Y de la adoración perpetua




descargar 240.8 Kb.
títuloY de la adoración perpetua
página1/7
fecha de publicación27.08.2016
tamaño240.8 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7


CONSTITUCIONES

Y ESTATUTOS
CONGREGACIÓN

DE LOS SAGRADOS CORAZONES

DE JESÚS Y DE MARÍA
Y DE LA ADORACIÓN PERPETUA

DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO DEL ALTAR

CASA GENERAL

ROMA

1990

CONGREGATIO

PRO RELIGIOSIS

ET INSTITUTIS SAECULARIBUS

___________
Prot. N. P. 61 bis - 1/83

DECRETOS DE APROBACIÓN
DECRETO
Conforme a las disposiciones del motu propio “Ecclesiae Santae” (II,n 67 las hermanas de la Congregación de los Sagrados Corazones y de la Adoración Perpetua, han revisado sus Constituciones durante su Capítulo General; y a continuación han presentado a la Santa Sede el proyecto realizado.

Después de estudiar con atención el documento, en el que se han efectuado algunas modificaciones, la Congregación para los Religiosos e Institutos seculares ha reconocido en este texto el deseo de las hermanas de hacer realidad su consagración religiosa para unirse a la obra de reparación de Cristo a quien contemplan particularmente en la Adoración Eucarística, que es para ellas un verdadero ministerio. Reunidas en comunidades fraternas y fieles a las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia, contribuyen a la evangelización y a la educación de la fe, sobre todo mediante las obras de enseñanza, de educación y por las actividades pastorales. Por el presente Decreto esta Congregación concede la aprobación solicitada. Esta medida no deroga las exigencias del derecho común.

Este dicasterio desea que las Hermanas de la Congregación de los Sagrados Corazones y de la Adoración Perpetua vivan cada día con más generosidad las exigencias de su vocación, a imitación de María, asociada plenamemte a la misión reparadora de su Hijo; y a ella le pide que les ayude a participar en la construcción del Reino de Dios como ella misma lo hizo.

Sin que obste nada en contra.

Dado en Roma el 25 de diciembre de 1985.

En la fiesta de la Natividad del Señor.
F. JERÔME HAMER

Pref.

+ VICENTIUS FAGIOLO

Archiep. Secret.

CONGREGAZIONE

PER GLI ISTITUTI DI VITA CONSAGRATA

E LE SOCIETÀ DI VITA APOSTOLICA
______________
Prot. N. P. 61.b - 1/89

DECRETO


La Superiora General de las hermanas de los Sagrados Corazones de Jesús y de María y de la Adoración Perpetua del Santísimo Sacramento del Altar, por mandato del Capítulo General ordinario, había pedido la aprobació del capítulo de sus Constituciones, (que fueron aprobadas el 25 de diciembre de 1985), diferida por las razones expuestas en las cartas del 22 de junio de 1983 y del 12 de junio de 1985, y de algunas modificaciones en las mismas Constituciones.

Esta Congregación para los Institutos de vida consagrada y las Sociedades de vida apostólica, después de haber examinado atentamente los textos presentados, en conformidad con el derecho canónico vigente, por el presente Decreto aprueba que sean incorporados en el texto como están expresados en las hojas anexas y observado todo lo que por derecho se ha de observar.

Que las hermanas de la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y de María y de la Adoración Perpetua del Santísimo Sacramento del Altar, fieles al espíritu propio y a la par con los hermanos de la misma Congregación (cuya idéntica vocación y misión en el primer y común capítulo de las Constituciones), continúen manteniendo y desarrollando las riquezas de su herencia espiritual. Que el cumplimiento de estas Constituciones les ayude a ser verdaderas testigos en la Iglesia, del Amor Salvador de Dios y de una comunidad inspirada por ese mismo Amor, y a prolongar su “Obra” en la tierra. Que Nuestra Señora Reina de la Paz, Patrona de las misiones de la Congregación desde sus orígenes, sea siempre fuente de inspiración y fortaleza para todas en la realización de la misión que el Señor les ha encomendado.
No obstante cosa alguna en contra.
Dado en Roma el día 9 de julio de 1990, conmemoración de María Santísima Reina de la Paz, Patrona de las misiones en la Congregación.

