II. hacia una representación gráfica del amor




descargar 352.39 Kb.
títuloII. hacia una representación gráfica del amor
página8/15
fecha de publicación03.12.2015
tamaño352.39 Kb.
tipoDocumentos
med.se-todo.com > Derecho > Documentos
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   15

Puedo tener razón y, sin embargo, no tener ‘la’ razón

Aunque haya cierta verdad en ellos, más verdad será lo siguiente:

la verdadera causa de la crisis es un defecto de mi forma de amar

o una limitación actual de mi capacidad de amar,

que no es capaz todavía de vivir dentro del amor

esa nueva situación, realidad o circunstancia

que ha desencadenado la crisis.

No es fácil, pero el amor siempre necesita asumir, alimentarse, crecer. El amor puede, y vale la pena.

d)     Dedicarse tiempo.-

Gran parte de las crisis de hoy son debidas al ritmo de nuestras vidas, a que no tenemos tiempo, a que vivimos con prisas.

Al amor hay que dedicarle tiempo: todos los amores necesitan sus tiempos propios. Todos los amores: a Dios, entre esposos, entre padres e hijos.

Muchas crisis –matrimoniales y del amor en general- se dan por tensión laboral, por no tratarse, por no ‘mirarse’ y mimarse, por no perder el tiempo sosegadamente con quien se ama. Para amar, hace falta no estar muy agotado.

El vivir ‘suelto’, muy ‘suelto’,... gente que sólo desayuna en casa, gente que no va a comer ni a cenar, gente que llega tan agotada que ni puede amar ni dedicar esfuerzo alguno a la persona que ama... no es bueno para el amor.

El amor necesita ‘andarse con contemplaciones’. El agotado sólo exige que se le contemple y es incapaz de contemplar. Puede ocurrir que alguna vez uno pueda decir:

 ‘-¡Estupendo!, que contemple el otro, que le toca a él’.

 Está bien. El peligro es que ocurra muchas veces, o que el otro se agote también, y que los dos sólo sean capaces de exigir. En esas situaciones... capear hasta que el descanso llegue. Pero el descanso no debe ir de vacaciones a vacaciones: cada día es preciso encontrar un rato para la contemplación, un rato para la comunicación.

Es la hora de la voluntad

“El hombre se descubre cuando se mide con el obstáculo”

Saint Exupéry

Las épocas en las que la afectividad de la persona vive el amor-crítico, es importante que la voluntad supla y realmente sea la pared de aquel container, container que en ese momento vibra, se revuelve, se agita... porque le cuesta sufrir.

La voluntad –reforzada por las virtudes, por la lealtad y la fidelidad- debe resistir para que la persona pueda acompañar a la crisis; no luchar contra la crisis. No se puede luchar contra la crisis, como no puede luchar contra su insomnio quien no puede dormir. Acompañarla, sabiendo que tiene un porqué –desconocido por el momento-, y que pasará. Cuando pase, como pasan las tormentas, se sabrá a qué se debía. Y llegará un momento en el que se mirará atrás y exclamará: ‘¡Ya se ha pasado!’, quizá sin saber delimitar con exactitud cuál fue el momento en que se superó.

Y recordar que “la naturaleza da más de lo que quita”[31]. La naturaleza del amor, también.

Aunque los ejemplos han hecho referencia al amor hombre-mujer, todo es aplicable a los otros amores.

Resulta simpática la historia metafórica de Bruno Ferrero:

Un chaval con mucho dinero y grandes ambiciones pidió a un maestro que le ayudase para llegar a ser verdaderamente grande. El sabio le contestó con este extraño mandato: ‘Ve por le pueblo y paga a las personas para que te insulten. Hay esto durante un año’.

El joven comenzó a recorrer las calles de la ciudad y de los barrios dando dinero por hacerse insultar de modo más doloroso y variado. Todos le tenían por loco.

Terminado el año, el joven volvió al maerstro que le dijo: ‘Ahora puedes andar a Atenas’. El joven llegó hasta la puerta de la ciudad.

Junto a la puerta vivía un extraño personaje que insultaba cruelmente a todos aquellos que entraban en la ciudad. Las personas insultadas perdían la calma, le devolvían los insultos, le amenazaban, se enfurecían.

