Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos




descargar 0.72 Mb.
títuloDirectorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos
página2/21
fecha de publicación19.08.2016
tamaño0.72 Mb.
tipoDirectorio
med.se-todo.com > Derecho > Directorio
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   21

Crear el medio perfecto

Aunque parezca obvio, a menudo se descuida el hecho de que la lista de los preparativos para las proyecciones astra­les debería iniciarse con el objetivo de encontrar un sitio tran­quilo y privado donde poder practicar. A nadie le gusta la sen­sación de ser desconcentrado de golpe, de lo que ha sido un estado alterado de conciencia o un estado pacíficamente me­ditativo, y muchos practicantes simplemente no desean que los demás sepan de su interés por las proyecciones astrales.

En otras palabras, tanto los intrusos como los espectadores no son bienvenidos.

Preocuparse por la posibilidad de una interrupción no conduce a un apropiado relajamiento. Algunas veces, tan sólo saber que alguien conoce exactamente lo que usted está tra­tando de hacer detrás de la puerta cerrada es motivo suficien­te para que no tenga éxito. La censura mental es en cada uno de sus fragmentos tan potente en el mundo astral, corno la censura verbal lo es en el físico. Si alguien aprueba lo que usted está haciendo —aun cuando no crea que sea posible— o no, puede construir gruesas paredes mentales que usted de­berá atravesar para poder triunfar. Tener los propios bloqueos mentales es suficiente obstáculo para la mayoría de nosotros, sin contar con los de los demás.

Con la excepción de un único compañero confiable de trabajo, no le dé a ninguna otra persona la oportunidad de detenerlo antes de comenzar, sin importar lo tentadora que tal confidencia pudiera ser. Mantenga en privado sus esfuer­zos para la proyección astral y, por ahora, en el mayor secreto posible.

La privacidad es difícil de conseguir en muchos hogares, y si este es su caso, deberá ser extremadamente creativo para encontrar su espacio de trabajo y su tiempo de práctica. A menudo —y dependiendo de cuál sea el ciclo de sueño que lo encuentre más alerta— usar la propia cama antes de levantar­se o justo antes de dormirse puede ser efectivo en un hogar donde hay mucha gente. Si esto fuera imposible, o si encuen­tra que no puede trabajar adecuadamente reclinado en la cama, deberá hacer malabares con sus horarios del día, a fin de dis­poner de algún otro tiempo a solas. O podría elegir trabajar en ‘a casa de un compañero de confianza que lo esté asistiendo en el aprendizaje de la proyección astral o que esté tratando de aprenderla junto con usted.
Tranquilo, por favor

Tener tranquilidad es esencial, cuando usted es un prin­cipiante en cualquier práctica que intente alterar el estado de conciencia, el cual incluye la proyección astral. Aquellos con muchos años de experiencia en este arte han desarrollado la capacidad envidiable de poder anular voluntariamente cual­quier sonido que provenga del exterior.

Hasta que usted pueda lograr al menos los niveles inter­medios de destreza, no hay dudas acerca de que los ruidos lo distraerán y lo sujetarán a lo físico. Quizás piense que vive en un barrio tranquilo, pero la meditación tiene la manera de abrir sus oídos a una nueva realidad. Una vez que usted se acuesta para meditar, va a descubrir cuánto le gusta ladrar al perro del patio que está junto a su casa o con qué claridad se puede escu­char cómo rebota la pelota de básquetbol en la entrada de la cochera del vecino, y se sorprenderá de cuántos autos ruidosos constantemente circulan de un lado a otro de su calle.

Si usted es sensible a los sonidos y encuentra que aun los más leves son distractores, puede mitigar algunas de sus frus­traciones recordando que, a medida que mejora la alteración de la conciencia, también mejorará su posibilidad de aislar la evidencia del mundo físico. Años antes de que comenzara a practicar seriamente la proyección astral, conocí a una curan­dera que podía proyectarse astralmente sin importarle cuánta actividad se desarrollaba a su alrededor.

Las curanderas son parte de la tradición “mejicano-ame­ricana” de curanderos y videntes dotados. La que yo conocí, mejor parecía desaparecer mentalmente en medio de una con­sulta y entonces, cuando todos estaban convencidos de que no prestaba atención, volvía a abrir sus ojos y le comunicaba a su consultante la causa del problema, acerca del cual ella ha­bía reunido información astralmente, en tiempos y lugares distantes.

