma flagrantemente frustrada, es argumentar que la empresa demandada no tuvo relación con la competencia. Es un intento frustrado de negar los verdaderos hechos, no sólo porque fue fehacientemente probado, que esta gran empresa tiene y ha tenido una larga relación de Mandante-Mandatario para con numerosas personas, por la variadas actividades que realiza enmarcadas en áreas diferentes a lo que ellos tienen como objetivo, producir un particular tipo de alimentos. Además, tiene y ha tenido una relación, de por lo menos cuatro años, con el ciudadano que fungió de Juez, en una perfecta relación de Mandante-Mandatario.

Repetimos deposición del testigo DOUGLAS ANTONIO COLÓN, promovido por la gigante empresa, declaró ante la pregunta, “¿Diga el testigo, si conoce de vista trato y comunicación al ciudadano Ingeniero José Luis Gámez y sabe donde trabaja? CONTESTO: “Sí de 4 años porque busca la colaboración con nosotros en el polideportivo y trabaja en Alimentos Polar C.A.”. QUINTA PREGUNTA: ¿Diga el testigo, si el ciudadano José Luis Gámez acudió al Club de Atletismo de Calabozo para solicitar la colaboración en la preparación de una actividad deportiva consistente en una carrera para atletas de una caminata familiar con la finalidad de celebrar la fundación de Calabozo, actividad esta que se desarrollaría el día 17 de febrero del 2013? CONTESTO: “fue al polideportivo a solicitar la colaboración del Club de Atletismo de Calabozo, se le dijo que no porque el Club se dedicaba a competencias de pista y campo, pero nosotros le dijimos que podíamos colaborar con el en la colaboración como personal técnico en dicha carrera de calle y caminata familiar”. “.

Además, esta afirmación, que la empresa demandada no tiene relación con la Mesa Técnica, es desmentida por la Demandada misma, cuando confiesa en la Contestación, folio 30, que sus empleados sólo tienen conocimientos de procesamiento de arroz, “y por ende no tienen conocimiento de la preparación de este tipo de competencia…”, por lo que “solicitó los servicios del CLUB DE ATLETISMO DE CALABOZO, C.A.C., quienes si (Sic) tienen el conocimiento apropiado para preparar esas competencias. El Club de Atletismo convocó a los socios: JOSE LUIS GUERRA y DOUGLAS COLÓN…”.

Los nombrados, Guerra y Colón, fueron Mandatarios y la empresa Polar, su Mandante. Del término Mandatario nos dice la Real Academia que es, “Persona que, en virtud del contrato consensual llamado mandato, acepta del demandante representarlo personalmente, o la gestión o desempeño de uno o más negocios.”. Y Mandante es: “Persona que en el contrato consensual llamado mandato confía a otra su representación personal, o la gestión o desempeño de uno o más negocios.”.

Estos hechos se circunscriben cabalmente en el contenido del Artículo 1191: “Los dueños y los principales o directores son responsables del daño causado por el hecho ilícito de sus sirvientes y dependientes, en el ejercicio de las funciones en que los han empleado.”.

Es abundante la Jurisprudencia patria en el sentido de que la obligación de reparar el daño por parte del principal es una presunción juris et de jure. No admite prueba en contrario. Si eligió a las personas, las empleó, las dotó de los instrumentos de trabajo, pero no los vigiló, definitivamente debe responder conforme a los términos del Artículo 1191 del Código Civil. Del caso de la competición en comento, bien pudiéramos decir meridianamente: “Si Alimentos Polar eligió al Juez Guerra, lo empleó, lo dotó de los instrumentos de trabajo, como el mapa anexo “A”, las franelas y los premios, pero no lo vigiló, definitivamente debe responder conforme a los términos del Artículo 1191 del Código Civil”.

En este sentido sienta el Tribunal Supremo de Justicia, en Sentencia de la Sala Constitucional, Magistrada Ponente, Luisa Estella Morales Lamuño, Expediente N° 11-0250, que : “donde señala el juez, que establecida la existencia de la relación de dependencia entre la clínica y los galenos, queda por establecer los restantes extremos del artículo 1.191 del Código Civil, es decir, sí se produjo el daño por hecho ilícito de los dependientes, que en el caso de la responsabilidad del dueño o principal existe la llamada presunción de culpa, y debe considerarse para su aplicación la existencia de un daño, que sea causado por el sirviente o dependiente en ejercicio de las funciones encomendadas, y la relación de dichos sujetos. Seguidamente citando doctrina y jurisprudencia patria estableció el juez de alzada, que la responsabilidad extracontractual por hecho ajeno y en particular la del dueño o dependiente, es una responsabilidad especial u objetiva, y que el régimen de la culpa se ve alterado en estos casos, en los cuales no se requiere su demostración en cabeza del imputable, sino que la ley la presume, pero que esta presunción debe cumplir con los requisitos de demostrar la condición de dependencia del sujeto que ocasiona el daño y la culpa de este, para que opere la presunción legal, dejándose establecida la culpa del principal o dueño, lo cual en efecto no exige prueba”.

