“Vida después de la Muerte”




descargar 0.71 Mb.
título“Vida después de la Muerte”
página14/22
fecha de publicación02.12.2015
tamaño0.71 Mb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   22

No son alucinaciones.
Hay muchas razones por las cuales estas apariciones no pueden ser consideradas como alucinaciones, ni realización de anhelos o productos de la mente inconsciente.

1.- La normalidad de los testigos

En la mayoría de estos casos, la persona estaba en un estado mental perfectamente normal, libre de ningún choque emocional o de euforia.

Las experiencias fueron totalmente inesperadas y se llevaron a cabo en círculos familiares. Los testigos tampoco tenían facultad mediúmnica ni telepática; es raro que esos testigos digan que tuvieron más de una o dos experiencias en su vida (Tyrrell 1963: 23). En muchos casos, los testigos eran gente de gran credibilidad, entrenada científicamente.

2.- Fenómenos objetivos

Una aparición, a menudo incluye fenómenos físicos, tales como el movimiento o la rotura de objetos, y producción de sonidos tales como pasos, que han sido grabados en cinta magnetofónica. Se ha observado que las apariciones producen sombras, se reflejan en espejos, vuelcan muebles, dejan perfumes, dan empujones, etc. En resumidas cuentas, demuestran todas las facultades de una entidad física real. En algunos casos, las apariciones han dejado muestras de su escritura. Elisabeth Kübler-Ross, una doctora con mucho talento, marcó nuevos rumbos a los estudios entre muertos y moribundos. Afirma que una paciente suya se le apareció cuando estaba pensando en dejar su carrera. La paciente Sra. Schwartz se subió con ella en el mismo ascensor y la acompañó hasta su oficina donde le dijo que no abandonara sus trabajos de muertos y moribundos. Kübler-Ross pensó que estaba alucinando, porque la Sra. Schwartz había muerto diez meses atrás, y cuando le pidió que firmara y fechara una nota, la “mujer” lo hizo y desapareció (Kübler-Ross 1997: 178).

3.- Vistos por más de una persona

Muchos de los casos registrados han sido vistos por más de una persona. Por ejemplo, en un caso registrado por la Sociedad para la Investigación Psíquica, nueve residentes de una casa, en Ramsbury, Inglaterra, vieron la aparición de un hombre que había fallecido diez meses antes. Esta visión se realizó separadamente y en grupo, de febrero a abril. Invariablemente fue visto junto al lecho de su moribunda viuda, colocándole la mano en la frente, y a veces hasta durante media hora (Holzer 1965: 52-56).

El Profesor Hart, en su libro “El Enigma de la Supervivencia” (1959) afirma que entre uno y dos tercios de las apariciones son vistas por más de una persona, y de forma diferente por cada observador, de acuerdo con su perspectiva.

4.- Transmitiendo información desconocida para el observador

En muchos casos, la persona que se aparece proporciona información que el observador desconoce: cómo murió, dónde está enterrada, etc.

En un caso famoso aceptado por las Cortes Americanas – el caso del Testamento Chaffin – un padre de familia que había fallecido se apareció y habló con uno de sus hijos, y le dio detalles de dónde podía encontrar su testamento.

En algunos casos, la gente aparece aparentemente con la expresa intención de salvar a seres queridos en peligro. Esto le pasó a Elaine Worrell quien vivía con su esposo Hal en el piso superior de un edificio de apartamentos, Oskaloosa, Iowa.

Un día, ella vio a un joven en el pasillo que le hacía señas para que le siguiera y la llevó por las escaleras hasta el apartamento inferior donde vivía una viuda, a quien ella apenas conocía. Encontró a la viuda desvanecida en una cama y que había perdido ya el pulso. Llamó a un médico que la atendió, y después de recuperarse le mostró una foto de su difunto marido. Elaine reconoció de inmediato al joven que la había llevado al apartamento (Holzer 1963: 138-141).

Apariciones en la hora de la muerte.
Un gran número de apariciones relacionan a una persona que ha muerto recientemente y que se le aparece a uno o más de sus seres queridos, para anunciarles el hecho de su fallecimiento. En muchos casos, la muerte era inesperada y más tarde se confirma que ocurrió inmediatamente antes de la aparición.