+ Vincentius Fagiolo

Archiep. Secret.
Jesús Torres

CASA GENERALIZIA

DELLE SUORE DEI SACRI CUORI
Queridas Hermanas:

El 9 de julio de 1990, día de Nuestra Señora de la Paz, se nos comunicó que la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada había aprobado el Capítulo I de nuestras Constituciones, común para los Hermanos y Hermanas, “Vocación y Misión de la Congregación”. Este acontecimiento de gracia confirma y fortalece nuestra unidad. En el decreto de aprobación se nos pide que “ a la par con los hermanos de la misma Congregación, continúen manteniendo y desarrollando las riquezas de su herencia espiritual”.
Nos ha llegado el momento de cantar una alabanza de acción de gracias al señor, por los dones recibidos durante todos estos años, en los que hemos vivido un interesante proceso; todas hemos trabajado con entusiasmo en la elaboración de las Constituciones y hemos orado profundamente con fe en un futuro.
Recibimos con gratitud y gozo la Aprobación completa de nuestras Constituciones, con la certeza de que la vida es nuestra y que es el mismo Espíritu quien nos alienta a poseerla en plenitud para darla en abundancia.
Nuestra Consagración a los Sagrados Corazones, nos ha introducido en una hondura espiritual donde hemos percibido con claridad lo esencial de la llamada en la común Vocación SS.CC. y nos ha dado una renovada forma de expresar el estilo propio de nuestra familia religiosa. No ha sido una ruptura con el pasado sino, una vuelta agradecida a las fuentes, al Carisma de nuestros Fundadores, a la grandeza de la primitiva Comunidad. Hemos seguido con fidelidad las orientaciones del Vaticano II, y el Espíritu, con su presencia ha iluminado nuestra reflexión y búsqueda sincera de respuestas a nuestro presente y a nuestro futuro.
Con todo respeto y responsabilidad acogemos la expresión de lo que somos, las razones profundas del Ser de la Congregación, como un don que se nos da a cada una de nosotras para enriquecerlo con nuestras vidas, hacerlo producir para el reino y entregarlo renovado a las generaciones futuras.
Es el amor por el que vivimos y nos entregamos quien pone en nuestras manos una nueva etapa de vida para la Congregación. La asimilación de las nuevas Constituciones será una fuerte interpelación a la calidad del respeto mutuo, a la actitud de escucha que acoge y recibe la adversidad como la buena tierra donde crecerá la Comunión y la Unidad.
Al reafirmarnos en la identidad “Sagrados Corazones”, nuestra presencia en la Iglesia y en el mundo será transparente y más coherente el anuncio de la Buena Nueva.

Confiadas en el amor de los SS.CC. que inspiran y sostienen en todo momento nuestra vida y misión.

Vuestra Hermana

MARÍA PÍA LAFONT, SS.CC.

Superiora General

Roma, 15 de Agosto 1990
CAPITULO PRELIMINAR
DE LAS PRIMERAS CONSTITUCIONES

DE LOS HERMANOS Y HERMANAS

APROBADAS EN 1817

EL FIN DE NUESTRO INSTITUTO


  1. El fin de nuestro Instituto es: 1º Imitar las cuatro edades de Nuestro Señor Jesucristo, a saber, su infancia, su vida oculta, su vida evangélica y su vida crucificada. 2º Propagar la devoción a los Sagrados Corazones de Jesús y de María.




  1. A fin de imitar la infancia de Nuestro Señor Jesucristo, abrimos escuelas gratuitas para la enseñanza de los niños pobres de ambos sexos. Tenemos, además, colegios, en los cuales nos imponemos el deber de admitir gratuitamente cierto número de niños pobres, según lo permitieren los recursos de cada casa. Además los hermanos preparan con especial cuidado a los jóvenes que siguen la carrera eclesiástica para las funciones del santo ministerio.




  1. Todos los miembros de nuestra Congregación se esfuerzan en imitar la vida oculta de Nuestro Señor Jesucristo reparando, con la Adoración Perpetua del Santísimo Sacramento, las injurias hechas a los Sagrados Corazones de Jesús y de María por los innumerables crímenes de los pecadores.




  1. Imitan los hermanos la vida evangélica de Nuestro Señor Jesucristo, por medio de la predicación del Evangelio y por las Misiones.




  1. Cada uno, en cuanto le sea posible, está obligado a imitar la vida crucificada de Nuestro Salvador, mediante el celoso y a la vez prudente ejercicio de la mortificación cristiana, principalmente con la represión de los sentidos.




  1. Finalmente nos proponemos dedicarnos con todo empeño a la propagación de la verdadera y legítima devoción al Sagrado Corazón de Jesús y al dulcísimo Corazón de María, conforme ha sido aprobada y establecida por la Sede Apostólica.




  1. Nuestra Congregación goza del patrocinio especial de San José, esposo de la Bienaventurada Virgen María y venera como protectores particulares a los santos Pacomio, Agustín, Bernardo y Domingo.