El hecho generador del Daño Moral ha sido plenamente probado, y la relación Mandante-Mandatario entre Alimentos Polar y el Juez de la caminata, también.

El Tribunal Supremo de Justicia, en Sentencia Nº 340 de Sala de Casación Civil, Expediente Nº 99-1001 de fecha 31/10/2000, acerca del Daño Moral ha dejado dicho, que: “Lo único que debe demostrarse es el hecho generador. Ratifica doctrina (…) sobre la probanza de los daños morales, esta Sala de Casación ha expresado de manera reiterada, desde sentencia de fecha 10 de octubre de 1991, que lo único que debe demostrarse plenamente en una reclamación por daño moral es el hecho generador o sea, el conjunto de circunstancias de hecho que genera la aflicción cuyo petitum doloris se reclama.”.

Los hechos generadores del Daño Moral fueron probados. Repito.

Acerca de este concepto jurídico nos dice el JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA EN LO CIVIL, MERCANTIL, TRANSITO Y BANCARIO DE LA CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL DEL ESTADO ARAGUA EXPEDIENTE N° 05-12.614: “El daño moral consiste en la afección de tipo psíquico, moral, espiritual o emocional que experimente una persona. En estos casos es lesionada la parte moral del patrimonio de una persona o como dicen algunos autores, el daño se causa en el patrimonio moral de una persona. Por ejemplo, el dolor de una madre por la muerte de un hijo. El dolor que sufre una persona por un daño de tipo físico, daño que comúnmente se denomina en la doctrina como Pretium doloris (precio del dolor). En relación con el daño moral, la doctrina y nuestra jurisprudencia se inclinan a afirmar que solo procede su reparación en materia extracontractual, y no en todas las situaciones, sino solo en los casos de hechos ilícitos. A este respecto surgen dos clases de daño moral, el que afecta el aspecto social del patrimonio moral y el que afecta la parte afectiva del patrimonio moral. El daño que afecta el aspecto social del patrimonio moral abarca en general las hipótesis de atentado al honor, a la reputación, al prestigio social y se traduce en perjuicios relativamente fáciles de determinar económicamente. El daño que afecta el aspecto afectivo del patrimonio moral abarca las diversas hipótesis del sufrimiento psíquico y emocional, tales como el dolor de una madre por la muerte del hijo, de un ascendiente o de un cónyuge, los dolores físicos sufridos por una persona, etc. Este tipo de daño es más difícil de estimar pecuniariamente.”.

El Daño Moral que me causa la Empresa está preponderantemente marcada por “El daño que afecta el aspecto social…”, analizado en el párrafo anterior.

3) PRUEBAS DE LA CONDICIÓN CIUDADANA DEL DEMANDANTE

En Sentencia Nº 278 de Sala de Casación Civil, Expediente Nº 99-896 de fecha 10/08/2000, acerca de la Indemnización por Daños, ha establecido: “En relación con la indemnización por daño moral, el criterio de la Sala es el siguiente: Atendiendo a lo previsto en el artículo 1196 del Código Civil, el juez, una vez comprobado el hecho, puede proceder a fijar discrecionalmente el monto del daño moral a ser indemnizado a la víctima, en base a su criterio subjetivo, ´...la reparación del daño moral la hará el juez según lo establecido en el artículo 1.196 del Código Civil, es decir, queda a su apreciación subjetiva y no limitada a lo estimado en el libelo´. (Sentencia de la Sala de Casación Civil, ponencia del Magistrado Dr. Carlos Trejo Padilla, fecha 12 de diciembre de 1995, Exp. Nº 95-281, juicio: Carmelo Antonio Benavidez contra Transporte Delbuc,C.A.)". Dado que el artículo 1.196 del Código Civil, faculta al juzgador para apreciar si el hecho ilícito generador de daños materiales puede ocasionar, además repercusiones psíquicas, o de índole afectiva, lesivas de algún modo al ente moral de la víctima, la estimación que al respecto hagan los jueces de mérito así como la indemnización que acuerden en uso de la facultad discrecional que les concede el citado artículo, son de su criterio exclusivo. Asimismo, el artículo en comento dice "puede" y en este sentido el artículo 23 del Código de Procedimiento Civil autoriza al juez para obrar según su prudente arbitrio consultando lo más equitativo, justo o racional, y, por lo tanto, está autorizado para conceder la indemnización o forma de reparación que considere conveniente sin que tal indemnización tenga que ser necesariamente de contenido patrimonial y ello, desde luego, porque el daño no es material sino moral.”.