Solía envidiar su talento y me desesperaba por mi lento progreso, ya que cada ruido insignificante parecía separarme lejos de mi meta. Fue entonces cuando aprendí una valiosa lección acerca de comparar mis habilidades con las de los otros. Nunca es una idea feliz tratar de competir con alguien. La mejor forma de tener éxito es trabajar intensamente al propio

ritmo.

A fin de poder vencer las distracciones causadas por los sonidos, intente usar los tapones que se venden en cualquier farmacia, o bien ponga como fondo, alguna música suave, sin canto, para poder bloquearlos. Si desea trabajar con música, elija piezas instrumentales que fluyan suavemente. Evite los ritmos fuertes y cualquier música cantada. Los ritmos fuertes y las palabras le dan a su mente consciente algo más, además de la tarea en la que debe centrarse, y esto puede impedir su

progreso.

Si usted cuenta con una habitación en el interior de su casa, donde pueda practicar, lejos de puertas y ventanas, lo ayudará a ahogar los ruidos del exterior, pero no desaparece­rán los que se producen en la casa. Para la mayoría de los principiantes, la variedad de ruidos dentro de la casa o del edificio mientras se realizan las tareas cotidianas son toda una revelación en el momento en que meditan. El aire acondicio­nado, el calefactor, la heladera, las bombas de agua y otros artefactos, se apagan y encienden a intervalos durante todo el día y toda la noche. Para un meditador novicio, puede ser en­loquecedor. En mi casa, hay una bomba de agua muy ruidosa, en el espacio que corresponde a un lugar angosto debajo del dormitorio principal, que por momentos despierta mi enojo. En este caso, lo único que se puede hacer es ir de cuarto en cuarto y experimentar en cada uno de ellos hasta encontrar el sitio más tranquilo.
Mantener el cuerpo abrigado

Cuando trate de proyectarse astralmente, deberá estar abrigado. Si deja que su cuerpo se enfríe demasiado, le será más difícil conservar su estado meditativo. Su cuerpo total­mente relajado e inerte se enfriará rápidamente, por lo tanto, deseará cubrirse con alguna manta liviana antes de comenzar. Por otro lado, debe sentirse confortable. En consecuencia, es aconsejable el uso de ropa suelta, o no ponerse ninguna pren­da debajo de la manta.

Se piensa que en el pasado remoto, cuando la gente prac­ticaba la proyección astral, se mantenía abrigada tendiéndo­se cerca del hogar. En realidad, muchos creen que este es el origen de las leyendas de las brujas de Halloween que “vola­ban” en sus escobas a través de la chimenea hacia el cielo nocturno.

Encontrar la postura adecuada del cuerpo

Elija la postura para meditación en la que pueda perma­necer cómodo de treinta a sesenta minutos. Esto generalmen­te significa no cruzar los brazos o las piernas, a menos que usted esté acostumbrado a practicar dentro de las tradiciones de Asia Oriental y le sean habituales estos tipos de posiciones. Para la mayoría, los brazos y las piernas cruzadas se sienten incómodas después de transcurrido un rato y esta incomodi­dad física lo distraerá del objetivo que intente mantener. Mu­chos ocultistas de las escuelas occidentales (es decir, aquellas de base europea) sienten que los brazos y las piernas cruzadas impiden el flujo de la energía personal que necesitan para te­ner éxito.

No importa lo que a usted le hayan dicho, ninguna po­sición corporal es en sí misma adecuada o equivocada, ni tam­poco afectará la total experiencia astral que tenga. Muchas personas emiten opiniones drásticas respecto de la mejor po­sición corporal, fundamentadas en lo que funcionó mejor para ellas. Mi consejo para usted es que escuche las palabras a fa­vor y en contra, de todos ellos, y luego experimente y saque sus propias conclusiones.

Puede elegir acostarse o sentarse: lo que prefiera. Yo pre­fiero acostarme, pero una de mis mejores amigas no puede proyectar a menos que esté reclinada en su asiento, con la cabeza relajada hacia delante. De ninguna manera yo podría proyectarme tal como ella lo hace, ni tampoco ella podría ha­cerlo a mi modo.

Si elige sentarse, los practicantes avanzados recomien­dan que lo intente manteniendo la columna vertebral tan derecha como sea posible, para que la energía fluya a través del cuerpo y se evite la distracción causada por la fatiga en algún lugar tensionado, que ocasionará molestia (aunque esto no es realmente un problema para mi amiga, la de la cabeza relajada).

Si elige acostarse, asegúrese de que esté practicando en un momento en que no se quede inadvertidamente dormido. Quedarse dormido mientras se trata de proyectar astralmente no le causará daño, pero por supuesto, no tendrá éxito en la proyección consciente. Mantener esta conciencia del domi­nio astral y controlar las acciones, es lo que distingue la pro­yección astral respecto de los sueños y de otras experiencias psíquicas incontroladas.