El joven, sin embargo, soltó una carcajada: ‘Piensa que durante un año he pagado a la gente para que me hiciesen lo que tú me haces ahora’. El otro se puso serio y le dijo: ‘Entra, la ciudad es tuya’.

Y concluye el autor:

“El botón más útil de los aparatos electrodomésticos es el botón “Pausa”. Quien sabe dominarse a sí mismo, terminará por dominar el mundo”[32].

 

Recapitulando

El amor-crítico lo vive la afectividad como dolor –amor doliente- y, a veces, como desgracia. Si es intenso, su violencia deforma la realidad, y trata de huir con la retirada, sacando la cobarde bandera blanca del “me equivoqué”. Es bueno. El amor necesita crecer. Alcanzará nuevas emociones. Es necesario pasar por ahí para llegar al amor pleno que proyectamos en el momento de nuestra promesa.

 

ELEMENTO SUBJETIVO

 

(sentimiento)

 

amor-enamorado

 

amor-tranquilo

 

amor-crítico

 

IV.  TRES ELEMENTOS QUE UNEN EN EL AMOR

Nos hemos ocupado hasta ahora de una de las dos partes del container, aquella ocupada por el elemento subjetivo del amor; esto es, de las formas de notar, de sentir, de vivir sentimentalmente el amor: como enamoramiento, como tranquilidad y como dolor. Ahora vamos a fijar nuestra atención en la otra cabidad del container: la parte objetiva, lo que no es cuestión de sentimientos –en el mejor sentido de la expresión-, lo que une establemente en una relación amorosa. Es decir, vamos a contestar a la pregunta ‘¿además de sentimiento, qué hay en el amor?’

 

Elemento subjetivo

Elemento objetivo

Amor-enamorado

Unidad

vital

de personas

Amor-tranquilo

Amor-crítico

 

 

La experiencia es la que nos enseña. Recientemente paseaba junto al mar con un amigo. La noche estaba entrada; él llegaba en autobús de haber pasado unos días con su novia, con la que sale hace sólo unos meses. Hablamos mucho del amor. Le dejé hablar... A lo largo de la conversación salieron, de forma repetida y con distintas palabras, frases que reflejaban su relación objetiva de amor que le unía a ella. Podría agrupar sus frases del siguiente modo:

·       “Se me hace duro estar aquí sin ella; sus recuerdos me animan: necesito pensar en ella; ...”.

·       “Quiero que sea feliz; le tengo que enviar tal cosa y tal otra; está de exámenes: quiero llamarle para darle ánimos; no sé qué más hacer por ella; a ver si le doy una alegría; quiero protegerle ante este asunto pues puede hacerle daño; en el futuro quiero estar bien colocado para darle de todo: que no le falte nada”.

·       “Es muy buena (las cualidades de las que me habló no las enumero...); es una maravilla que existan personas así; soy un agraciado por haberla conocido; cuanto más la conozco, más la admiro; me doy cuenta de que nunca llego a conocerla del todo: sigue sorprendiéndome lo que vale...”.

Antes de decir por qué las he agrupado de este modo, quiero llamar la atención sobre lo siguiente: aunque revelan un sentimiento de amor, no son frases que hablen del sentimiento expresamente. Las frases que he seleccionado y transcrito recogen más bien una relación de hecho que existe entre él y ella, o en él hacia ella. No se limitan a una descripción del modo como él vive afectivamente el amor (tema tratado en el capítulo anterior), sino que describen la unión objetiva que existe entre ellos.

En el primer grupo he recogido las que hablan de una NECESIDAD. Objetivamente necesita la unión (física, afectiva, de pensamiento,...). O dicho de otro modo: le une la necesidad que de ella tiene.

El segundo grupo tiene el común denominador de la DONACIÓN: quiere darle y quiere darse. En el momento actual y en el futuro. Dando cosas suyas (materiales: cosas, riqueza,...; e inmateriales: ánimo, protección, seguridad,... ), y dándose él mismo. Darle le une más a ella. Esto es, le une la donación.

El tercer grupo habla de una APRECIACIÓN. Con independencia del resto de cosas, aprecia a su persona y la admira. Le une el aprecio que en él despierta su persona, su valía, su existencia...

Me parece interesante ya que refleja, de una forma viva y testimonial, los tres elementos que pueden estar presentes en esta parte del container del amor que llamábamos ‘unión’: el amor-necesidad, el amor-donación, y el amor-apreciación[33].