El día 20 del mes de diciembre de 2002, el Tribunal Supremo de Justicia, Sala de Casación Civil, con Ponencia del Magistrado Dr. TULIO ÁLVAREZ LEDO, sentenció: ”…la reparación del daño moral la hará el juez según lo establecido en el artículo 1.196 del Código Civil, es decir, queda a su apreciación subjetiva y no limitada a lo estimado en el libelo (…) Código de Procedimiento Civil autoriza al juez para obrar según su prudente arbitrio consultando lo más equitativo, justo o racional”. (Negritas de la Sala).

Citamos de seguidas, otro extracto de esta Jurisprudencia, por pertinente: “En la contestación, el apoderado del demandado, sostiene que no hay elementos que permitan al juez fijar una indemnización. Sobre esto se observa, en los casos de daños morales por atentados al honor o reputación, el sentenciador no requiere de elementos fácticos que demuestren el monto, cuantía o importe, pues hace la fijación de acuerdo con su criterio y tal como lo establecen los artículos 1.196 del Código Civil y 250 del Código de Procedimiento Civil, por lo que se desecha este planteamiento de la parte demandada...”.

La condición ciudadana del Demandante, nuestra honorabilidad, no ha sido puesta en entredicho por la Demandada, en cualquier caso, vale la Jurisprudencia referida a la honorabilidad del Demandante por Daños Morales que recién se cita.

Y coadyuvando a la autoridad del Juez “para obrar según su prudente arbitrio consultando lo más equitativo, justo o racional”, es que se probó la condición ciudadana del Demandante. Del expediente se desprende fehacientemente, que soy: 1)Ciudadano venezolano, en el pleno uso de mis derechos, 2)Atleta, 3)Abogado en ejercicio, 4)Historiador, 5)Escritor y 6)Técnico Superior Universitario. Y que fui estudiante, obrero petrolero, parlamentario nacional y regional, y agricultor, de solvente comportamiento ciudadano.

De seguidas citaremos la deposición de los testigos que indican estos roles sociales, además de nuestra condición ciudadana de Buen Padre de Familia, condición que en ninguna forma fue contrariada por la Contraparte. Testimonios que cumplen con: “Para la apreciación de la prueba de testigos, el Juez examinará si las deposiciones de éstos concuerdan entre sí y con las demás pruebas…”, Artículo 508 del Código de Procedimiento Civil.

El testigo YUNY ZAPATA, ante la pregunta, Folio 197, “SEGUNDA: ¿Si por ese conocimiento que de mi persona tiene sabe y le consta y puede dar fe de cual fue nuestro comportamiento como vecino de toda la vida y estudiante en el lapso para graduarme de T.S.U. Agrícola? CONTESTÓ: “Fue de buen vivir, de buen comportamiento y como estudiante fue bueno.”.

El testigo José Gregorio Parra, atestiguó, “SEGUNDA: ¿Diga el testigo de acuerdo a la respuesta anterior de qué me conoce?. CONTESTÓ: “Como estudiante en el Tecnológico de los Llanos, como productor de arroz, como diputado a la Asamblea Nacional y al Consejo Legislativo, como estudiante de Historia y como Abogado”. TERCERA: ¿Me conoce como escritor?. CONTESTÓ: “Sí”. CUARTA: ¿Si por ese conocimiento que de mi persona tiene, sabe y le consta y puede dar fe de cuál ha sido nuestro comportamiento ciudadano? CONTESTÓ: “Sí, ha sido un buen ciudadano”.

El testigo José Antonio Silva, “SEGUNDO: ¿Diga el testigo si por ese conocimiento de EDUARDO LÓPEZ SANDOVAL, conoce sus cualidades ciudadanas? CONTESTÓ: “Eduardo López Sandoval es un factor importante de la cultura de Calabozo, fue promotor del grupo de Historia que hizo la petición para la Escuela de Historia para la Universidad Rómulo Gallegos, es miembro activo del Ateneo de Calabozo, escritor, poeta y sobre todo investigador de la llaneridad.”.

