Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos




descargar 0.72 Mb.
títuloDirectorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos
página9/21
fecha de publicación19.08.2016
tamaño0.72 Mb.
tipoDirectorio
med.se-todo.com > Derecho > Directorio
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   21

Crear un vehículo astral

Para poder ingresar en el reino astral, se necesita un cuer­po astral o un vehículo astral. Este es el vehículo en el cual su conciencia se trasladará durante el método que acabamos de discutir: la transferencia general del método de conciencia. Muchos ocultistas le asignan diferentes nombres:


  • Simulacro

  • Homúnculos

  • Observador

  • Ojos astrales

  • Elemental

  • Cuerpo de luz

Antes de ingresar en su estado alterado y preparar el via­je, necesita dedicar algo de tiempo a decidir cómo desea vi­sualizar su vehículo astral. Con el fin de ser claros, nos referi­remos a él como Cuerpo de luz. Algunos pretieren visualizarlo como un doble astral de su propio cuerpo físico, ya sea que se trate de una réplica exacta como de un estado idealizado. Otros prefieren verlo como una esfera de luz dorada o blanca. Algu­nos ven sólo la cabeza y visualizan el resto del cuerpo como una parte vestida y sin formas debajo.

Por el momento, le recomiendo especialmente que evite tomar formas de animales o la apariencia astral de otras per­sonas vivas o muertas. Estos vehículos son ciertamente posi­bles de conseguir en el plano astral, aunque a menudo son difíciles. Los ocultistas experimentados y los chamanes em­plean frecuentemente estas técnicas, pero ellas presentan una gran cantidad de dificultades para las que el principiante no está probablemente preparado.

Tomar la figura del cuerpo de un animal nos lleva al reíno de los cambios de forma, un arte chamánico que puede alterar drásticamente la conciencia y el comportamiento del que asume la forma. Si la persona que asume la forma no está en un completo control de las energías que adquiere,, la energía animal asumirá el control y conducirá al viajero a lugares y situaciones que puede no estar preparado para manejar.

Tomar la semejanza de otra persona es otro arte ocasio­nalmente usado por el diestro chamán y se conoce populamente como invocación. La forma del vehículo presenta pro­blemas semejantes para el principiante. También puede llegar a ser una violación de la voluntad de la persona cuya semejan­za se utiliza, sobre todo si la meta es utilizar esta semejanza para evitar la culpa, al mismo tiempo que se realizan acciones negativas en el plano astral.

El concepto y respeto de la voluntad es el hilo conductor común que une las escuelas ocultistas de pensamiento más importantes, y también muchas religiones y espiritualidades. Cada escuela o fe delinea el castigo a enfrentar en caso de producirse esta trasgresión, y son todas similares en su afir­mación de que el daño realizado, de alguna manera le será devuelto al causante del mismo, una y otra vez. Por el mo­mento, ajústese al simple Cuerpo de Luz con su propia forma o a una simple esfera.

La transferencia del proceso de conciencia

Para comenzar a trabajar con este método, diríjase a un sitio tranquilo y privado donde pueda hacer su proyección astral. Realice los preparativos que prefiera: encienda incien­so, desvístase, use un talismán, escuche música suave, aumente la calefacción para sentirse más abrigado, etc. Colóquese en la postura en la que haya elegido trabajar, ya sea sentado o acos­tado, y tómese unos momentos para asegurarse de que está lo suficientemente cómodo como para mantener esta posición por lo menos durante una hora. Si no es así, efectúe los cam­bios ahora. Si hace los cambios más tarde, puede salirse inin-tencionadamente de su estado alterado o romper el flujo de su visualización, de forma abrupta.

Cuando esté seguro de que se halla confortable y abriga­do, cierre los ojos y haga unas respiraciones profundas. A medida que empiece a liberar la tensión física, también libere de la mente, cualquier pensamiento, sentimientos o intenciones negativas. Con cada respiración, siéntase relajarse y libé­rese de las energías negativas de cualquier tipo. Tal vez desee visualizar esto de alguna manera que tenga significado para usted (vea lo ya expuesto acerca de relajación progresiva).

Continúe respirando despacio, asegurándose de que cada parte de su yo físico se relaja. Como principiante, tal vez nece­site dedicar diez o veinte minutos para concentrarse en cada parte del cuerpo en particular, deseando intensamente libe­rarse. Las técnicas empleadas en esta técnica de relajación pro­gresiva están explicadas en el capítulo 1. Hasta que se acos­tumbre a la sensación de relajación total, puede no darse cuen­ta de que hay ciertos grupos musculares que todavía están tensos, al menos que se concentre específicamente en ellos y trabaje para relajarlos. No hay necesidad de apurarse. Tómese el tiempo que necesite.