Varios ejemplos confirmados en varios estudios incluyen:

  1. • el caso del subteniente Leslie Poynter, muerto en acción. A las 9 PM. de la noche de su muerte, se le apareció a su hermana en Inglaterra, entró en su dormitorio, se inclinó, la besó y se desvaneció sonriendo felizmente. Dos semanas después, la familia recibió un telegrama informando de su muerte, acaecida un poco más temprano del día de la aparición (McKenzie 1971: 116-117).

  2. • El caso de la Sra. Pacquet, cuyo hermano Edmundo se le apareció seis horas después de ahogarse en el mar, e hizo una representación de cómo una cuerda se le había enredado en las piernas y le había arrastrado por la borda (Citad en Rogo 1974: 16-17).

  1. • El caso de la Sra. Gladys Watson, quien fue despertada de su profundo sueño por alguien llamándola por su nombre. Al despertarse vio a su abuelo paterno que le dijo: “No temas, soy yo y acabo de morir”. Cuando ella despertó a su esposo, él no quiso creerlo y telefoneó a la familia, quienes le informaron de la muerte inesperada del abuelo, pocos minutos antes (Spraggett 1975: 45-46).


Pactos de muerte.
Según relata Bennett (1939:282) cerca de uno de cada veinte casos en la SPR están relacionados con “pactos de muerte” cuando dos personas se prometen que quien muera primero intentará aparecérsele a la otra.

Hay una gran evidencia de estos acuerdos, los cuales se han realizado incluyendo:

  1. • El caso de Lord Brougham, un miembro de la Cámara de los Pares que viajaba por Suecia. De repente vio la aparición de un amigo universitario a quien hacía muchos años que no veía.

Más tarde recibió una carta confirmando que su amigo había fallecido en India a la hora exacta de la aparición. Mientras estudiaban los dos, a menudo habían hablado sobre el asunto de la supervivencia, y habían firmado un acuerdo con su propia sangre que quien muriese primero se le aparecería al otro (Citado en Jonson 1971: 198-199).

• La Sra. Arthur Bellamy de Bristol, quien hizo un acuerdo similar con una amiga de la escuela a quien no había visto hacía años. Una noche, después de la muerte de su amiga, el Sr. Bellamy vio a una señora sentada en la cama, junto a su esposa que dormía. Más tarde identificó a la misma amiga mediante una fotografía (Bennett 1939: 131-132).
Apariciones realizadas en el laboratorio.
El Dr. Raymond Moody, que se hizo famoso por sus estudios pioneros en Experiencias Cercanas a la Muerte trabajó buscando la manera de facilitar la aparición de entidades espirituales provocadas bajo condiciones controladas. Tomó como modelo los trabajos clásicos de la Grecia Antigua, los cuales sugerían que cuando la gente quería tomar contacto con un ser querido ya fallecido, consultaban un “oráculo” en un psicomanteo.

Un psicomanteo es un laboratorio construido especialmente, utilizando espejos para facilitar el proceso psíquico. Parte del proceso físico real, incluye el envío de mensajes telepáticos, enviando vibraciones a los receptores de la vida póstuma.

Moody ha reconstruido el proceso con resultados sorprendentes – el 85% de sus pacientes que se preparan durante un día entero, toman contacto con un difunto querido – pero no necesariamente con el que esperaban encontrarse. En la mayoría de los casos, esto sucede en su psicomanteo especialmente construido, pero en el 25% de los casos sucede después, en sus casas; a menudo el paciente se despierta y ve la aparición al pie de la cama (Moody 1993: 97).

El fenómeno del psicomanteo está todavía en las etapas iniciales, pero se está propagando continuamente a través de los Estados Unidos. Hay gente que se está entrenando para ser monitores que faciliten la actuación con el psicomanteo. Uno de los aspectos más fascinantes de esto es la oportunidad de continuar obteniendo resultados objetivos. De acuerdo con Dianne Arcángel, una colaboradora del Dr. Moody, en algunos casos, cuando se hace contacto, la persona que lo buscaba recibe información que desconocía (Arcángel 1997). El potencial de posibilidades es enorme, y el proceso se perfecciona continuamente.

Todos los colaboradores de Moody insisten en que este contacto no es ninguna alucinación, ya que hay una clara comunicación en las dos direcciones, y en algunos casos, contacto físico. Moody mismo expresa su asombro cuando dice que:

“Se confirmó que las reuniones donde se producían videncias experimentales eran hechos reales, no fantasías, ni sueños. Hasta ahora, casi todos los implicados han asegurado que sus encuentros fueron totalmente reales y que ante ellos han estado, en presencia viva, sus seres queridos que ya habían fallecido” (Moody 1993: 97).