La escuelas místicas de Oriente (Lejano Oriente e India, por ejemplo) tienen un catálogo completo de interesantes posturas meditativas, las cuales les resultan difíciles a los oc­cidentales, tanto para lograrlas como para mantenerlas. Estas, a menudo, implican retorcer los brazos y las piernas en posi­ciones que la gente acostumbrada a sentarse en sillas de res­paldos duros o asientos afelpados, no tolera.

Estas escuelas de Oriente también enseñan que muchas posiciones son mejores para distintos tipos de meditación. Si usted usa una o más posiciones, siéntase libre de elegir la que piensa que funcionará mejor para los experimentos de su pro­yección astral. Si no está utilizando ninguna de ellas, ahora es el momento de comenzar. Elegir una postura que le sea fami­liar y cómoda es lo mejor para aprender la proyección astral.
Estados alterados de conciencia

Una proyección astral exitosa no requiere un profundo estado meditativo, o lo que algunas veces se denomina estados alterados de conciencia, pero sí exige que usted sepa cómo entrar en dichos estados y salir de ellos, con razonable facilidad.

A pesar de lo mucho que Hollywood ha tratado de im­presionarnos con los efectos especiales, no existe un gran mis­terio para este proceso. Ni contiene un peligro inherente ni tampoco es algo que sólo el elegido o el talentoso puede lo­grar. La palabra alterado sólo significa “cambiado”; un estado alterado de conciencia sólo se refiere a una variación o cam­bio en el número de ciclos de ondas cerebrales que usted pro­duce por segundo. Esto no es la charlatanería psicológica de la Nueva Era, sino un cambio fisiológico real, medible me­diante el uso de una máquina conocida como electroencefa­lograma o EEG. Tales cambios en los niveles de actividad ce­rebral (BAL) se dividen en cuatro grandes categorías: beta, alfa, theta y delta.

Tabla del Nivel de Actividad Cerebral

Estado

CPS(Ciclos por segundo)

Definición

Beta

15- 18

Conciencia normal en estado despier­to, que se usa para un pensamiento activo, para el estudio, el razonamiento y la conversación.

Alfa

8- 12

Estado alterado de leve a medio, utili­zado para una meditación de nivel me­dio poco profunda; es también el esta­do mínimo necesario para cumplir exi­tosamente con las tentativas más eso­téricas, incluyendo la proyección astral; comprende estados de ensoñación, fo­caliza el pensamiento no analítico, se puede mirar televisión o hacer una lec­tura superficial, y el nivel de sueño aso­ciado al REM, soñar o dormir. Desper­tar de este nivel no es difícil.

Theta

4-6

Un profundo estado alterado asocia­do con el Zen, otras prácticas esoté­ricas complejas y sueño mediano a profundo. Despertar de dicho estado puede ser moderadamente difícil o desagradable.

Delta

0.5 – 2.5

Este nivel caracteriza los niveles de sue­ño más profundo y está presente cuan­do nos encontramos en estado de coma: no hay conciencia del cuerpo fí­sico o de sus necesidades, si bien algu­nas personas pueden recordar detalles, hechos y conversaciones que tuvieron lugar en el cuarto, alrededor de ellos. Despertar de este estado, limita entre lo más difícil y lo casi imposible.


Las regiones medias del nivel alfa son todo lo que se ne­cesita para lograr una proyección astral, aunque cuanto más profundo usted pueda llegar y cuanto mayor tiempo pueda permanecer allí, mucho mejor será.

Los cambios de conciencia, o BAL, suceden naturalmente muchas veces, a lo largo de cada uno de los días de nuestra vida. Por ejemplo, durante una noche normal de descanso de ocho horas, el cerebro humano se desplaza ida y vuelta de alfa a beta aproximadamente cinco veces, de modo que los niveles delta se acortan cada vez y los alfa se hacen más largos.

Los actos simples como la ensoñación, el leer o mirar televisión, también reducen la salida de ciclos por segundo en los niveles poco profundos de alfa. Todos estos son estados alterados de conciencia. La única diferencia entre tales esta­dos alterados y la meditación deliberada es el hecho de que usted intenta controlar la actividad cerebral, en vez de dejarla que se produzca aleatoriamente. esto no es más peligroso de lo que fue aprender durante su infancia, el control de esfínteres. En ambos casos, usted simplemente buscó controlar as­pectos del funcionamiento del cuerpo.