 

Elemento subjetivo

(sentimiento)

Elemento objetivo

(unidad)

amor-enamorado

amor-donación

amor-tranquilo

amor-apreciación

amor-crítico

amor-necesidad

Puede verse en el cuadro superior que las formas de sentir el amor –enamorado, tranquilo y crítico- están separadas por líneas contínuas; queremos dar a entender que en cada momento se vive un sentimiento u otro, alternándose, pero en cada momento uno. Sin embargo, las formas objetivas de ser que tiene el amor –donación, apreciación y necesidad- están separadas por líneas discontínuas, queriendo decir gráficamente que las tres conviven, que pueden darse a la vez

ALGUNAS REGLAS DE LA PARTE OBJETIVA DEL AMOR

Estos tres elementos de unión del amor son como tres ingredientes que se mezclan o se suceden, con todo tipo de combinaciones y proporciones.

En su mezcla se comporta como un cocktail de bebidas: se puede hacer con las tres, cargándolo más de cualquiera de sus ingredientes. Necesidad, donación y aprecio pueden estar presentes, teniendo en unas ocasiones más sabor a necesidad, en otras un sabor predominantemente apreciativo, y en otras un marcado sabor de donación... El amor es epocal, y hay épocas en las que alguna de estas formas de unirse todavía no se da de modo explícito, o queda dormida, o bien se descuida y muere[34].

Pero con independencia de que esté más presente una u otra forma de unión, en su recorrido el protagonismo de éstas es cambiante.

En el amor a Dios están igualmente presentes. Cuando pedimos ayuda y socorro, está obrando el amor–necesidad. El amor-donación desea servirle y entregarse, anhelando ser transformado en él. El amor de apreciación nos lleva a bendecirle y alabarle, alegrándonos por su bondad y grandeza.

Es interesante conocer este elemento objetivo o unitivo del amor: si quieres crecer en el amor, debes cuidar, alimentar y fomentar estas uniones. Esta parte del container sí que admite ser trabajada en directo. No ocurre lo mismo con el sentimiento, que más bien recoge subjetivamente el estado de las cosas. La unión sí puede ‘medirse’ y ejercitarse.

La unión puede ‘medirse’: si nos planteamos si amamos mucho o poco, podremos tener una idea ‘midiendo’ la unión, no ‘midiendo’ los sentimientos, como tendemos a hacer. Esto es, la unión sí puede valorarse por aspectos objetivos, y ejercitarse para que aumente; si nos planteamos si amamos mucho o poco, podremos tener una idea comprobando el nivel de unión, pero no solo el nivel de los sentimientos.

¿Qué se puede hacer para que el amor crezca? Cuidar algunos de los elementos de unión:

a)    haciéndome más consciente de la necesidad;

b)    obligándome en la donación;

c)     valorando lo positivo de la otra parte para que crezca la apreciación.

El compartimento del container ocupado por el sentimiento tiene más de espontaneidad. El que ocupa la unión admite el ejercicio, el desarrollo, el esfuerzo. Así se cuida y se alimenta el fuego del amor.

 

LAS TRES FORMAS EN QUE EL AMOR UNE...

 

 

 

·          Se mezclan o se suceden

·          El protagonismo de cada una es cambiante

·          Dan la medida real del amor

·          El amor crece haciendo crecer las uniones

·          Si se descuidan, muere el amor

·          Admiten ser trabajadas en directo

 

 

A. AMOR-DONACIóN:

 

Elemento subjetivo

(sentimiento)

Elemento objetivo

(unidad)

amor-enamorado

amor-donación

amor-tranquilo

amor-apreciación

amor-crítico

amor-necesidad

 

 

“No se toma esposa, se entrega uno a ella.

Casarse es quizá la manera más directa

 y exclusiva de dejar de pertenecerse”

 Sobre el amor humano, G. Thibon

Todo lo que los poetas, novelistas y guionistas del cine romántico nos dicen con respecto a la entrega en el amor es verdad.

La donación se da en el amor, pero va tomando diversos matices según la época en la que se encuentra la relación amorosa.