  1. La Regla de San Benito sirve de fundamento a nuestra Regla. Vivimos en comunidad y practicas regulares bajo la obediencia del Superior General de toda la Congregación, de la Superiora General de las Hermanas, del Superior o de la Superiora de cada casa particular, como abajo se dirá. Los Hermanos y las Hermanas hacen votos perpetuos de pobreza, castidad y obediencia.



******************

CONSTITUCIONES

DE LA CONGREGACIÓN DE LOS SAGRADOS CORAZONES DE JESUS Y DE MARÍA Y DE LA ADORACIÓN PERPETUA DEL SANTISIMO SACRAMENTO DEL ALTAR.
HERMANAS
CAPITULO I: VOCACION Y MISION DE LA CONGREGACION.


  1. En la comunión de la Iglesia, Pueblo de Dios, la Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y de María y de la Adoración Perpetua del Santísimo Sacramento del Altar es una Congregación religiosa apostólica de derecho pontificio fundada por Pierre Coudrin y Henriette Aymer de la Chevalerie. Hermanos y Hermanas, unidos en un mismo carisma y una misma misión, constituyen una sola Congregación aprobada como tal por el papa Pío VII en 1817.




  1. “La Consagración a los Sagrados Corazones de Jesús y de María es el fundamento de nuestro Instituto”. (B.P). (cf. Memoria dirigida por el Buen padre a la Sagrada Congregación de Obispos y Regulares el 6 de diciembre 1816. LEBP 519). De ahí deriva nuestra misión: contemplar, vivir y anunciar al mundo el Amor de Dios encarnado en Jesús. María ha sido asociada de una manera singular a este misterio de Dios hecho hombre y a su obra salvadora: es lo que se expresa en la unión del Corazón de Jesús y el Corazón de María. Nuestra consagración nos llama a vivir el dinamismo del Amor Salvador y nos llena de celo por nuestra misión. (* Cf. Referencias del Capítulo I Págs. 117-118)




  1. En Jesús encontramos todo su nacimiento, su vida y su muerte: he ahí nuestra Regla" (B.P.)( cf. Memorias del Buen Padre, LEBP 2197) Hacemos nuestras las actitudes, las opciones y tareas que llevaron a Jesús al extremo de tener su Corazón traspasado en la Cruz. En nuestro seguimiento radical de Cristo, María su Madre, modelo de fe en el Amor, nos precede en el camino y nos acompaña para entrar plenamente en la misión de su Hijo. *




  1. Conscientes del poder del mal que se opone al Amor del Padre, y desfigura su designio sobre el mundo, queremos identificarnos con la actitud y obra reparadora de Jesús.(*) Nuestra reparación es comunión con El, cuyo alimento es hacer la voluntad del padre y cuya obra es reunir por su Sangre a todos los hijos dispersos. Ella nos hace participar de la misión de Cristo Resucitado, que nos envía a anunciar la Buena Noticia de la salvación. Al mismo tiempo reconocemos nuestra condición de pecadores y nos sentimos solidarios con los hombres y mujeres víctimas del pecado del mundo, de la injusticia y del odio. Finalmente, nuestra vocación reparadora nos estimula a colaborar con todos aquellos que animados por el Espíritu, trabajan por construir un mundo de justicia y de amor, signo del Reino.




  1. En la Eucaristía entramos en comunión con la acción de gracias de Jesús Resucitado, Pan de Vida, presencia del Amor. La celebración eucarística y la adoración contemplativa nos hacen participar en sus actitudes y sentimientos ante el Padre y ante el mundo. Nos impulsan a asumir un ministerio de intercesión y nos recuerdan la urgencia de trabajar en la transformación del mundo según los criterios evangélicos. Como nuestros Fundadores, encontramos en la Eucaristía la fuente y la cumbre de nuestra vida apostólica y comunitaria. *




  1. Nuestra misión nos urge a una actividad evangelizadora. Esta nos hace entrar en el dinamismo interior del Amor de Cristo por su Padre y por el mundo, especialmente por los pobres, los afligidos, los marginados y los que no conocen la Buena Noticia. Para que el Reino de Dios se haga presente, buscamos la transformación del corazón humano y procuramos ser agentes de comunión en el mundo. En solidaridad con los pobres trabajamos por una sociedad justa y reconciliada. La disponibilidad para las necesidades y urgencias de la Iglesia, discernidas a la luz del Espíritu, así como la capacidad de adaptación a las circunstancias y acontecimientos, son rasgos heredados de nuestros Fundadores. . * El espíritu misionero nos hace libres y disponibles para ejercer nuestro ministerio apostólico allá donde seamos enviados a llevar y acoger la Buena Noticia.