Aprender el arte de la meditación

Además de ser un trampolín para una variedad de prácti­cas ocultas, incluyendo la proyección astral, la gente que me­dita regularmente adquiere cantidades de otros beneficios. Los estudios han demostrado que los meditadores tienen una pre­sión arterial más baja, sistemas inmunológicos más fuertes y menos enfermedades relacionadas con el estrés. Tienden a dormir mejor, a pensar más rápido y a alcanzar niveles de ener­gía más altos que los que presentan quienes no meditan. Aun­que usted decida alguna vez que no quiere más proyecciones astrales, aprender el arte de la meditación mejorará todas las otras áreas de su vida.

Existen numerosos libros, cintas de audio y videos que le enseñarán todos los detalles ínfimos de la meditación o deter­minado enfoque sobre un método en particular, dentro de una escuela de pensamiento esotérico específico. Estos ele­mentos son extraordinarios si la meditación es su única meta. Presumiblemente, usted desea aprender a proyectarse astral-mente, y esto requiere sólo un nivel medio de competencia, que si bien necesita práctica, no exige una biblioteca especial de la cual aprender. Casi cualquiera puede tener éxito en la meditación, simplemente dejando el cuerpo relajado y toman­do control de todos los pensamientos conscientes.

Relajación progresiva

Para comenzar con la práctica de la meditación, diríjase a ese lugar cálido, privado y tranquilo del cual hablamos anteriormente; luego ubíquese en una postura corporal en la cual pueda relajarse y permanecer cómodo durante por lo menos treinta minutos. Cierre los ojos, haga unas cuantas respiracio­nes profundas y lentas. A medida que exhala, visualice que toda la tensión se drena de su cuerpo. Indudablemente, toda­vía habrá muchos lugares tensos después de hacer esto, pero volveremos y mataremos a estos dragones. Por el momento, relájese lo más posible y continúe.

Luego, usted deseará hacer lo que se denomina relajación progresiva. Este es un truco de meditación que le permite rela­jar la totalidad del cuerpo, al concentrarse en sus puntos en particular mediante la relajación de cada uno de estos puntos en profundidad, antes de seguir con el resto del cuerpo.

Cuando a cada uno de estos puntos en particular se lo aisla mentalmente de esta forma, su condición se hace más clara; por lo tanto, resulta más fácil relajarlo que relajar el cuerpo en su totalidad al unísono. Es un proceso que lleva tiempo, pero a medida que lo haga, tendrá conciencia de cuántos centros pequeños de tensión usted lleva a cuestas todos los días.

Cuando probé la relajación progresiva por primera vez, me sorprendieron los lugares donde los músculos contracturados estaban siempre presentes, y ahora, muchos años des­pués, todavía encuentro que si estoy dolorida o emocional-mente mal, estas son las áreas donde se concentra la tensión y donde es más difícil la relajación. Este tipo de relajación es también una gran técnica para ayudarlo a quedarse dormido, si tiene problemas en hacerlo después de un día muy estre­sante, de manera que provee otros beneficios más allá de la simple meditación.

Comience su propia relajación progresiva, concentrán­dose en ¡os dedos de los pies. No permita que ingresen otros pensamientos en su mente, salvo aquellos que tengan que ver con sus dedos. Mentalmente, los relajará a cada uno de ellos. Si fuera necesario, haga esto en forma individual, dedo por dedo. Concentre toda su atención y pronto notará dónde se hallan las zonas tensas; dónde tiene músculos contracturados y dónde tiene dificultades en aflojar para relajarse por com­pleto. A algunas personas les agrada acompañar este proceso con visualizaciones mentales donde pueden "ver" cómo la ten­sión drena de la parte del cuerpo que se está relajando. Tal vez usted desee ver la tensión disolverse como azúcar en el agua, o verla fragmentarse y desvanecerse en el piso debajo de sus pies, o cómo la limpia una ola de agua cálida y relajante. Es­coja cualquier imagen que para usted represente con mayor intensidad la relajación; esto es lo que mejor ayudará sus es­fuerzos.

Después de haber relajado los dedos de sus pies en su totalidad, desplace su conciencia hacia los pies propiamente dichos y realice el mismo procedimiento. No necesita dedicar más de treinta o cuarenta segundos a cada parte del cuerpo, salvo cuando perciba que una cantidad extraordinaria de ten­sión está concentrándose allí.