En el amor-enamorado todo se entrega al amado; pero una cosa es vivirse subjetivamente como entregado y poseído por el otro, y otra cosa muy distinta es realizar la entrega concreta y expresa de cada una de las ‘partículas’ que componen ese todo. En el día a día, hay que ir haciendo realidad esa donación total. Son esos los momentos en los que el amor aparece como crítico, doloroso, pues dar siempre cuesta; y darse... es tarea de toda la vida.

“El amor crece o muere”, solemos decir. El fuego del amor necesita ser alimentado con nueva leña; cada nuevo acto de entrega que realizo es un nuevo tronco que arde y aviva el amor.

 

En el amor-enamorado se desea la DONACIÓN COMPLETA, y se goza con cada donación

En el amor-crítico se conquista la DONACIÓN A GRANDES PASOS, y frecuentemente cuesta y desagrada cada donación

En el amor-tranquilo se realiza y se CONSOLIDA LA DONACIÓN, y ni cuesta ni ilusiona especialmente

 

 

Ámbitos de la donación

¿Qué es lo que se da cuando se ama? La donación es del ‘yo’, del yo personal. El yo personal es una realidad temporal con una dimensión corporal y otra espiritual. Si nos fijamos en cada uno de estos elementos, podemos recorrer los ámbitos que abarca la donación plena que se realiza en el amor.

a)    ‘Yo personal’: hace referencia a lo más íntimo y nuclear de la persona, en la que todo se contiene.

“Quítate ya los trajes,

las señas, los retratos;

yo no te quiero así,

disfrazada siempre de algo.

Te quiero pura, libre,

irreductible: tú.

Sé que cuando te llame

entre todas las gentes

del mundo,

sólo tú serás tú.”

P Salinas, La voz a ti debida

b)    ‘Dimensión corporal’: entregar mi propia dimensión corporal implica dar al otro mi salud y mi enfermedad, mi cuerpo en su estado actual y en sus posibles estados futuros, entregar mi realidad física y mi realidad psíquica, mi cuerpo en sus momentos de fertilidad y de esterilidad. Entregar mi dimensión corporal significa que le entrego al amado en cada momento el cuerpo que en ese momento tenga.

“¡Y si fuera posible, mi Cristián,

mirar trocada

en ruin deformidad

tu gran belleza,

te amaría también!”

Cyrano de B.

Dentro de la dimensión corporal se encuentran las posesiones materiales, actuales y futuras; de nada podré hablar como de algo mío, pues todo lo mío pasa a ser ‘nuestro’. Y si se encuentran las posesiones, también las carencias materiales, actuales y futuras.

c)     ‘Dimensión espiritual’: entregar mi dimensión espiritual significa hacer donación de mis cualidades y hacer donación de mis limitaciones, entregar tanto mis virtudes como mis defectos, mis capacidades profesionales y mis fracasos, mis alegrías y mis dolores.

La libertad también se entrega. La libertad se emplea en amar de un modo total. Mi ‘soy libre’ consiste ahora en la capacidad que tengo de elegir los medios para alcanzar este fin elegido por mí que es la realización plena del amor.

 “Por supuesto que amar significa renunciar a una parte de la libertad personal, pero
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   15

similar:

II. hacia una representación gráfica del amor iconEs una representación gráfica que muestra los

II. hacia una representación gráfica del amor iconResumen Existen diversas propuestas para modelar moléculas orgánicas,...

II. hacia una representación gráfica del amor iconLa representación gráfica del acento

II. hacia una representación gráfica del amor iconUn sentimiento de amor compartido, un mundo de amor realizado y la...

II. hacia una representación gráfica del amor icon1. Realizar una representación esquemática del problema 2

II. hacia una representación gráfica del amor iconEl amor y la muerte en “el amor en los tiempos del cólera”

II. hacia una representación gráfica del amor iconLa psicología del amor: CÓmo mantenernos vivos dentro de una relación de pareja

II. hacia una representación gráfica del amor icon1 El teatro latino. Los géneros: tragedia y comedia. Principales...

II. hacia una representación gráfica del amor iconSerie Multiautor: 15º Expecting! (Esperando)
«Una boca para besar», pensó con la garganta seca. La mujer dormía. Judd sintió una enorme curiosidad por saber de qué color serían...

II. hacia una representación gráfica del amor iconAlvarez de Serrano, Maritza. (2001), “El Tejido Productivo: Una Alternativa...


Medicina



Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
med.se-todo.com