Dice también que “todas las apariencias son que la persona está experimentando un hecho paranormal, y del mismo modo que la Experiencia Cercana a la Muerte, cambia la perspectiva de la vida del sujeto y le conduce a ser “más bondadoso, más comprensivo y a temerle menos a la muerte” (Moody 1993: 98).

Moody facilita instrucciones completas para crear cada uno su propio psicomanteo en su libro “Encuentros Visionarios con los Difuntos Seres Queridos” (1993 Ballantine Books New York, por Raymond Moody y Paul Perry).
Capítulo 20º

Videncias en el lecho de muerte.
Una nueva idea, primero es condenada como ridícula y luego descartada como trivial, hasta que finalmente se convierte en algo que todo el mundo conoce”.

William James
A través de todo el presente siglo se han publicado libros detallando observaciones hechas por doctores y enfermeras sobre pacientes moribundos.

Aunque las videncias en el lecho de muerte se pueden encontrar en la literatura y en el conocimiento popular de todas las épocas, eran raramente mencionadas en la literatura científica, hasta finales de 1920, cuando fueron estudiadas por Sir William Barrett, un profesor de física de Colegio Real de Ciencia, de Dublín.

Él se interesó en esta materia cuando su esposa, que era cirujano obstetra, llegó a casa una noche y le contó el caso de una mujer que había muerto en el hospital ese día de una hemorragia, después de dar a luz.

Justo antes de morir la mujer, Doris, se sentó y se mostró muy excitada por haber visto un paisaje maravilloso, y dijo que su padre había venido a escoltarla para “ir al otro lado”.

Lo que resultó más sorprendente para los Barretts fue el hecho de que la mujer, súbitamente expresó sorpresa de ver a su hermana llamada Vida, junto a su padre. Parece ser que la hermana de Doris, había muerto solo tres semanas antes, pero como Doris había estado tan enferma, la muerte de su querida hermana había sido mantenida en secreto para que a ella no le afectase.

Esta historia resultó ser tan edificante para Barrett que emprendió un estudio sistemático de las visiones en el lecho de muerte. El suyo fue el primer estudio científico que llegó a la conclusión de que la mente del paciente moribundo, en muchas ocasiones es clara y racional. También informó de un número de casos en los cuales el personal médico o los familiares presentes compartieron la videncia del paciente moribundo.

Su libro publicado en 1926 fue titulado “Visiones en el Lecho de Muerte”. En él se destaca que:

  1. • Muchas veces, en el momento de la muerte, las personas ven a un amigo o familiar al lado de su cama, de quién pensaban que aún estaba vivo.

  2. • Cuando se comprobó se vio, que en todos los casos la persona que ellos vieron había muerto antes, sin su conocimiento.

  3. • Niños moribundos, frecuentemente expresan sorpresa porque los ángeles que ellos ven esperándoles no tienen alas.

En los años 60, el Dr. Karlis Osis, de la Sociedad Americana para la Investigación Psíquica hizo un estudio piloto de videncias en el lecho de muerte, las cuales confirmaron las conclusiones a las que había llegado Barrett y que más tarde fueron verificadas a través de diferentes culturas. Sus descubrimientos fueron:

• La clase de videncia más común era referente a personas que habían muerto antes que ellos.

• Las videncias, usualmente eran de corta duración, de unos cinco minutos o menos.

• Los pacientes moribundos decían que el visitante había venido con el propósito de llevarles consigo.

• Las creencias en la vida póstuma no influyen en la frecuencia o clase de aparición vista.

• La mayoría de los pacientes sujetos a estudio no habían tomado drogas que pudieran causar alucinaciones.
En 1977, el Dr. Osis y su colega el Dr. Erlendur Haraldsson publicaron un libro titulado “A la Hora de la Muerte”. Este libro incrementó el estudio original e incluyó informes de más de 1.000 doctores y enfermeras en India, así como de Estados Unidos. En total se informó sobre este tema, de más de 100.000 personas. Estos estudios se encontraron en buena correlación con los trabajos pioneros hechos e informados durante un período de 30 años, del Dr. Robert Crookall, de Inglaterra.