Luego de los dedos y los pies, mueva su conciencia ha­cia la pantorrilla, el empeine, las rodillas, hasta llegar a la cabeza. Ponga atención especial en aquellas áreas del cuerpo donde todos solemos acumular tensiones, tales como los hombros, la nuca, la mandíbula y la frente. Preste también atención a cualquier área en la cual suele experimentar do­lor. Estas son las áreas en que los músculos tienden a estar más tensos. Por ejemplo, si usted es un atleta y a menudo tiene las articulaciones doloridas, o si sufre del síndrome de túnel carpiano debido a trabajar con movimientos repetiti­vos, los músculos que corresponden a esas áreas tienen ten­dencia a estar más tensos.

Concentrándose en la voluntad

Una vez que se sienta totalmente relajado, haga otra res­piración profunda y comience a concentrar sus pensamien­tos sólo en una cosa. Si resulta ser una persona orientada hacia lo visual, que puede "ver" las ideas, entonces tal vez desee elegir una imagen o símbolo para tenerlo en la mente. Por el momento, mantenga la forma, color y textura muy simples.

En cambio, si usted tiene una predisposición hacia lo auditivo —por lo tanto, es alguien que "escucha" ideas en lu­gar de "verlas"— tal vez desee elegir una frase para repetírsela a sí mismo una y otra vez (a menudo denominada mantra, cuando se está meditando). Mantenga la frase breve, genérica y relacionada con su último propósito: en primer lugar, el mo­tivo por el cual desea alterar la conciencia. En este caso, qui­zás le agrade repetirse a sí mismo: "Yo me proyecto astral-mente, yo me proyecto astralmente", una y otra vez.

Asegúrese de que su afirmación sea positiva e incluya el verbo en tiempo presente. En los estados alterados inferiores, la mente se vuelve muy receptiva; este es uno de los motivos por los cuales la idea del aprendizaje durante el sueño ha pa­sado por períodos de popularidad. Pero si usted realiza la afir­mación en tiempo futuro, puede que también termine pospo­niendo su meta.

Esté seguro de decir su frase como si ya fuera un hecho en su vida. Repito, que sea positiva. No use términos negati­vos como: "Dejaré de pensar que no puedo proyectarme astralmente", o "No voy a temer a la proyección astral". Obser­ve cómo estas oraciones se centran en los aspectos negativos de la meta y no en los positivos. Concentrarse en ellas sólo alimenta la duda, al arrojar energía negativa en la práctica a realizar. Si usted desea realmente superar aquellos obstáculos que se cruzan en su camino (y todos tenemos o hemos tenido en algún momento), entonces formule simplemente una afir­mación que ya vea su éxito como parte de su realidad actual. Otro propósito de esta afirmación es convencer de su verdad, a todos los niveles de su mente. Todos hemos leído bastantes estudios acerca de que la conexión cerebro-mente-cuerpo tiene algún conocimiento de las formas en las que necesitamos moldear nuestra propia realidad. Una vez que la mente está convencida de algo, hay muy poco que se pueda hacer para detener al resto de su ser en cuanto a seguir hacia delante.

Mantenerse con un solo pensamiento no es tan fácil como suena, y al comienzo, su mente deseará evadirse para encon­trar algo más entretenido para hacer. Este es el punto en el cual muchas personas se rinden ante la frustración. Resista el deseo de abandonar o hasta el de detenerse y decirse a sí mis­mo que mañana lo reanudará. Tal actitud sólo permite que la parte resistente de su mente gane la batalla. Al igual que un niño malcriado, solamente llorará más fuerte la próxima vez que usted haga lo que a ella no le gusta, hasta que usted vuel­va a rendirse. Esto inicia un fracaso en espiral descendente que, más tarde, puede ser difícil de superar cuando finalmen­te usted descubre dónde se equivocó la primera vez.

Cada vez que su mente divague, alejada de la meta, sim­plemente empújela hacia donde están los pensamientos que quiere que ella tenga y continúe como si nada hubiera sucedi­do. Lentamente, haga su camino hacia donde pueda mante­ner un solo pensamiento, por lo menos durante diez minutos. Recuerde que mientras esté meditando, usted no se hallará consciente del transcurso del tiempo, por lo tanto, recuerde mirar un reloj grande o de pulsera, antes y después de cada sesión, para medir sus progresos.
Crear un escenario artístico

Una vez que haya dominado esta parte del arte de la me­ditación, la cual puede llevar algunas semanas o unos pocos meses —esto depende de la experiencia previa y sus esfuer­zos— el paso siguiente es entrar en el estado meditativo y per­mitir que una escena espectacular se forme en la mente.

Elija un escenario que usted considere irresistible y déje­lo desplegarse enfrente de sus ojos internos, como si se estu­viera proyectando en una pantalla de cine, de 360 grados.