Suficientes razones para que reiteremos, Ciudadano Juez, solicitud para que haga valer la voz que le autoriza la Constitución de la República Bolivariana y el Código de Procedimiento Civil, y establezca la medida del resarcimiento de los daños causados por la Empresa. Enderece el entuerto.

4) PRUEBAS DE LA DEMANDADA

La prueba reina de la demandada ha sido la Confesión.

Referido a esta categoría de análisis, la Confesión, seguimos al Tribunal Supremo de Justicia: “La confesión considerada como prueba es el testimonio que una de las partes hace contra sí mismo, es decir, el reconocimiento que uno de los litigantes hace de la verdad de un hecho susceptible de producir consecuencias jurídicas en su contra.“. (Sentencia N° 0347 de fecha 12 de noviembre de 2001, SALA DE CASACIÓN CIVIL, Ponencia de la Magistrada ISBELIA PÉREZ DE CABALLERO).

Que la empresa organizó la competencia de caminata, argumentamos nosotros como Demandante, y la Demandada convino: “Es público y notorio (SIC) en la ciudad de Calabozo, Estado Guárico que el día 1 de febrero del año 2013 se celebró el día de Calabozo, es decir, el día que cumple años la ciudad de haber sido fundada y como la empresa Alimentos Polar Comercial, C.A., que tal como destaca el actor en su demanda está domiciliada en Caracas, tiene una agencia en esta ciudad, razón por la cual decidió colaborar con los festejos de la ciudad y se acordó realizar en fecha 17 de febrero dos competencias…”. (Cita textual del Folio 29, el resaltado en negrillas es nuestro). Al respecto, en el folio 31, la empresa reitera la confesión: “Con estas competencias la empresa considera cumplido su objetivo de celebrar la fundación de la ciudad de Calabozo…”. (Folio 30). Ver Anexo “A”, logo de la Empresa.

No dijimos nunca que nos habíamos inscrito en esta competición. Argumentamos que participamos. En el mismo folio 30 la empresa demandada acerca de las condiciones de participación, confiesa: “
  1   2

similar:

Juez de primera instancia civil, mercantil y del tránsito de la circunscripción judicial del estado guárico. Calabozo iconLa tasación de costas en la primera instancia del proceso civil de...
«contaminación ambiental» que las características presentadas del mismo, el marco en que se inscribe y las circunstancias que lo...

Juez de primera instancia civil, mercantil y del tránsito de la circunscripción judicial del estado guárico. Calabozo iconSEÑor juez del juzgado especializado en lo civil

Juez de primera instancia civil, mercantil y del tránsito de la circunscripción judicial del estado guárico. Calabozo iconGobernador substituto del estado de nuevo león y presidente del consejo de proteccion civil

Juez de primera instancia civil, mercantil y del tránsito de la circunscripción judicial del estado guárico. Calabozo iconReglamento de la ley de proteccion civil del estado de durango

Juez de primera instancia civil, mercantil y del tránsito de la circunscripción judicial del estado guárico. Calabozo iconPrimero. Se modifican los anexos 10 y 11 de la Orden de 31 de marzo...
«Boletín Oficial del Estado» de 13 de enero de 1986), 28 de octubre de 1991 («Boletín Oficial del Estado» de 13 de noviembre de 1991),...

Juez de primera instancia civil, mercantil y del tránsito de la circunscripción judicial del estado guárico. Calabozo iconA continuación el texto in extenso del documento sometido por la...

Juez de primera instancia civil, mercantil y del tránsito de la circunscripción judicial del estado guárico. Calabozo iconAl juzgado de primera instancia de [ ]

Juez de primera instancia civil, mercantil y del tránsito de la circunscripción judicial del estado guárico. Calabozo iconRepublica bolivariana de venezuela tribunal de primera instancia en funcion de juicio nº V

Juez de primera instancia civil, mercantil y del tránsito de la circunscripción judicial del estado guárico. Calabozo iconTribunal Superior de Justicia y el Poder Judicial del estado de Nuevo León
Español nativo México-, clases -corporativas y particulares- y apoyo académico y desde el año 2012 como Perito Traductor Oficial

Juez de primera instancia civil, mercantil y del tránsito de la circunscripción judicial del estado guárico. Calabozo iconActas del Congreso Internacional sobre la Guerra Civil española :...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com