De acuerdo con la información que le fue dada por el personal médico:



  1. • Solo el 10% de las personas que fallecen, están conscientes poco antes de su muerte.

  2. • De este grupo, solo la mitad o 2/3 partes tiene videncias cercanas a la muerte.

  3. • Estas videncias consisten en visitas y apariciones de seres queridos, vistas del otro mundo e inexplicables estados de ánimo exaltado.


El Dr. Melvin Morse plantea que el historiador francés Philippe Aries encontró documentación de que ya antes del año 1.000 AC. Los moribundos solían contar que tenían visiones de Dios y decían que veían a los que habían muerto antes que ellos.

Se lamenta de que hoy los pacientes que tienen tales videncias son tratados como “ansiedad” con narcóticos y Valium, los cuales borran de la memoria a corto plazo y evitan que los pacientes recuerden cualquier visión que hayan tenido (Morse 1993: 60).

También afirma que cerca del 90% de las personas que mueren en hospitales están fuertemente sedadas, mantenidas vivas artificialmente y medicadas, y que los doctores ven las videncias en el lecho de muerte como un problema que hay que combatir con medicamentos hasta que desaparezca (Morse 1993:63).

En su libro “Más allá de la Luz - Aprendiendo de las experiencias Cercanas a la Muerte de los niños - , Morse plantea el punto de vista de que las videncias en el lecho de muerte son “un aspecto olvidado del misterioso proceso de la vida”, el cual puede tener un maravilloso afecto reconfortante y curativo, tanto para los pacientes moribundos como para la familia (1993 65). Recuerda varios casos donde los niños, antes de morir comenzaron a tener videncias de la vida póstuma durante los últimos días de su vida. Describieron asombrosos colores, hermosos lugares y familiares fallecidos, los cuales no sabían que existían.

No son alucinaciones.
El propio Dr. Osis comenzó suponiendo que estas experiencias eran simples alucinaciones causadas por los efectos bioquímicos en el cerebro del moribundo. Sin embargo, después de investigar, se convenció de que eran tan extraordinarias y convincentes que no podían ser explicadas por la condición física del paciente o por las medicinas que estaba tomando.

Hay muchos casos registrados por la Sociedad para la Investigación Psíquica donde la aparición del visitante ha sido vista por otros más, junto a la cama de la persona moribunda, y en ocasiones, por varias personas simultáneamente.

  1. • En un bien documentado caso de aparición en el lecho de muerte que fue vista por una mujer moribunda, también lo fue al mismo tiempo por Harriet Pearson y sus tres familiares que la estaban cuidando (Diario de la SPR, febrero 1904: 185-187).

  2. • En otro caso de un muchacho joven que se estaba muriendo, dos testigos, de forma independiente, vieron a su recientemente fallecida madre al lado de la cama del niño (Procedimiento de la SPR, volumen 6 p.20).

Las videncias en el lecho de muerte tienen consistencia y evidencian la existencia de la vida póstuma. De aquellos que experimentan una muerte consciente, el 50% o 60% experimentará una videncia de la vida póstuma.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   22

similar:

“Vida después de la Muerte” iconRosario – Argentina
«entes espirituales» altamente evolucionados y, a través de ellos, reveló muchos secretos de la vida y de la muerte. En pocos y breves...

“Vida después de la Muerte” iconEs un personaje muy conocido y famoso, fue una mujer historiadora...

“Vida después de la Muerte” iconMuchas vidas, muchos maestros
«entes espirituales» altamente evolucionados y, a través de ellos, reveló muchos secretos de la vida y de la muerte. En pocos y breves...

“Vida después de la Muerte” iconLa Vida escupe, la Muerte invita ©2000 por

“Vida después de la Muerte” icon1988 Muchas Vidas, Muchos Maestros
«entes espirituales» altamente evolucionados y, a través de ellos, reveló muchos secretos de la vida y de la muerte. En pocos y breves...

“Vida después de la Muerte” iconPara que se produzca la muerte de la célula, tiene que haber injuria...

“Vida después de la Muerte” iconLos magos Aztecas conocieron a fondo los misterios de la vida y de...

“Vida después de la Muerte” iconSi bien la biología es el estudio de la vida, en la práctica, es...

“Vida después de la Muerte” iconResumen El café es un cultivo permanente, se siembra y empieza a...

“Vida después de la Muerte” iconTÍtulo de la práctica: película “una verdad incomoda” y relación...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com