Esta es su oportunidad de ingresar la mejor forma de realidad virtual que existe: la oportunidad de vivir su deseo más grande. No hay límites. Sea su propia estrella, escritor y director, y luego entréguese un Osear. La sensación que expe­rimentará haciendo esto en un estado meditativo controlado es similar a lo que experimentará al hacer proyección mental, y a menudo, la simple práctica de verse a usted mismo en es­tas escenas, en realidad lo ubicará allí para que pueda despe­gar y proyectarse a cualquier otro lugar a donde desee ir (véa­se capítulo 8).

He descubierto que, a las personas que siempre han te­nido una vivida imaginación y vidas con ricas fantasías, les va mejor con las proyecciones astrales. Existe definitivamente tina conexión entre las dos, por lo tanto, comience a crear ahora su mundo interior, si no lo ha hecho todavía.

Conteo mental

El conteo mental es otro método común gracias al cual puede lograrse o profundizar un estado alterado de concien­cia. Esto se realiza, generalmente, diciéndose a sí mismo los números en escala descendente, para entrar en un estado al­terado; luego se cuenta en forma ascendente, cuando se está isto para salir del mismo. Es un recurso que serena la mente, comparable con contar ovejas para vencer el insomnio.

El conteo mental ayuda a que muchas personas puedan relajarse y logren un estado mental receptivo. Los números elegidos para comenzar y terminar dependen de usted, y pue­den combinarse con la respiración controlada, si esto lo ayu­da a concentrarse. Puede repetirse también un conjunto de números, una y otra vez. Por ejemplo, si usted pertenece a una tradición que considera al siete como un número sagrado, como lo hacen muchas escuelas místicas cristianas, o aun cuando fuera simplemente su número de la suerte personal basado en la experiencia o en la numerología, puede querer contar desde siete en forma descendente para ingresar en su meditación, y en fonna ascendente hasta siete, para salir de ella.
Cánticos

Recurrir a cánticos como ayuda es otra manera de usar un mantra, o una afirmación rítmica repetida verbal o men­talmente, una y otra vez, mientras la mente se concentra en su sentido más profundo. El cántico transformador o el canto usado para cambiar de una condición a otra, es de origen an­tiguo y se ha hecho nuevamente popular entre los cultores de la Nueva Era, los chamanes modernos, los paganos y en esce­narios espirituales de mujeres. Para sus fines, es mejor que en este momento seleccione una frase breve y simple relacionada con su meta, tal corno: "Me proyecto astralmente", o "Yo vue­lo". Igual que con su afirmación previa, que sea breve, positi­va y en tiempo presente.
El poder de la respiración controlada

Una de las prácticas meditativas más elementales es la respiración controlada, destreza considerada como un eleva­do arte espiritual en el Lejano Oriente y las místicas tradicio­nes védicas. Para imitar esto, necesitará permitir que el ritmo natural de su respiración lo vaya serenando paulatinamente, a medida que medita.

El mundo está recién ahora redescubriendo el aumento de la estimulación mental y otros beneficios de salud produ­cidos por una respiración apropiada, probablemente porque unos pocos conocedores han encontrado la manera de hacer­lo productivo.



Figura í: Diafragma al inhalar



Figura 2: Diafragma al exhalar

En la moderna Los Angeles, se puede ir a "bares de oxí­geno" para beber aire puro, mientras se conversa acerca de las últimas expansiones corporativas. Los atletas profesionales se empeñan en contratar entrenadores que sepan de respiración, porque sienten que ellos les revelarán los secretos gracias a los cuales podrán obtener mejores resultados de sus cuerpos al cambiar la manera de respirar, mientras un libro del gurú Pan Grout sobre la holística del buen estado físico, llamado Jump Siaii Your Metabolism witli the Power of Brcath (Inicie su metabolismo con el poder de la respiración), promete una notable pérdida de peso tan sólo con aprender las técnicas adecuadas de respiración profunda.

Redituable o no, respirar correctamente es importante para su objetivo de la proyección astral. Una de las formas en la que los principiantes en la tarea de estados alterados difi­cultan su propio progreso es mediante una respiración inade­cuada. Este concepto suena tonto para muchas personas que piensan que respirar es tan natural que a nadie se le debe en­señar a hacerlo, pero no es así. Una respiración saludable es natural: una respiración profunda que proviene del diafragma y no del pecho. El diafragma es un músculo elongado, debajo de los pulmones, responsable de expandirlos y contraerlos. Cuando usted realiza una respiración profunda, es el múscu­lo del diafragma el que se mueve, no los pulmones por sí mis­mos.