Cuando se sienta totalmente relajado, comience a usar cualquier método que haya elegido para el logro de un estado alterado de conciencia. Puede ser contar, respirar, usar un mantra, etc. No se preocupe acerca de la profundidad que alcance en este estado en este punto. La proyección astral no requiere un estado ultraprofundo, y muchos experimentados practicantes juran que los niveles más livianos son los mejo­res. En esta etapa, vaya a donde, para usted, sea natural ir. Con el tiempo y la práctica, su estado alterado se hará más fácil y más rápido, y naturalmente, más profundo también. Por ahora, tómese el tiempo que necesite.

Cuando sienta que está donde necesita estar mentalmente, está listo para comenzar a construir su Cuerpo de Luz. Ya deberá tener una imagen clara de la forma que desea tomar. A unos pies de distancia de su cuerpo físico en descanso, imagi­ne su Cuerpo de Luz comenzando a tomar forma.

Proyecte en él, no sólo su propia energía mental sino tam­bién la energía proveniente de la tierra debajo de sus pies o del cielo. Este es un viejo truco ocultista. Usted nunca agota su propio almacenamiento de energía cuando emprende alguna tarea ocultista, sino que confía en aquella energía que se en­cuentra en la naturaleza —en la Madre Tierra y en el Cielo eterno sobre su cabeza— para ayudarlo a darle la forma que desea. Para hacerlo, simplemente establezca una conexión mental con la fuente de la cual sacará la energía, y luego vi­sualice un río de energía moviéndose desde la fuente hasta el objeto que está cargando (tal como el Cuerpo de Luz). No se preocupe por algunas "obstrucciones", tales como pisos y te­chos. La energía divina inherente en la creación de la cual usted busca sacar energía, no puede impedirse por cosas com­parativamente insustanciales tales como los componentes es­tructurales de su hogar. Sin embargo, si estos impedimentos le molestan, puede hacer mentalmente un agujero o ubicar un tubo a través del cual la energía pueda moverse. En algún momento, usted se sentirá cómodo con el hecho de que esto ya no es necesario.

A esta altura de sus esfuerzos, el tiempo habrá dejado de tener significado para usted; todas las referencias de tiempo realizadas en las instrucciones a partir de este momento, son sólo como guía. Por ejemplo, cuando utilizo el método del Cuerpo de Luz, generalmente me lleva alrededor de cinco minutos adecuar este vehículo. En tiempo real, no tengo idea de cuánto lleva. Como principiante, necesitará de diez a vein­te minutos para prepararse totalmente y visualizar su vehículo astral.

Una vez formado el Cuerpo de Luz de manera agradable y cómoda para usted, cuando ya esté sólido y estable, cárguelo mentalmente con su tarea. Esta antigua práctica de otorgarle una tarea al Cuerpo de Luz se denomina palabras de poder. Es la afirmación de que estamos haciéndonos responsables de nuestras acciones. Cada vez que estemos creando algo en el mundo astral, debemos tomar la responsabilidad del mismo mientras dure su existencia. Además, debemos deshacerlo cuando ya se haya cumplido el propósito.

El permitir que su creación quede suelta hasta morir por sí misma por su propia falta de energía de la cual nutrirse, puede causar alguna de estas dos cosas. Podría seguirlo a us­ted por todos lados, haciendo ruido o creando lugares "espe­sos" en el aire, que le darían la sensación de estar perseguido. O quizás, sin su guía, podría correr alocadamente por el plano astral y crear problemas para otros viajeros astrales o para su propio cuerpo astral. Respecto de los otros viajeros astrales, esto sería un comportamiento irresponsable y maleducado, igualmente que para los otros seres que viven en el plano as­tral. Es como si alguien le dejara a usted a un hijo en la casa, sin avisarle, y luego no pasara a buscarlo durante meses.

Dígale a su Cuerpo de Luz qué es lo que debe hacer para usted. Elija cuidadosamente las palabras, y luego diríjalas men­talmente al Cuerpo de Luz. Haga que las instrucciones sean simples y claras. No use vocabulario florido —puede ser mal-interpretado— y asegúrese de respaldar sus palabras con visualizaciones claras de lo que desea. Los pensamientos claros como los que se encuentran en las visualizaciones significan que usted está usando un lenguaje simbólico y este es el len­guaje mejor comprendido en el plano astral. En esta instan­cia, la tarea del Cuerpo de Luz será la de facilitar un vehículo astral para la exploración, después de la cual volvería seguro al lugar de origen.