  1. Vivimos nuestra vocación y misión en comunidad. La sencillez y el espíritu de familia son el sello de nuestras relaciones dentro de la Congregación internacional, que quiere estar abierta a todos los pueblos. Nuestra vida en común da testimonio del Evangelio y hace convincente nuestro anuncio del Amor Redentor.*



  1. Los hermanos y las hermanas de nuestra familia religiosa constituyen una sola Congregación, y cada rama goza de personalidad jurídica autónoma, con legislación, estructuras de gobierno, y de formación, vida comunitaria y patrimonio temporal propios. Nuestra familia religiosa tiene desde su fundación un solo carisma, una sola misión, una sola espiritualidad. Hermanos y Hermanas asumen juntos la responsabilidad de mantener y afianzar la unidad, conscientes de que constituye un valor significativo. (*) Promover esta unidad compete de manera especial a los Gobiernos de ambas ramas en sus diferentes niveles. Los Gobiernos Generales de los Hermanos y de las Hermanas son conjuntamente, en última instancia, garantes de la unidad de toda la Congregación.




  1. Desde sus orígenes, la Congregación tiene una rama secular; sus miembros se comprometen a vivir la misión y el espíritu de la Congregación; se rige por los Estatutos propios aprobados por la santa Sede. *




  1. Además de las Constituciones y Estatutos, la Congregación tiene una "Regla de Vida", que expresa los valores fundamentales de nuestra tradición espiritual y es un elemento de comunión e instrumento de formación.


N.B. Salvo que el contexto indique otra cosa, de aquí en adelante, el término "CONGREGACIÓN " solamente indica y designa la Rama de las Hermanas.
***************
REFERENCIAS AL CAPITULO PRIMERO (Págs. 117-118)


  1. (no hay)




  1. "Nos llena de celo" Notar que los Fundadores desearon como título de la Congregación el de "Celadores del Amor..." y en cuya defensa escribió el Buen Padre. Memoria del 6.12.1816.




  1. "María su Madre..." cf. Lumen Gentium, 58 (VAT. II)




  1. Sobre la reparación de Jesús ver entre otros: Mt 26,28; Mc 10,45; Rom 3, 23-25; 5, 8-10; 8, 3; 2 Cor 5, 14-21; Gal 2, 20-21; 3, 13-14; 4, 4-5; Ef 1,7; 5,2: Col 1,20; Heb. 10, 1-14; 1 Pe 2,14; 1 Jn 1,7; 2, 1-2; 4, 9-10; Apoc 1,5; Isaías 52, 13-53.




  1. En general el Cahier de Spiritualité Nº 10 de 1970.(CS 10) Nº 429 - 257. y Cf. Buena Madre LEBM,98.




  1. En general cf. CS 10 Nº 285 - 298,600-606. "la dosponibilidad..." cf. Perfectae Caritatis 2d; Gaudium et Spes 4,1 y 11.(VAT II); CS 10 Nº 287, 291, 306, 323.




  1. En general, cf. CS 10 Nº 473 - 534. cf LEBM 1425.




  1. Súplica al Papa en 1800: Annales SS.CC. 1963 Nº 35,p. 189.

Primera Memoria del P. Hilarión Lucas, 7 de diciembre de 1814: Annales SS.CC. Nº 35 p. 194

Decreto de Aprobación del 10 de enero de 1817: Annales SS.CC. 1956-57 Nº 1 pag. 2

Bula "Pastor Aeternus" 17 de noviembre de 1817: Annales SS.CC. 1956-57, Nº 3-4 pag. 97

Constitutions avec le Chapitre Preliminaire: Annales SS.CC. 1961 Nº 57, pag. 175.


  1. Cf. Canon 303


LEBM: Lettres et Écrits n de la Bonne Mère ( 4 volúmenes dactilografiados, los números corresponden a los del texto y no a los de la página).
CS 10 Cahier de Spiritualité Nº 10 1970. Quelques traits de la physionomie spirituelle du Bon Père et de la communauté primitive.
******************
  1   2   3   4   5   6   7

similar:

Y de la adoración perpetua iconLa Rama Secular del Instituto religioso de los Sagrados Corazones...
«tercera rama» del árbol congregacional. En éste, que es el último número de Com-Union del sexenio, hemos podido reunir las experiencias...

Y de la adoración perpetua iconCenizas Carlos Barrera Terminado en Julio de dos mil nueve; en la...

Y de la adoración perpetua iconCapitulo II imagen, valores e identidad la auto critica la auto imagen...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com