Tómese un rato ahora para darse cuenta de la manera en que respira. ¿El área del diafragma se mueve, o es una respira­ción poco profunda y concentrada en la parte superior del pecho? Ahora, realice unas respiraciones lentas y profundas.

¿Es la sección media cerca del diafragma la que hace la mayor parte de la expansión y contracción o está forzando esta tarea en el pecho? ¿Qué pasa con la posición de los hombros? Cuando usted está parado o sentado y los hombros suben y bajan con cada respiración, está haciendo algo mal. Los hom­bros deben permanecer quietos cuando respire.

El soplo llamado respiración profunda es un error co­mún que todos aprendimos en el jardín de infantes. Observe a los niños cuando se les pide que hagan una respiración pro­funda y mire cómo hacen un gran despliegue al hinchar el pecho e inflar las mejillas. Nada de este esfuerzo está centrado donde necesita estar. Al ser adultos, recaemos en estos malos hábitos de respiración, para aumentar nuestra vanidad, lanío los hombres como las mujeres tienden a mantener achatada y subestimada el área del estómago mientras acentúan el pe­cho. En verdad, un diafragma fuerte ayudará a contraer los músculos del estómago, no a acentuarlos.

La mayoría de las personas se ve forzada a respirar co­rrectamente, si están acostadas sobre sus espaldas. Si usted no está seguro respecto de cómo está respirando —desde su diafragma o no— intente acostarse sobre una superficie dura y observe cómo es la parte superior del estómago la que tien­de a elevarse y caer y no la del pecho.

El otro momento en que la gente respira adecuadamente es mientras duerme. Todos respiran correctamente durante el sueño, salvo que una enfermedad o algún problema físico cause interferencia. Tómese algún tiempo para observar la respiración de alguien durmiendo. Observe la lenta y pro­funda inspiración desde el área del plexo solar y no desde el pecho. Los cantantes profesionales también saben cómo res­pirar correctamente, ya que la respiración diafragmática es esencial para controlar la letra de las canciones y producir voces potentes.
Si está tratando de alterar su conciencia mediante la me­ditación básica y descubre que su mente aun así tiende a dis­traerse, tal vez sea importante tratar de contar cada una de las respiraciones a medida que se producen. Intente hacerlo pri­mero en la exhalación, y después, en la inhalación, para ver si encuentra alguna diferencia en la forma en que se siente.

Es una práctica ocultista estándar inhalar por la nariz y exhalar por la boca, cuando se están realizando ejercicios de respiración profunda. Esta es una práctica común en las es­cuelas ocultistas de la India y Lejano Oriente, donde se cree que esto establece un flujo ininterrumpido de energía a través del cuerpo, el cual se obtiene de prácticas tales como proyec­ciones astrales. Existen también beneficios para la salud, rela­cionados con este tipo de respiración. Los folículos y mem­branas en la nariz ayudan a filtrar las impurezas y a calentar el aire antes de que ingrese en los pulmones.

Se puede también tratar de alterar los patrones respira­torios para ver qué efecto tienen en la conciencia. Por patro­nes quiero decir los "ritmos" o conteos que se realizan para la inhalación, la pausa, la exhalación y la pausa nuevamente. Cuando estamos despiertos y relajados, la mayoría de noso­tros inhalamos en dos tiempos, hacemos una pausa de medio tiempo, luego exhalamos en dos tiempos y volvemos a hacer una pausa por otro medio tiempo, antes de inhalar nueva­mente.

Un tiempo no es una cantidad de tiempo determinada, aunque la mayoría de la gente tiene sentido de lo que signifi­ca. Algunas veces los libretos teatrales y televisivos usan el término tiempo, para los actores, en las instrucciones de las escenas, refiriéndose a una breve interrupción entre líneas o acciones. Esto es particularmente cierto en las comedias, donde los tiempos son esenciales para hacer que una línea aparezca como graciosa o resulte un fracaso. Mi propia idea de tiempo es algo como una fracción inferior a un segundo, pero si su idea de tiempo dura un segundo y medio, aún así está bien.

Un patrón respiratorio común y popular, usado para la meditación, consiste en inhalar en cinco tiempos, sostener el aire durante tres tiempos, exhalar en cinco tiempos, estar sin aire durante tres tiempos. Y reiniciar. He tratado también de usar el patrón cuatro/uno/cuatro/uno y me di cuenta de que es bueno para usar con proyecciones astrales cuya meta es explorar los mundos espirituales. Un patrón tres/uno/tres/uno o el que consta de dos/dos/dos/dos también producen imáge­nes en mi mente, que parecen fijar las expectativas para la exploración astral. El primer patrón tiende a dejarme explorar reinos elementales donde hay seres imaginarios y residen los fundamentos básicos de la existencia, mientras que el segun­do patrón me coloca en un esquema mental que me permite encontrarme con mis amigos astrales.