Ahora usted está listo para transferir su conciencia al Cuerpo de Luz, que es el sitio donde son útiles los ejercicios de condicionamiento para la mente. Desplace su percepción desde el cuerpo físico hasta el Cuerpo de Luz. No trate de seguir el trayecto paso a paso en la parte exterior del cuerpo, como en el siempre falible método del despegue. Esto puede conducirá una sobre exigencia sobre el cuerpo y no en la con­ciencia astral. A medida que sienta que su conciencia tiene la idea de estar en algún otro lugar, permítale que se desplace adentro del Cuerpo de Luz, Una vez que pueda ver los alrede­dores desde la perspectiva del Cuerpo de Luz, sabrá que ha tenido éxito.

Puede necesitar varios intentos antes de que experimen­te esta sensación de su conciencia de estar en otro lado. Ponga a prueba su transferencia de conciencia mirando en su derre­dor, de a ratos, para ver desde qué punto de vista se ven su cuerpo tísico o el del Cuerpo de Luz. Si este es su primer intento de proyección, puede que no logre sostener su con­ciencia en el Cuerpo de Luz por mucho tiempo. No deje que esto lo frustre. Siga practicando, haciendo que su conciencia se transfiera al Cuerpo de Luz y trate de mantenerla ahí el mayor lapso posible.

Primero, no trate de alejarse del lugar donde se ha forma­do su Cuerpo de Luz. Permita que su conciencia mire los alre­dedores del área inmediata, desde una posición estática. Hasta tanto llegue el momento en que usted se acostumbre a tener su conciencia en otro lugar, el moverse lo enviará inmediatamente hacia usted mismo, y deberá empezar todo de nuevo.

Pero recuerde también que usted ya no está restringido por los límites de su cuerpo físico, y que sus ojos pueden girar 360° completos, para ver todo lo que lo rodea, sin mover su "cabeza" para nada. Todo esto es el fenómeno de visión omnisciente mencionado en el capítulo 4. A veces, los viaje­ros astrales verán el mundo de esta manera, sin importar a dónde miren. Algunos encuentran que esto es emocionante y liberador, pero para otros resulta desconcertante. Si usted ve que le resulta incómodo, colóquese simplemente una másca­ra o un sombrero detrás de sus ojos mentales, para que sea la visión omnisciente.

Una vez que sea capaz de mantener su conciencia dentro del Cuerpo de Luz, puede dirigirla a cualquier otro lado. Us­ted no debe seguirlo metódicamente fuera del área y verlo mo­verse a través del cielo raso, sobre el vecindario y otros luga­res, aunque puede hacerlo si lo desea. Tan sólo propóngase estar dondequiera que desee viajar, e inmediatamente será trans­portado por su vehículo astral. No se preocupe si se desliza de su Cuerpo de Luz en algún lugar alejado. Si su conciencia aban­dona el Cuerpo de Luz, enseguida regresará a su yo físico.

Cuando haya finalizado su exploración y esté listo para terminar, desee mentalmente hallarse de regreso en el mismo lugar donde creó el Cuerpo de Luz. Una vez allí, permita que su conciencia vuelva al yo físico. Lo único que se necesita es desearlo mentalmente. Si comienza a "observar" los alrededo­res desde el punto de vista de su yo físico, eso también dará resultado.

Ahora debe deshacer su Cuerpo de Luz. Primero visualí­celo como si se derritiera y hundiera inofensivamente en la tierra, debajo de usted. En muchas escuelas ocultistas, la tie­rra ha sido usada como instrumento para enterrar energías no deseadas o en exceso. A algunos practicantes les agrada ver a! Cuerpo de Luz reabsorbiéndose en sus propios cuerpos físi­cos. El razonamiento detrás de esto tiene que ver con la reten­ción de niveles completos de energía personal y con la adqui­sición de una memoria más clara de experiencia astral. Si de­sea experimentar para saber si esto funciona, por favor, hága­lo. El método es menos importante que el resultado final. Lo valioso aquí es que se tome el tiempo necesario para deshacer totalmente aquello que usted creó.

Cuando el Cuerpo de Luz se retire, comience a ganar conciencia de su yo físico. Reconozca mentalmente la exis­tencia de su cabeza y cuello, su pecho y estómago, y así conti­núe en forma descendente hasta los pies. Una vez que tome conciencia de todas estas partes, empiece a flexionar sus ma­nos y pies, y lentamente abra los ojos.

El último paso en este proceso de regreso es sellar el por­tal que usted creó entre los mundos físicos y astrales, median­te algo que celebre a su yo corporal. Haga ruido, coma, haga el amor o cualquier otra cosa que reafirme su existencia. Si ío desea, puede tocar el piso y visualizar la energía excedente desapareciendo de usted. Quizás piense que un viaje astral es una experiencia cansadora, pero en realidad se energizará en el proceso y puede ser que le cueste acomodarse durante unas horas después de la experiencia. Por esta razón, es importante echar en la tierra las energías excedentes.