A medida que cae más profundamente en la proyección astral, comenzará a perder noción de su patrón de respiración y este encontrará su propio equilibrio basado en lo que usted esté realizando en el mundo astral. No piense que durante todo el experimento estará preocupado por su respiración.

Una vez leí un libro sobre meditación que aconsejaba no experimentar con patrones respiratorios porque eran en reali­dad un código psíquico que posiblemente podría atraer algo indeseable hacia usted. Ese tipo de pensamiento alarmista no tiene cabida en el ocultismo positivo. La mayor parte de las culturas antiguas enseñaba que la respiración era sagrada, un medio por el cual se sostenía la vida y a través del cual la vida era preservada, si la respiración era capturada por un chamán de la tribu. Si existe algún código en funcionamiento, es sim­plemente su propio ser interior y el descubrir cuál es el patrón que resuena mejor, con la intención de aprender la proyec­ción astral. No tema experimentar. Si resulta que encuentra un patrón de respiración que le hace sentir incómodo de al­guna forma, simplemente cámbielo por uno que le agrade más. También, tenga en mente la diferencia entre una adecua­da respiración profunda y el uso de patrones de respiración. Existen dos conceptos diferentes. Una adecuada respiración profunda, que consiste en respirar hondamente desde el diafragma, es esencial para un buen trabajo de estado altera­do. Usar patrones de respiración específicos es de gran ayuda para muchos practicantes, pero no es absolutamente esencial. Algunas personas, sobre todo los occidentales, puede que en­cuentren este patrón de respiración como algo más distractor que colaborador, y es factible que quienes padezcan asma u otros problemas respiratorios, lo consideren difícil de realizar.

pies en el piso, gritar o comer. Puede hacer el amor, correr algunas millas, disfrutar de ejercicios aeróbicos o llevar a cabo cualquiera de las cosas propias de un ser viviente y corpóreo. Permita que su sangre circule y que el corazón lata. Este es el momento para deleitarse, por el hecho de que usted está to­talmente vivo y forma parte del mundo físico total.
Dejar el estado meditativo

Cuando esté listo para dejar de meditar, simplemente comience a recobrar el sentido de su cuerpo físico, una vez más. Haga esto, quitando su concentración de la meditación y llevándola al cuerpo físico. Comience a pensar en su cabeza, en la cara, el cuello, etc. y recuerde lo que es ser corpóreo

nuevamente.

También se recomienda que, cuando sea posible, intente salir del estado meditativo, usando el mismo proceso con el que entró. Esto mantiene feliz a su mente analítica, esa que siempre anhela el orden y la lógica, de manera que esta pueda estar en sincronía con su mente creativa y le permita una sua­ve transición de pensamiento e imágenes mentales. Cuando se sienta sólidamente de regreso en el mundo físico, puede abrir los ojos y comenzar a mover el cuerpo.

En este punto, a muchas personas les agrada hacer algo muy físico para establecer con mayor claridad la separación entre el mundo meditativo y el físico. Puede golpear con los Pies en el piso, gritar o comer. Puede hacer el amor, correr algunas millas, disfrutar de ejercicios aeróbicos o llevar a cabo cualquiera de las cosas propias de un ser viviente y corpóreo. Permita que su sangre circule y que el corazón lata. Este es el momento para deleitarse; por el hecho de que usted esstá totalmente vivo y forma parte del mundo físico total.
Capítulo 2

Prepararse para la Proyección Astral

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   21

similar:

Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos iconDirectorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos

Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos iconDirectorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos
«¿Quién soy?» «¿Cuáles son las fuerzas que actúan en mí?» «¿Qué capacidades hay ocultas en mi?» «¿Cómo puedo explotar al máximo todo...

Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos iconConcepto y tipos de bibliotecas. Responsabilidad social de las bibliotecas

Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos iconAulas virtuales
«Aulas Virtuales como Modelo de Gestión de Conocimiento», y trataremos algunos conceptos sobre estas: factores influyentes, clasificación,...

Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos iconAulas virtuales 43

Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos iconAulas virtuales y videoconferecias

Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos iconDirección General de Bibliotecas

Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos iconDirección del Libro, bibliotecas y

Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos iconDirección del Libro, Bibliotecas y

Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos iconMaquinas virtuales y sistemas operativos


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com