No se olvide de registrar las experiencias, éxitos, fracasos y otras impresiones, en su registro mágico o en su diario ocultista, para consultarlo posteriormente.
Abrir los ojos astrales

Una variación de este método de transferencia de con­ciencia es una práctica conocida como enviar los Ojos Astrales o el Observador. Esto le permite recoger impresiones psíquicas a través de su yo astral, que usted puede asimilar y analizar más tarde, sin tener que hacer en realidad un desplazamiento en la conciencia. En otras palabras, aun cuando le fuera pro­blemático hacer un viaje astral completo, está disponible para usted esta posibilidad de recoger información remota.

Tal variante tienta a muchos que desean espiar a los de­más. Siempre debe recordarse que aunque está temporalmente separado de nosotros, esto no significa que sea un ser separa­do. Los Ojos Astrales son una extensión de nuestro yo y so­mos responsables de sus traslados. Si envía a los Ojos Astrales con intenciones negativas, pueden producirse cualesquiera de estos tres hechos:


  1. Usted será expulsado por los guías y guardianes espi­rituales de la persona a la cual espía.

  2. Se le darán impresiones falsas, molestas, o que liaran que usted actué inapropiadamente, al basarse en in­
    formación equivocada.

  3. Será invadido a su vuelta por otros seres astrales que desearán espiarlo a usted o que de alguna manera
    violarán su voluntad.

A fin de comenzar a experimentar con los Ojos Astrales, siga todos los pasos anteriores para formar el Cuerpo de Luz. Quizás desee alterar levemente su visualización y permitir que el vehículo astral tenga la forma del lente de una cámara o un gran ojo, en vez de una esfera de luz. Luego, en vez de despla­zar su conciencia hacia él. sujételo mentalmente a su chakra de! tercer ojo v visualice una soga larga y clástica uniéndolos Vuelva a la figura 3 (pag. 42), si ha olvidado donde se encuen­tran los siete chakras principales.

E·l chakra del tercer ojo es el más asociado con las habili­dades psíquicas, y hace de receptáculo perfecto para cualquier impresión que los Ojos Astrales recojan. En un lenguaje claro y preciso, o en imágenes mentales, dígales a los Ojos Astrales donde quiere usted que vayan y que quiere que descubran. Envíe los Ojos Astrales mentalmente por sí mismos. Luego, salga de su estado alterado de conciencia y haga su rutina ha­bitual.

Más tarde, regrese a su estado alterado y convoque a los Ojos Astrales, para su regreso. Le recomiendo que no espere más de veinticuatro horas entre enviarlos y traerlos de regre­so. Usted no debe dejar pasar mucho tiempo, ya que cual­quier creación astral, si no se alimenta de una dosis de energía renovada, comenzará a perder impulso. Después que pasa un día, los Ojos Astrales comienzan a debilitarse y el poder de recoger información para luego transferírsela a usted, se per­judicará.

Después de haber vuelto de su estado alterado, pida que los Ojos Astrales regresen al lugar donde usted los formó. Cuando aparezcan, déles tiempo para terminar de filtrar en su mente todas las últimas impresiones que recogieron en sus viajes, luego, desármelos de la misma forma como lo hubiera hecho si usted hubiese transferido realmente su conciencia en ellos. Además, deshaga la soga que conectaba los Ojos As­trales con usted. Tal vez desee visualizar que los arroja dentro de su tercer ojo, o bien puede querer que se debiliten y hun­dan en la tierra, debajo de sus pies.

Permanezca en su estado alterado y ponga atención en las impresiones recibidas. Se sorprenderá de lo exactas que son. Por alguna razón desconocida, las impresiones y visiones adquiridas con este método parecen corresponderse mejor con los hechos que tienen lugar en el tiempo del mundo físico y son más fáciles de verificar que con otras formas de proyec­ciones astrales. Aun así, es inteligente no ser exageradamente crítico de sus esfuerzos si no encuentra una correspondencia inmediata entre los hechos de los mundos astrales y físicos.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   21

similar:

Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos iconDirectorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos

Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos iconDirectorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos
«¿Quién soy?» «¿Cuáles son las fuerzas que actúan en mí?» «¿Qué capacidades hay ocultas en mi?» «¿Cómo puedo explotar al máximo todo...

Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos iconConcepto y tipos de bibliotecas. Responsabilidad social de las bibliotecas

Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos iconAulas virtuales
«Aulas Virtuales como Modelo de Gestión de Conocimiento», y trataremos algunos conceptos sobre estas: factores influyentes, clasificación,...

Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos iconAulas virtuales 43

Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos iconAulas virtuales y videoconferecias

Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos iconDirección General de Bibliotecas

Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos iconDirección del Libro, bibliotecas y

Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos iconDirección del Libro, Bibliotecas y

Directorio de Bibliotecas Virtuales y Recursos iconMaquinas virtuales y sistemas operativos


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com